≡ Menu




¿Conoces la Biblioteca Nacional del Perú? Descúbrela aquí

La Biblioteca Nacional del Perú, ubicada en la ciudad de Lima, en la Avenida de la Poesía, tiene 197 años de fundada y es la institución que se encarga de custodiar la memoria documental y bibliográfica de la República del Perú.

Biblioteca Nacional del Perú

La Biblioteca Nacional del Perú fue fundada por el militar y héroe de la independencia José de San Martín (1778 – 1850) en el año 1821. Poco después de proclamar la Independencia del Perú (15 de julio de 1821), San Martín decretó la fundación de la Biblioteca Nacional.

Historia

A pesar de que la Biblioteca Nacional del Perú fue fundada en el año 1821, su historia se remonta a muchos siglos anteriores. El recinto fue sede de muchas instituciones importantes a lo largo de la historia del Perú. Inició en 1568, cuando los jesuitas fundaron el Colegio Máximo de San Pablo. (ver artículo:Alpamayo)

Aquí también instaló su despacho el italiano Antonio Ricardo quien introdujo la imprenta en Lima en 1584. El italiano originario de Turín fue contratado por los jesuitas imprimir las ediciones de catequesis en las lenguas indígenas Aymara, Quechua y en español. El primer libro impreso de llamó “Doctrina cristiana, y catecismo para la instrucción de los indios y de las de más personas, que han de ser enseñadas en nuestra santa fe…”

Posteriormente, en el año 1616 pasó a ser el Colegio de Caciques, institución que iba a dedicarse  la educación y formaciones de los indios nobles. Sin embargo, en 1767 los jesuitas fueron expulsados por el rey del reino de España Carlos III. El monarca español alegó en su momento que los religiosos eran los responsables por el Motín de Esquilache en 1766 y logró que les fuera revocada la orden de la Iglesia Católica y fueron expulsados de las colonias españolas. Finalmente, la edificación pasa a formar parte de la Universidad de San Marcos.

La Biblioteca Nacional de Perú fue fundada por el militar y héroe de la independencia José de San Martín (1778 – 1850) en el año 1821. Poco después de proclamar la Independencia del Perú (15 de julio de 1821), San Martín decretó la fundación de la Biblioteca Nacional.

El prócer independentista argentino creó la institución por decreto el 28 de agosto de 1821. Reconocido por la grandeza de su carácter e inspirado por las innovadoras ideas de la revolución francesa, José de San Martín fundó la Biblioteca Nacional del Perú bajo la premisa de que sería la mejor forma para transmitir las ideas de libertad y progreso en la región. Este fue uno de los primeros actos de su gobierno.

Menos de un año después se fundó oficialmente la Biblioteca Nacional de Lima, el 17 de septiembre de 1822 en la conocida Avenida Abancay. Originalmente el prócer y héroe independentista José de San Martín donó su biblioteca personal, más de seiscientos (600) ejemplares, a la institución que creó para el pueblo peruano. San Martín también incluyó los once mil doscientos cincuenta y seis (11256) ejemplares que pertenecían a las bibliotecas de los jesuitas expulsados en el año 1767. (ver artículo:Monumetos de los españoles)

El primer bibliotecario de la Biblioteca Nacional del Perú fue el clérigo Mariano José de Arce, el 25 de marzo de 1822. A medida que fue pasando el tiempo la biblioteca situada en Lima llegó a acumular importantes tesoros, entre los que se contaban memorias de virreyes y algunos registros autobiográficos del Ejército de José de San Martín.

Apenas tres años después de haber sido fundada, en el año 1824 la Biblioteca Nacional fue saqueada. José de Canterac, el militar español líder del Ejército realista  y sus tropas regresaron a la ciudad de Lima en 1824 y saquearon la Biblioteca. Este hecho ocasionó el extravío de gran parte del archivo de la institución.

