≡ Menu




¿Conoces la Plaza Gerardo Barrios? Descubrelo aquí

La Plaza Gerardo Barrios, es una muy bonita estructura que se construyo en honor a un gran personaje que tuvo mucha relevancia y significación dentro del marco de los sitiales históricos salvadoreños, es tan peculiar al Monumento a Güemes y la Casa de Tucumán.

Plaza Gerardo Barrios 1

Plaza Gerardo Barrios

La mejor forma de  realizar una travesía es conociendo muy bien el recorrido que se piensa hacer, si tiene en mente alistarse hacia la Plaza Gerardo Barrios, debería saber que esta se encuentra alojada en el ala más pronunciada de la Ciudad salvadoreña, un polo muy visitado y reconocido.

Historia

Su recuento se concreto con las mejores anécdotas como una estructura que fue trabajada por el italiano Francisco Durini e iniciado en el año de 1909,  su construcción se denota con una monumental plataforma  que está hecha de pura piedra conteniendo sobre ella la figura fundamental finamente elaborada en bronce, se utilizó un material similar para los bajorrelieves que retratan dos de sus luchas militares y la de los nacionales.

Lo conforma además el Escudo de Armas de el Salvador, todo esto realmente ha sido escenario de grandes ocasiones, por ejemplo, los alborotos que se produjeron en medio del servicio del entierro del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, quien fuera asesinado el 30 de marzo de 1980 y el festival del fin de la Guerra Civil el 2 de febrero de 1992.

Su hermosa reconstrucción data de los años de 1999 y en el año en que se concluyeron ciertos detalles fue en el 2012, en esta fecha, se incluyó una fuente y donde el piso de arcilla prevalece hasta la fecha, y ofrece además diversos ascensos a una variedad de ejercicios comunes de intriga abierta e incluso fijaciones políticas.

Generalidades sobre la Plaza Gerardo Barrios

Plaza Barrios es una de las esquinas que se encuentra entre los rincones más maravillosos de San Salvador. Su centro es el contorno de la estatua del general Barrios montando un lindo corcel, uno similar que le dio el nombre a esta dinámica plaza. En él podemos inhalar el clima multifacético de San Salvador, no sin antes ser extremadamente vigilantes con nuestras cosas.

Ya que  hay  diversos vendedores de numerosos tipos,  muchos trabajadores calificados, abuelitos que vienen a sustentar a las palomas, parejas de enamorados, colegiales, individuos  que pasan y se acercan a tomar fotografías,  y familias que vienen para pasar la tarde y unos pocos viajeros que se detienen para apreciar esta notable escultura.

Es, de esta manera, un lugar extremadamente excepcional, por su imperante atractivo que reside en la tierra salvadoreña más que en cualquier componente estético poco común. No se lo puede perder, particularmente debido a que esto, junto con la región del Parque Libertad, es una de las principales zonas seguras de San Salvador.

La plaza Gerardo Barrios está alojada en el ala principal de San Salvador y es una de las plazas que habla de un montón de historia debido a las ocasiones registradas de El Salvador. Asimismo, está abarcada por las estructuras importantes de la capital que le embellecen y le dan ese toque tan especial.

Estatua de Gerardo Barrios

La estatua que prevalece en el lugar,  fue la que quedó comprometida con el gobernante Gerardo Barrios,  la misma fue dispuesta por Francisco Durini y divulgada en 1909.  Fue un proyecto de dos personajes que se dieron a la tarea de diseñar una obra de renombre e importancia dentro del marco escultórico salvadoreño.

La figura, hecha en bronce, muestra una imagen hípica del castrense, que es reflejado en esta estructura que se encuentra en una plataforma de piedra que indica escenas de peleas y el Escudo de El Salvador. La plaza es un punto de referencia para la capital salvadoreña, ya que está rodeada por estructuras simbólicas, por ejemplo, el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana.

Además, ha sido escenario de diferentes minutos registrados, por ejemplo: el asalto contra el presidente Manuel Araujo (1865-1913), el 4 de febrero de 1913, en el que cuatro hombres lo asaltaron con cuchillas. El presidente falleció cinco días después del hecho.

las turbas del 30 de marzo de 1980 las que surgieron  en medio del servicio conmemorativo del obispo Óscar Romero,  quien fuera asesinado seis días antes en medio de una misa por un experto tirador; y el festival del final de la Guerra Civil, el 2 de febrero de 1992.

 Se destaca además que para el año de 1999, esta hermosa  plaza fue recuperada aun en medio de la organización del alcalde Héctor Silva, y nuevamente en el año de 2012, también se logran ciertos arreglos, en la responsabilidad de Norman Quijano, en la que una fuente se agrego para darle mejor vista y embellecer el espacio, predominando aun su piso encera micado sigue intacto.

Dejar Comentario