≡ Menu




Conoce todo sobre el río Támesis

El río Támesis es un canal que se encuentra en el sur de Inglaterra,  es un  cauce que pasa por los diversos canales acuíferos y desagua en la Masa de agua del Norte; es la corriente más imperativa de Inglaterra y la fuente fundamental de suministro de agua. Tan  complejo como el Puente de la Mujer.

 río Támesis 1

Historia del río Támesis

Esta hermosa maravilla dotada por la naturaleza, da su origen en medio del Pleistoceno, es precisamente cuando surge el crudo río Támesis  el cual se derramó desde Gales hasta Clacton-on-Sea, cruzando lo que actualmente es el Mar del Norte para terminar siendo un afluente del Rin.

Este curso se vio obstaculizado por una masa de hielo justamente en medio de la Edad de Hielo. La vía fluvial fue ocupada para tomar su curso de impulso, logrando lo que actualmente es la ciudad de Londres. Todo ello en medio de los siglos XVI y XVII, y es cuando el arroyo fue uno de los principales métodos de transporte entre Londres y Westminster.

Entre los siglos diecisiete y dieciocho de años, la vía fluvial se solidificó unas cuantas veces. Desde ese momento en adelante, el Támesis no se ha solidificado totalmente una vez más. El desarrollo de otra conexión de Londres, con menos columnas que la anterior, que permite que la corriente fluya con mayor eficacia, lo que mantuvo el flujo y reflujo de la liquidación demasiado moderado, lo que  a su vez permitiría que el agua se solidifique.

A partir del siglo XIX la vía fluvial comenzó a contaminarse, y fue hacia el final de ese siglo y hasta el centro del siglo XX, que se llevó a cabo una monstruosa purificación del Támesis. En la actualidad, es una de las corrientes más limpias que se mueven a través de una ciudad expansiva.

Puente

Numerosos andamios son los que cruzan el Támesis a lo largo de sus grandes extensiones, siendo además el más conocido, para corretear por la inmensa extensión, pensar desde la orilla del arroyo y desde la Garita de Londres, verificando la imagen que tan a menudo se nota, desapegada, con impartida organización a diferentes desarrollos sustancialmente más vanguardistas.

El Puente de las dos Torres

Es una extensión que atraviesa el río Támesis en Londres y que a su vez tiene cualidades de andamio pendular pausado en su conexión. Se trabaja en estilo victoriano neo gótico, y está situado cerca de la Garita de Londinense,  lo que implica que de allí deriva su nombre.

 río Támesis 1

Diseño y Construcción

La evaluación de las estructuras fue abarcada por la discusión, y no fue hasta 1884 cuando se confirmó la realizada por Horace Jones, el arquitecto de la ciudad. El plan de Jones era un tramo de inclinación de 244 m de largo y 7 m de ancho, con dos torres de 65 m de alto.

La separación central es de 61 m entre las dos torres se divide en dos levas, que pueden elevarse hasta un punto de 83 grados para permitir que pase la actividad de la corriente. Si bien todos los medidores de levas que superan las 1000 toneladas, están equilibrados, limitan la vitalidad necesaria para levantarlos, lo que hace una pausa por un momento.

El primer componente impulsado por agua, planeado por William Armstrong, utilizó agua a presión almacenada en seis agregadores. El agua fue dirigida hacia los colectores mediante motores de vapor. El andamio puede apilar más de 2000 toneladas.

 río Támesis 1

Fue el primer aparato impulsado por presión aún abre la extensión, a pesar del hecho de que se ha modificado para utilizar aceite en lugar de agua, y los motores eléctricos han suplantado el lugar de los motores de vapor y los agregadores. Las antiguas salas de máquinas están disponibles para la población en general.

El andamio fue iniciado por el Príncipe de Gales el 30 de junio de 1894, seis años después del fallecimiento de Jones, y luego de ocho años de construcción.8 casi al mismo tiempo de su introducción, la reconocida revista The Builder lo llamó «gigantesco e inusual». ».

Puente de Battersea

Es una extensión de prensa y piedra de cinco curvas que cruza el río Támesis en londinense. Está situado en una curva cerrada del arroyo y conecta consigo ciertos canales acuíferos. La extensión suplantó a un beneficio naval que había funcionado en el territorio desde, por lo menos, a mediados del siglo XVI.