Posteriormente, en el año 1881, durante la Guerra del Pacífico, las tropas chilenas ocuparon la ciudad de Lima y desmantelaron el Palacio de la Biblioteca de Lima para utilizarlo como cuartel del Batallón de Caballería del ejército chileno. La mayoría de los ejemplares fueron llevados en barco a la ciudad de Santiago de Chile como prueba de la victoria, otros muchos libros fueron vendidos en lugares remotos Siglos después algunos de estos ejemplares serán recuperados. Según los historiadores la Biblioteca Nacional del Perú tenía para ese momento la mejor colección de libros de Latinoamérica. Entre las codiciadas publicaciones que tenían en su poder se contaba una edición del año 1551 de Garcilaso de la Vega, los libros de viajes extraordinarios de Julio Verne y la Enciclopedia francesa de Diderot con sus treinta y tres volúmenes. También se contaban libros de ciencia natural, anatomía, física y química.

Dos años más tarde, en 1883, es convocado Don Ricardo Palma por el presidente de Perú de ese entonces, Miguel Iglesias, y le asigna la labor de recuperar el antiguo esplendor que una vez tuvo la institución. Don Ricardo Palma (1833 – 1919), se embarcó en una labor de hacer solicitudes y peticiones a intelectuales, poseedores de grandes bibliotecas, de colaboraciones de libros para restaurar el daño causado por los saqueos, sobre todo, hacia Venezuela, México, Argentina y Latinoamérica en general. Este hecho, sumado a que solía pedir donaciones él mismo dirigiéndose casa por casa, le ganó el apodo de “el bibliotecario mendigo”.

Manuel González Padra fue el sucesor de Don Ricardo Palma en el año 1912. Posteriormente, el 11 de mayo de 1943 ocurrió la tragedia sin precedentes del incendio de la biblioteca durante la madrugada de esa noche. El segundo restaurador de la biblioteca fue por el historiador Don Jorge Basadre (1903 – 1908), quien era director de la institución en el momento en que ocurrió el incendio en 1943.

Cuando estuvieron terminadas las restauraciones, la Biblioteca Nacional del Perú se inauguró en el año 1947 en la Avenida Abancay.En 1970 fue aprobado el proyecto para remodelar y agrandar la edificación de la Biblioteca Nacional. La construcción de la nueva sede se inició en el año 1992 y fue inaugurada catorce años más tarde en la Avenida de la Poesía, el 27 de marzo de 2006.

Por último, hace unos años, el 4 de junio de 2013, se promulgó la Ley del Sistema Nacional de Bibliotecas. Esta ley tiene la intención de utilizar a la Biblioteca Nacional como un medio para establecer estándares de calidad y eficacia que permitirán prestarle el mejor servicio a aquellos que visiten el lugar. Además, la biblioteca es considerada una fuente de conocimiento que les permitirá a los ciudadanos formarse y contribuir con el desarrollo intelectual y social de la población.

Dirección

La Biblioteca Nacional del Perú está ubicada en el distrito limeño de San Borja, en la mitad de la Avenida de la Poesía. Antes del año 2006 y desde sus origenes en 1821, la Biblioteca Nacional estaba ubicada en la Avenida Abancay.

En  la actualidad en la Avenida Abancay se sitúa la Biblioteca Nacional, una institución pública y un lugar destinado para el resguardo de la cultura y el patrimonio documental de la nación peruana.

Incendio de la Biblioteca Nacional del Perú

La madrugada del 11 de mayo de 1943 a unos minutos después de las 2:00 a.m. se incendió la Biblioteca Nacional del Perú, ubicada en la Avenida Abancay. Según los reportajes de los periódicos peruanos de la fecha, unos cien mil volúmenes empastados y aproximadamente cuarenta mil manuscritos se quemaron con el fuego. Como consecuencia de este evento la riqueza documental de la institución se perdió casi totalmente.

Durante los días posteriores al accidente, al lado de la Escuela de Bellas Artes de Lima fue guardándose y clasificándose los ejemplares que pudieron ser salvados del incendio, aquellos que admitían restauraciones posteriores, los donativos y las adquisiciones que fueron recibiéndose en forma de apoyo por parte de los demás países.

Al momento de catalogar los fondos documentales se descubrió que los ejemplares llegaban a unos cien mil volúmenes. Debían clasificarse cada uno, hacer un catálogo indicando qué obras se relacionan con un autor determinado, si existía un libro de cuyo autor las personas no podían recordar el nombre, qué obras existen que se relaciones o hablan de una materia determinada.

