≡ Menu




Valle Sagrado de los Incas: Altura, descripción y más

El Valle Sagrado de los Incas es una fértil, arqueológica y muy turística región de Perú, cercana a la ciudad del Cusco, hacia el noroeste de Lima; bordeada de impresionantes montañas y regada por el río Vilcanota-Urubamba, en cuyo recorrido se encuentran hermosos pueblos indígenas y antiguas ruinas de piedras que conservan vestigios de la grandeza y desarrollo alcanzado por la civilización Inca, la más importante de América del Sur anterior a la llegada de los conquistadores europeos.

Valle Sagrado Incas

Valle Sagrado de los Incas

Esta extensa área de la majestuosa Cordillera Andina constituye el valle del río Vilcanota -Urubamba y abarca desde el pueblo de Písac hasta Ollantaytambo, siendo la ruta que se sigue desde el Cusco para llegar a Huayna Picchu, el santuario sagrado de los Incas. Los aborígenes de este gran imperio estimaron mucho este valle por la calidad de sus suelos, la abundancia de agua y el clima apropiado para el desarrollo de la agricultura y la ganadería. Aquí aún se cosecha el mejor maíz de este país.

Los interesantes pueblos que emergieron en este valle gozan de un privilegiado atractivo para el turismo y la aventura extrema, debido a su agradable temperatura durante todo el año, la riqueza mestiza de sus expresiones artísticas y religiosas; la mezcla incaica-española que esconde su arquitectura y la presencia de monumentos arqueológicos de la cultura Inca de inestimable valor histórico.

También los habitantes del Valle, con sus costumbres, forma de vestir y tradiciones ancestrales, aportan para que este lugar sea de obligatoria visita de quienes decidan hacer turismo en Perú.

Altura

El Valle Sagrado de los Incas destaca a una altura de 2.800 metros sobre el nivel del mar, con una temperatura que oscila entre los 19° y 24°, lo que permite a los turistas adaptarse al clima montañoso y evitar el mal de páramo que suele afectarlos en la imponente ciudad del Cusco, en caso que ese sea su destino, la cual le sobrepasa por unos 600 metros de altura y queda a una distancia de 32 kilómetros de Písac, su pueblo más cercano.

¿Por qué se llama Valle Sagrado de los Incas?

El nombre de Valle Sagrado de los Incas, con que se le conoce en la actualidad a esta región de envidiable situación geográfica, deriva de la importancia y la veneración que esta civilización aborigen le otorgó por la fertilidad de sus tierras, a tal punto que Pachacutec, soberano de este gran imperio que comprendió territorios de cinco países de Suramérica y cuya capital era el Cusco, la eligió para edificar en su cumbre montañosa, Machu Picchu, la ciudadela sagrada, cerca del año 1450.

Según la creencia Inca, la contraparte terrestre de la Vía Láctea y sus constelaciones era el flujo de agua del río Vilcanota-Urubamba, el principal afluente que riega este Valle y favorece la explotación agrícola, cuya traducción en lengua quechua nativa es «cosa sagrada o maravillosa».

Una muestra del significado sagrado que el Valle representaba para el pueblo Inca son las imponentes y perfectamente logradas estructuras de piedra, como templos, santuarios y centros religiosos, que construyeron a ambos márgenes del río.

Principales poblados

Cada pueblo situado a lo largo y ancho del Valle tiene su propio encanto y características particulares, aunque los une la presencia del pasado incaico en sus restos arqueológicos y costumbres ancestrales. Písac, Maras, Moray, Urubamba y Ollantaytambo son los más visitados por los turistas.

Písac

Valle Sagrado Incas

Este poblado, muy popular por su mercado artesanal, constituye la puerta de entrada hacia el Valle Sagrado de los Incas. Se encuentra en la provincia de Calca y se divide en una parte Incaica y una Colonial. La importancia de sus restos arqueológicos, ubicados en un área montañosa arriba del pueblo, le otorgan fama mundial.

Al mismo lo han convertido en el centro espiritual del Valle, por lo que es muy común la práctica de este tipo de experiencias sobrenaturales y la visita de turistas interesados en el tema. En sus cumbres se aprecia lo que perdura de lo que posiblemente sea el cementerio precolombino más grande hallado en América.

Maras/Moray

Situados en la Provincia de Urubamba, son famosos por sus salineras, complejo arqueológico, verdor de sus paisajes y que desde éstos, las personas aprecian una magnífica vista de los picos nevados de la cordillera peruana. La extracción de la sal en Maras tuvo gran importancia para los Incas y en la época colonial. (Ver artículo: Kenko Peru)

En Moray se encuentra una impresionante construcción circular de piedra en forma de anillos que constituye un gran atractivo para los turistas y que se cree la crearon sus antiguos pobladores para fines agrícolas y actividades religiosas.

Urubamba

Constituye el casco central del Valle Sagrado de los Incas. Sus tierras son muy aprovechadas para el cultivo agrícola, actividad que se desarrolla desde la época incaica. Sus comunidades indígenas conservan muchas tradiciones heredadas de sus ancestros. Queda a unos 76 kilómetros de la ciudad del Cusco.