Fue un peaje conectado por John, el conde Spencer, quien hasta la fecha había adquirido los derechos para trabajar en el barco. Si bien al principio se organizó el desarrollo de una extensión de piedra, en cualquier caso, los problemas para lograr que los especialistas financieros impulsaran el desarrollo de un andamio de madera menos costoso.

Planeado por Henry Holland, se abrió a la gente a pie en noviembre de 1771, y la actividad llegó en 1772. La extensión no estaba estructurada adecuadamente y era arriesgada tanto para las personas a pie como para los barcos que iban por debajo y se estrellaban regularmente. Para disminuir las amenazas, dos manantiales fueron evacuados y las partes del andamio que no se tomaron en cuenta se fortificaron con ejes de hierro.

Aunque delicado y complicado la extensión, este fue el último andamio de madera que sobrevivió en el Támesis, y fue objeto de numerosas obras de arte de destacados especialistas, en 1879, el andamio se convirtió en una propiedad abierta.

Y en 1885 fue destruido y suplantado por la extensión actual, planeada por Sir Joseph Bazalgette y trabajada por John Mowlem and Co. La más estrecha de las extensiones sobre el río Támesis, es una de las Lo mínimo fue en Londres. El área del andamio, en una curva, hace que sea extremadamente difícil cruzarlo con un pontón, y se ha cerrado comúnmente debido a los impactos.

Puente de Hammersmith

El andamio tenía ocho cadenas de prensas creadas, cinco y una se arrastran en ancho y grosor por separado. Cuatro de los cuales tenían seis barras para cada cadena; tener los cuatro restantes solo tres aumentando el conjunto a un total de treinta y seis barras. Esto le dio una distinción de altura en el punto focal de la extensión de aproximadamente 8,8 m. Vea además Camino de los Siete Lagos

De las cadenas colgaban barras verticales que sostenían el tablero, trabajadas en madera segura asegurada con roca. El ancho de la calle era de 6,1 m, con dos pasarelas de 1,5 m. Las cadenas ignoraron las torres, y se colocaron en los estribos. Las torres de obra de piedra fueron estructuradas como curvas de petición toscana.

En los accesos al andamio estaban los puestos de peaje octogonales, con sus luces y parapetos que comparaban, terminando con columnas de piedra, delegadas con tapas de lujo. El desarrollo de la extensión costó alrededor de £ 80,000 y se utilizó como conexión de peaje.

Permite la intersección de actividad y personas a pie desde la parte sur de Hammersmith en la región de Hammersmith y Fulham lado norte del arroyo, hasta Barnes en la región de Richmond upon Thames (lado sur del canal). El andamio actual es un hito caracterizado y fue estructurado por el famoso especialista en estructuras Joseph Bazalgette.

Puente de Hungerford

El puente de Hungerford cruza el río Támesis en Londres y está situado entre el puente de Waterloo y el puente de Westminster. Es un andamio de hierro para el ferrocarril. De lo contrario, se denomina el Puente de Charing Cross: abarca dos extensiones más, el enlace permanecido, la conexión permanente de personas a pie que ofrece los establecimientos del andamio ferroviario y que se conocen como los Puentes de Jubileo Dorado.

Puente de kew

Es una maravillosa obra que tiene su corriente acuífera sobre el río Támesis, fue estructurada por el experto Cuthbert Brereton y John Wolfe-Barry, este andamio se considero útil para todas aquellas personas que quisiesen transitarlo, por sugerencia y orden del rey Eduardo VII y la reina Alexandra en 1903.

Puente de Lambeth

Este es una extensión  que se erigió con el fin del  movimiento de caminantes y calles que cruzaban el río Támesis, que era la pieza fundamental  británica. Siguiendo el impulso de la vía fluvial, la siguiente extensión es el puente de Westminster y el pasado puente de Vauxhall. Este andamio es una estructura matizada con un tono rojizo, que se parece muchísimo a los banquillos de los señores de la realeza.

El río Támesis congelado

En bastante precioso ubicarlo en los periodo muy congelados  que se  dieron en algunos inviernos, permitiéndole así un congelamiento al río Támesis,  esto le ocurre cada vez que se congela, pues, se solidifica, tornándose una gran plataforma muy buena para recorrer, y también para patinar con esa bella corriente solidificada. Este evento sucedió entre los siglos diecisiete y diecinueve, en armonía con los inviernos más duros de la Pequeña Edad de Hielo.