La labor de clasificación de los ejemplares resultó tan elaborada y compleja que se tomó la decisión de establecer en la ciudad de Lima una escuela para formar bibliotecarios en una carrera de formación técnica de dos años. La Escuela Nacional de Bibliotecarios fue creada en el año 1944 y fue iniciativa del director de la Biblioteca Nacional en ese entonces, el escritor Jorge Basadre.

Entre las obras que se perdieron durante el incendio de mayo de 1943 se cuentan numerosos y valiosos ejemplares que la institución había logrado acumular durante más de dos años de fundada: foto copias estáticas de documentos de valor histórico, los para la época modernos e innovadores videofilms. Se perdieron los archivos de todos los noticieros nacionales, e innumerables fotocopias de manuscritos. Algunos mapas muy antiguos de la República del Perú, planos de la ciudad del Cuzco, un ejemplar que perteneció a la reina María Antonieta de Francia, y varios volúmenes que fueron de María Cristina de España. Uno de los ejemplares más valiosos que fue perdido durante el incendio fue la primera edición de la enciclopedia francesa de Denis Diderot.

La construcción del nuevo edificio de la biblioteca ocupaba un área de 5700 m2, fue construido en un área de 16500 m2  Para la construcción del proyecto fueron otorgados 5 millones de soles por medio de una ley promovida por el Parlamento del Perú.Cuando estuvieron terminadas las restauraciones, la Biblioteca Nacional del Perú se inauguró en el año 1947 en la Avenida Abancay, en la ciudad de Lima.

Unos años después, en el año 1986, Juan Mejía Baca trabajaba como librero en la institución. Llegó un momento en el que el espacio para guardar los archivos documentales y bibliográficos era totalmente insuficiente e incómodo. Por esta razón se comenzaron a buscar ofertas de un terreno lo suficientemente amplio para construir y almacenar todos los ejemplares sin ubicar y sin organizar. Era necesario para que la Biblioteca Nacional pudiera brindarles a los lectores un servicio de calidad que les facilitara la labor de encontrar un libro, en lugar de complicársela. Al poco tiempo se logró obtener un terreno en el distrito de San Borja, ideal para ampliar la idea de la biblioteca.

Chile y Perú: Saqueo de la Biblioteca

En diciembre del año 1880 las tropas chilenas desembarcaron en territorio Peruano, específicamente en la Bahía de Curayacu, para llevar a cabo la ocupación de la ciudad de Lima. El campamento chileno se instaló durante un tiempo en Curayacu. Los peruanos, por su parte, estaban atrincherados en la fortaleza de Piérola. Finalmente, el 17 de enero del año 1881 se llevó a cabo la ocupación chilena de Lima, bajo el mando del general Manuel Baquedano, después de incendiar Chorrillos y Miraflores. Los soldados eligieron al Palacio de la Biblioteca de Lima como cuartel del Batallón de Caballería del ejército chileno.  (ver artículo:Puente Bolognesi de Piura)

Pocas semanas después por orden del gobierno central de Chile se inició el saqueo de la Biblioteca Nacional del Perú. Estos sucesos provocaron que miles de libros fueron embalados y trasladados en barco hasta la biblioteca de Santiago de Chile.

Según los historiadores la Biblioteca Nacional del Perú tenía para ese momento la mejor colección de libros de Latinoamérica. Entre las codiciadas publicaciones que tenían en su poder se contaba una edición del año 1551 de Garcilaso de la Vega, los libros de viajes extraordinarios de Julio Verne y la Enciclopedia francesa de Diderot con sus treinta y tres volúmenes. También se contaban libros de ciencia natural, anatomía, física y química.

Ya para finales de noviembre del año 1883, el escritor Don Ricardo Palma es nombrado director de la Biblioteca Nacional del Perú. Fue el mismo Palma quien informó posteriormente que antes de que él asumiera la dirección había aproximadamente cincuenta y seis mil ejemplares y posterior al saqueo quedaban solamente setecientos treinta y ocho (738) libros en la Biblioteca Nacional. A partir de este momento, Don Ricardo Palma inició una campaña de recolección de libros casa por casa para intentar reponer la pérdida. Esta labor le ganó el apodo de “el bibliotecario mendigo”.