Ollantaytambo

Valle Sagrado Incas

Los grandiosos muros de piedra levantados por los Incas, con el objetivo de tener una visión de dominio del Valle Sagrado, son su principal imán de cara al turismo. También denota los avances arquitectónicos que alcanzó este imperio indígena.

La fortaleza de su sólida construcción hace que esta ciudad se conserve en el tiempo casi intacta.En este pueblo se encuentran las ruinas del Templo del Sol, que despierta gran interés entre los turistas por sus 150 escalones y el meticuloso tallado de las piedras de granito rosa con que los Incas lo construyeron en el siglo XV.

Mitos y símbolos

Los Incas adoraban a varios dioses o deidades representados en la naturaleza, como la tierra (Pachamama), el sol, el agua, las montañas, las piedras. Por esta razón, en su Valle Sagrado abundan la simbología y los mitos que recuerdan sus antiguas creencias religiosas, muchas de las cuales se mantienen vigentes en sus pobladores.

Según los historiadores y expertos de la cultura Inca, este Valle era el centro del Tahuantinsuyo, el mayor imperio conocido en este lado del mundo, porque comprendió gran parte de los territorios que hoy conforman Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Su capital era la ciudad del Cusco.

De allí se desprende la riqueza arqueológica-religiosa que pervive en esta región del Perú. Por ejemplo, los Incas consideraban sagrada la corriente del río Urubamba, al atribuirle un vínculo muy estrecho con las constelaciones y las montañas sagradas de donde nace.

Expedición extrema

La cadena de montañas que rodea el Valle Sagrado posee características idóneas para la práctica de ciertos deportes, como el montañismo y la tirolina, considerados «extremos» por las condiciones de altura y temperatura de la zona donde se realiza, pero que tomando las debidas precauciones y medidas de seguridad resulta una experiencia inolvidable.

Tirolina

La tirolina es un deporte extremo que consiste en descender de la montaña a través de un cable, sostenido con arneses de un equipo especial que garantiza la seguridad del arriesgado pasajero.

El Valle Sagrado de los Incas, por sus montañas de altura variable y la deslumbrante belleza de sus paisajes, presenta condiciones excepcionales para los apasionados a esta experiencia que de seguro eleva los niveles de adrenalina y que puede ser muy divertida para los espíritus amantes de la actividad física al aire libre.El recorrido se hace en 6 líneas o cables, entre 100 y 500 metros. Esta práctica se realiza desde Pachar, entre Urubamba y Ollantaytambo.

Cápsulas de cristal

Valle Sagrado Incas

Otra atracción para quienes no padecen de fobia a las alturas son unas habitaciones, en forma de cápsulas de cristal, que tienen una característica muy especial: Penden de los laterales rocosos de una montaña. Y por si esto fuera poco, el acceso a ellas requiere que la persona se arme de valor y escale 400 metros.

Estas originales piezas de hospedaje, que disponen de cuatro camas, un comedor y un baño; son obra de la empresa Natura Vive. La salida del “hotel” puede hacerse más emocionante descendiendo en una tirolina hasta tierra firme.

¿Cómo llegar?

A todos los pueblos del Valle Sagrado de los Incas se accede, a través de una vía asfaltada, desde la ciudad de Cusco, donde se encuentra el aeropuerto más cercano, el “Alejandro Velazco Astete”.

Medios de transporte

Un poco más de media hora dura el viaje desde el Cusco hasta el pueblo más cercano del Valle, que es Písac, desde donde existe transporte terrestre hacia el resto de los pueblos.

Valle Sagrado Incas

Autobuses

Existen varias modalidades de transporte para trasladarse, según la disponibilidad económica del visitante y la comodidad que desee. La más económica son los autobuses que salen durante todo el día desde la Calle Puputi del Cusco y demoran alrededor de 45 minutos a una hora hasta Písac.

Colectivos o taxis

También funcionan autos pequeños o minivans que salen una vez se llenan y tienen un precio solidario. La Calle Pavitos del Cusco es uno de los puntos donde pueden ubicarse.

Los taxis constituyen el medio más rápido y tienen la ventaja que se encuentran a disposición del cliente, en cuanto a la velocidad del traslado y los lugares que le interesa conocer.

Tour organizados

Igualmente, desde el Cusco se organizan tour que recorren todo el Valle y disponen de guías expertos que van comentando datos sobre la historia, nombres y atractivos turísticos de cada uno de los pueblos.

Valle Sagrado Incas

Teleférico

El Gobierno peruano estudia un proyecto de construcción de un sistema teleférico desde el Valle Sagrado de los Incas hasta el Machu Picchu, que significaría una reducción de costo y tiempo en el traslado a este sitio sagrado. Actualmente, se toma un tren desde Ollantaytambo hasta Aguas Calientes, y luego un ómnibus o caminar para subir al santuario.

Este sistema de transporte además aumentaría la afluencia de turistas, extranjeros y nacionales, que durante todo el año acuden a la ciudad del Cusco con el objetivo de conocer esta maravilla del mundo moderno, Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad.

Dejar Comentario