El río Támesis, en su paso por Londres, vino a solidificarse, así como a una capa de hielo lo suficientemente gruesa como para tener la capacidad de celebrar sobre ella las supuestas «Ferias de Hielo». El primero regresa al año 1608 y el último a 1814. En este período se archiva un total de cinco de estas ferias, ordenadas por los barqueros del Támesis para obtener un salario adicional.

Han sido numerosas las ocasiones en que se hizo referencia a la transmisión en su segmento de Londres, que se ha solidificado esencialmente. Desde 1400 a 1841, el año en que el antiguo andamio medieval en Londres fue destruido y sustituido por el actual (el popular Tower Bridge, con sus dos torres), hay 26 inviernos en los que el Támesis se convirtió en un escenario de patinaje.

Desde ese momento en adelante, la vía fluvial se ha solidificado adicionalmente en algún otro evento, el último presentado en medio del invierno de 1962-63, sin embargo, ahora estas escenas son más esporádicas y no alcanzan el tamaño de antaño. Esto es un resultado directo de tener inviernos menos fríos, así como a causa del cambio que el cambio de extensión instigó en los elementos de la corriente.

Hace algún tiempo, el canal era más extenso, menos profundo y el agua fluía gradualmente. En el momento en que llegaron los rigores del invierno, el andamio medieval, con su columna de ojos y una progresión de manantiales conectados a sus columnas, apoyaba la colección de cuadrados de hielo, que impedía la entrada de agua que se fijaba en las mareas.

El resultado fue una vía de agua inclinada para enmarcar rápidamente la capa exterior de hielo. Los fríos inviernos en los que el casco era especialmente grueso, la corriente avanzó hasta convertirse en un par de días en la principal fascinación de la ciudad.

Allí, en su superficie helada, en el segmento que va entre la extensión de Londres (actual London Bridge) y la de Blackfriars, se encontró lo razonable; Todo lo último dedicado a la emoción.

Se llevaron a cabo carreras de trineos y pony, exhibiciones, movimientos, música y una cantidad perpetua de retrasos en la venta de una amplia gama de cosas, incluidos los recuerdos de la Feria del Hielo, como las tarjetas impresas allí, que confirmaron esa condición inquisitiva.

El período más frío registrado en Inglaterra ocurrió en el invierno de 1683-84, en el que el río Támesis se solidificó totalmente durante dos meses seguidos, logrando una capa de hielo de casi 30 cm de espesor en el segmento de Londres. La Feria de Hielo sostuvo que el invierno era posiblemente el más ocupado y más famoso de los cinco que se han producido hasta la fecha.

El ensayista inglés y trabajador de guardería John Evelyn (1620-1706), además de representar todo lo que ocurrió en ese sentido, también aludió a los resultados horrendos del frío indignante que se encontró ese invierno: «criaturas voladoras, peces y criaturas aladas, y todas nuestras fascinantes plantas y verduras que mueren a su alrededor. Numerosos parques de ciervos fueron destruidos

Fue en el siglo XVII cuando la Pequeña Edad de Hielo se encontró con su pináculo. En ese siglo hubo diez inviernos extremadamente crudos en los que el Támesis se aseguró con una gruesa capa de hielo, en contraste con seis en el siglo XVIII y solo uno en el XIX. Este el invierno anterior fue el de 1813-14 y motivó el festival de la última Feria de Hielo de Thames.

Comenzó el 1 de febrero y continuó 4 días. De lo razonable, emergen dos lujos: el primario, el elefante que paseaba por el arroyo bajo la extensión de Blackfriars, y el segundo un libro de 124 páginas titulado «Frostiana o un relato del río Támesis en un estado solidificado», que La impresora llamada George David creó e imprimió en su parte razonable.

Contaminado

Merece la pena especificar que este río se encontraba de la misma manera en que se encontraban los canales de la considerable cantidad de casas en Londres, de modo que, en realidad, el canal estaba lleno de basura. Fue en 1849 cuando se identificó que el salmón había desaparecido de las aguas de la vía fluvial debido a las grandes cantidades de contaminación.

En medio del siglo XIX y con la Revolución Industrial como motor fundamental, la vida en la corriente fue totalmente apagada. Merece la pena especificar que el Támesis se encontraba de la misma manera en que se encontraban los canales de la considerable cantidad de casas en Londres, de modo que, en realidad, el arroyo estaba lleno de caca.

