≡ Menu




¿Conoces la Casa Páez? Descubrela aqui

La  casa Paez sirvió como hogar a esta figura venezolana, que es José Antonio Páez. Es una casa pionera común, con su patio interior, sus vestíbulos y pasillos y una bodega de asilo que fue utilizada en su oportunidad como una instalación correccional y además como el lugar más seguro en la casa, para tomar cautivos a los enemigos de la administración.

la casa paez 1

Casa Páez

En la avenida Boyacá, entre la calle Páez y Colombia, hay una casa enorme, con altos separadores y ventanas comunes, con una amplia entrada que nos permite conocer el estilo regular del siglo precursor. Esta casa tuvo un lugar con el general José Antonio Páez que la obtuvo después del enfrentamiento de Carabobo hacia el final de 1821, y en la que vivió hasta el año 1835, en los años 1826 y 1827, renovó la mano de los mejores obreros particulares y le asignó al Sr. Pedro Castillo, un eminente artesano de la época y al abuelo materno de «Arturo Michelena», en estos adornos hechos por Castillo, se mezclan las fábulas y el patriotismo.

En la reproducción de la casa hubo características que, con algunos cambios tristes y después de la renuncia a la desolación y el vandalismo, Pedro Castillo, realizó un movimiento de representaciones de pintura mural que completaría los separadores de los pasillos que atrapan el fresco patio interno de la casa.

El tema de las obras de arte fueron las principales batallas en las que el general Páez terminó intrigado. La casa es una de las carreras del molino del período de peregrinación y presenta diversos componentes que se han mantenido impecables hasta el momento, con su exterior habitual y su interior intachable.

Como una anomalía tome nota de que bajo la mirada constante del centro histórico su patio fue utilizado como una cárcel durante bastante tiempo o básicamente un lugar para el asilo. Podemos descubrir en este lugar algunas armas antiguas, y además alguna representación de Páez.

Entre las salas que se pueden ver se encuentran el Salón Presidencial, el Patio Central, el Salón de las Aguas, entre otros. Puedes ver algunos bustos, placas conmemorativas, entre otros componentes auténticos.

Valor Turístico

La pertinencia de este notable lugar es que tuvo un lugar con el general José Antonio Páez, que lo ganó después del choque de Carabobo hacia el final de 1821, y en el que vivió hasta el año 1835, Páez reedifico la casa con los mejores expertos del tiempo y la comisión de sus representaciones al Sr. Pedro Castillo, destacado artesano de la época y abuelo materno de «Arturo Michelena», dijo que las representaciones y los adornos eran susceptibles de folclore y patriotismo.

Cada una de las obras de Pedro Castillo fueron las principales en las que se interesó el General Páez, en la sala principal de la zona vallada que se clasifica como «el sol y los compañeros» se pueden ver diferentes creaciones artísticas del propio Pedro Castillo, entre las cuales incluyen: La Serpiente Python, Arion, la Boda de Venus, Minas Echoes y Rhadamanthus, el Juicio a París y Vulcano, entre otros.

La casa Páez actualmente. asi como el cerro matasiete y el pico bolivar satisface elementos del Museo, por lo que en su estadía en el territorio de Carabobo no puede dejar pasar la oportunidad de conocer este fabuloso lugar y aprender mucho más sobre nuestra historia, conocerla y encontrar su predeterminación.

Según el centro histórico, Páez realizó ejercicios de cultura general en este lugar, incluida la música de su segunda esposa, que era una mujer excepcionalmente refinada que descubría cómo tocar el piano y para crear y cantar sus propias obras particulares. Más tarde la casa fue vendida por su primer cónyuge después de su fallecimiento hasta el punto de que fue comprada por el general Gómez,

Objetivos

Tenía el objetivo de hacer lo que hoy en día es una sala de exposiciones pero un pariente responsable de esto cambió a una dirección de contención policial, la bodega se transformó en una instalación correccional de detenidos y una posición de tormentos bárbaros, los prisioneros hicieron ilustraciones en los separadores con el carbón de la cocina y que hoy se guardan.

Como una verdad inquisitiva para investigar las ventanas exteriormente se repiten los modismos más excepcionales articulados por el General Páez que estaba extremadamente enamorado de estos. Es igualmente el comando central de la Sociedad Bolivariana de Carabobo que se realizó en 1842, reuniéndose en el inmenso corredor convocado por el General Paez de Los Amigos y que los nombró en la parte superior de los separadores.

Dejar Comentario