Fue en 1849 cuando se distinguió que el salmón había desaparecido de las aguas de la corriente debido a las elevadas cantidades de sullying. A pesar de la desaparición de la fauna y el verdor, las aguas de la corriente todavía se utilizaban para la utilización humana.

Lo que provocó pandemias de difteria con más de 35,000 pases en los años de 1831 y 1866. En 1858, el año que fue para la familia como Great Stink la gran plaga en vista de una ola de calor, los grandes de la contaminación de las aguas del Támesis aterrizaron en los individuos del Parlamento, quienes optaron por elevar (para no ejecutar) la limpieza del canal.

No es sorprendente que se necesitaran más desastres hasta el momento en que se tomó la decisión de comenzar a limpiar el arroyo por última vez. En este sentido, y luego de la tercera peste diftérica, se iniciaron algunas actividades de limpieza. No obstante, la limpieza no se terminó.

Y en 1879 el agua en este río estaba todavía tan sucia y contaminada que 600 personas que perdieron la vida en el hundimiento de un barco en la vía fluvial falleció mucha gente más de lo normal debido a la supuración de sus aguas.  Después de esta desgarradora ocasión, además se realizaron actividades de limpieza, sin embargo, la corriente aún no recuperó la existencia que una vez la poseía, ya que aún no era totalmente perfecta.

Pasó mucho tiempo y las cosas no cambiaron. A decir verdad, a partir de ahora en el siglo XX, entre los años  de 1950 y 1960, la contaminación del Támesis fue alta hasta el punto de que la vía fluvial fue declarada orgánicamente muerta, afirmando que ningún ser vivo podría sobrevivir en ella. En 1957, el Museo de Historia Natural pronunció el Támesis orgánicamente muerto. La noticia de la época lo describe como una gigantesca alcantarilla pútrida.

Proceso de descontaminación del río Támesis

En 1961, se hizo una progresión de mejoras al equipo de tratamiento de agua, y se prescindió de un número significativo de las liberaciones modernas, mejorando así las formas de limpieza de la vía fluvial. Estas actividades condujeron, por fin, en 1974 a regresar para ver cómo el salmón y la vida marina regresaban al Támesis, algo que no había ocurrido en más de 125 años.

Según lo indicado por la Agencia de Medio Ambiente, la naturaleza de la sustancia de los cursos de agua en el tazón del Támesis se incrementó en un 53% de cada 1990, llegando hasta un 80% de cada 2008. Hoy en día, el Támesis es la fuente fundamental del suministro de agua en la capital británica, y debido a los extraordinarios esfuerzos de limpieza, es uno de los canales metropolitanos más limpios del planeta.

La corriente del Támesis es de color oscuro debido a las mareas (hasta cinco metros) que hacen que el lodo de la base se mezcle de manera persistente, lo que provoca que el agua se vuelva cubierta y obtenga esa marca sombreada más oscura, lo que da una impresión inconfundible del suelo.

Curiosidades sobre el río Támesis

Desde su introducción al mundo en la región de Gloucestershire hasta su desembocadura en el Mar del Norte, su sección a través de la capital británica es lo que lo ha convertido en un símbolo mundial. Desde El Ibérico te revelamos algunos intereses sobre la vía fluvial más vital de la nación británica.

346 kilómetros de longitud

Sus 346 kilómetros lo convierten en uno de los canales más largos de Europa. Sea como fuere, el crudo río Támesis fue sustancialmente más grande, ya que se extendió desde lo que ahora podría ser Gales hasta Clacton-on-Sea, en Essex.

A decir verdad, era un afluente del Rin y una tremenda masa de hielo en medio de una glaciación que lo redirigió a su curso actual, influyendo en él para experimentar el espacio que ahora posee Londres.

40 torres Eiffel

Desde su origen hasta su boca, los geólogos creen que el Támesis arrastra alrededor de 300,000 toneladas de limo al océano. Una suma inmensa con la que, por ejemplo, se podrían montar más de 40 Torres Eiffel.

En 1950 fue proclamado naturalmente muerto.

El peso estadístico y el vertido de residuos no tratados hicieron que el río terminara decaído rápidamente desde principios del siglo XIX. En 1950 fue anunciado orgánicamente extinto en su último tramo, lo que sugería que ninguna criatura o especie de planta podría vivir allí.

Sea como sea, después de la presentación de mejoras en el tratamiento del agua, su condición ha mejorado una tonelada, y en un último informe de la Agencia de Medio Ambiente se demostró que la calidad de la mezcla superó el 80%.

Una ballena en el Támesis

En 2006, el Támesis consiguió un invitado en particular, y es que en la altura de Londres se podía encontrar una ballena, particularmente una ballena piloto boreal. La criatura, de unos cinco metros de longitud y aproximadamente cuatro toneladas de peso, estaba en manos de un grupo de protección. Lamentablemente, pasó en la lancha que la envió al estuario de la vía fluvial.

66% del Támesis, para devorar

El Támesis da el 66% del agua devorada en Londres. Un cálculo inquisitivo muestra que una gota de lluvia en los Cotswolds, el origen del canal, será devorada (y eliminada) por algo así como ocho individuos hasta el punto en que finalmente desemboca en el estuario.

Patinar sobre el Támesis

A pesar de que es increíble, en el período conocido como la Pequeña Edad de Hielo, el Támesis estaba helado. Muy lejos de la represión de los londinenses, esta condición fue utilizada por sus nacionales para patinar sobre el hielo, realizar jugadas o configurar la reducción de la nutrición. También el Lago Michigan es precioso y la Patagonia de Argentina.

El invierno de 1683/84 es el más frío de los registros y causó que el hielo de la vía fluvial tuviera un espesor de más de 30 centímetros. Lo último razonable que se celebró fue en 1814, un año que, además, debe ser particularmente difícil, ya que era concebible hacer que un elefante cruzara el arroyo a la altura de la conexión de Blackfriars.

200 andamios sobre el Támesis

A lo largo de su curso, a sus bancos se unen más de 200 extensiones, la primera fue trabajada por los romanos más de dos mil años atrás, en un lugar donde hoy se encuentra el Puente de Londres. A pesar de los andamios, hay 27 madrigueras, un Portage y, durante algunos años, un enlace de conexión automática.

 El hedor extraordinario

El gran hedor (el hedor extraordinario) denota un momento de corriente. Dado que una parte significativa de los residuos de la ciudad fue arrojada al Támesis sin ser tratada, la tierra se reunió hasta tal punto, hasta el punto de que en 1858 un olor espantoso restringió la suspensión de sesiones en el Parlamento británico.

Esta realidad hizo que sus señorías organizaran otro arreglo de tratamiento de aguas residuales y aguas residuales que, a pesar del hecho de que se necesitaron muchos años para ser ejecutado, incluso hoy en día se completa como una especie de perspectiva.

119 tipos de peces en el Támesis

La mejora de la calidad del agua ha provocado una expansión en la cantidad de especies de criaturas que viven en el canal. Los estudiosos han detallado la presencia de hasta 119 tipos de peces en cantidades críticas, desde anguilas hasta salmones, y además diferentes criaturas, por ejemplo, nutrias o campañoles.

Fauna en el río Támesis

Cubierto bajo el agua turbia del río, hay una comunidad biológica de extraordinaria importancia ambiental, que alberga a varias especies cautivadoras. Según el examen en curso de la Sociedad Zoológica de Londres, las criaturas marinas expansivas, han resultado ser ocupantes habituales del río.

Según esta verificación, las focas son la criatura más observada en el río, frecuentemente alrededor de los andamios de Westminster. En cualquier caso, la mayor parte de las criaturas marinas de sangre caliente encontradas en el rio,  en la década más reciente han sido alrededor de los muelles.

Una corriente llena de vida

«Numerosos individuos miran en el Támesis para ver una condición sucia y desordenada. En cualquier caso, en la actualidad, bajo estas aguas, el arroyo está lleno de vida. Tenemos una increíble variedad de peces y criaturas sin espinas, y además los depredadores fundamentales, «dice Joanna Barker, jefa de las empresas europeas de preservación.

Tan solo 50 años antes, el río Támesis se contaminó hasta el punto de que se anunció «orgánicamente inconcebible», excesivamente sucio para cualquier criatura, lo que hace que sea imposible sobrevivir allí. Sin embargo, los avistamientos abiertos afirman que la vida se está desarrollando nuevamente y numerosas criaturas están vagando por el canal que atraviesa Londres.

Dejar Comentario