Finalmente, después meses de remodelación, en el año 1884, la Biblioteca Nacional del Perú fue reinaugurada en la Avenida Abancay. Al poco tiempo, después del saqueo de la biblioteca, el director Ricardo Palma mostraba su personalidad tenaz al solicitar que Chile devolviera los ejemplares robados en el mes de enero de 1883. Esta orden llegó hasta la capital chilena, Santiago de Chile, y el presidente para ese entonces, Domingo Santa María, ordenó la devolución de diez mil (10000) libros a la capital peruana. No obstante, la cantidad de ejemplaros devuelta no representó la suma total del material sustraído de la Biblioteca Nacional y el asunto generó polémicas y desacuerdos que aún tienen eco en la actualidad.

En el año 2007, el Gobierno de Chile, a cargo de la presidenta Michelle Bachelet, devolvió a la República del Perú tres mil setecientos setenta y ocho (3778) de los ejemplares que se llevaron las tropas chilenas de la Biblioteca de Lima durante la Guerra del Pacífico, en 1883. La actividad de devolución estuvo a cargo de Nivia Palma, la directora de Archivos y Bibliotecas de la nación chilena. La entrega se la hizo al director de Archivos y Bibliotecas de Perú, Hugo Neira. Lo que se buscaba transmitir con la devolución de material era el compromiso de Chile con el respeto y valoración de los bienes culturales de los países extranjeros. El Gobierno chileno puso énfasis en el empeño que pusieron en identificar aquellos libros que podían pertenecer a Perú.

La manera que tienen los bibliotecarios para verificar si el libro pertenece o no a la Biblioteca Nacional de Perú es a través del sello de la antigua Biblioteca de Lima, que cuenta con el escudo del país y la frase “Biblioteca de Lima” en el borde. Todos los ejemplares que se encontraban resguardados en la Biblioteca de Perú al momento del saqueo tenían estampados el característico sello, razón por la cual es sencillo identificarlos.

Muchos de los libros saqueados terminaron perdidos en el mercado negro de libros chileno. Hubo un caso de un abogado peruano que se encontraba paseando por un librero en Santiago de Chile, el hombre se topó con dos ejemplares de medicina entre las pilas de libros y los identificó por tener estampados el sello de la antigua Biblioteca de Lima. El abogado decidió donar los libros encontrados a la Biblioteca de Perú como un gesto de respeto por el patrimonio histórico y cultural del país sudamericano.

Posteriormente, en el año 2017, también bajo el gobierno de Michelle Bachelet, la Biblioteca Nacional de Chile devolvió a la Biblioteca del Perú setecientos veinte (720) volúmenes que también fueron arrebatados por las tropas chilenas del Palacio bibliotecario en 1881, durante la Guerra del Pacífico. La mayoría de las publicaciones devueltas en esta ocasión datan del siglo XVIII. Este gesto fue hecho como parte de la política chilena orientada hacia la repatriación y valoración de bienes culturales perdidos o arrebatados durante la guerra. De esta forma cada gesto ayudaría a los administradores del patrimonio cultural y documental de la biblioteca peruana a recomponer la cantidad y calidad de ejemplares de biblioteca original previa al saqueo.

Para lograr el objetivo de devolución y recuperación de material bibliográfico sustraído fue necesario el fortalecimiento y afianzamiento de las buenas relaciones entre los países de Chile y Perú. Además, la cancillería peruana se encargó de trabajar arduamente para lograr la recuperación del valioso patrimonio documental y contribuir a la recuperación del codiciado archivo de la antigua Biblioteca de Lima.

Es importante mencionar que no solamente se produjo y se suscribió una carta como constancia de la devolución de los libros, sino que también Chile y Perú establecieron un acuerdo de cooperación interinstitucional para velar por el cuidado y respeto del patrimonio documental y cultural de ambos países.

Funciones de la Biblioteca Nacional del Perú

biblioteca nacional de peru

En la actualidad la Biblioteca del Perú es una institución que forma parte del Sistema Nacional de Bibliotecas y que se encarga de resguardar patrimonio documental, documental, bibliográfico y cultural de la República del Perú. Su política institucional consiste en crear una red de bibliotecas que cuenta con estándares de calidad muy altos para facilitar el acceso al material bibliográfico del país y fomentar, al mismo tiempo, su uso y cuidado. También busca contribuir al desarrollo del ser humano y promover la innovación desde un enfoque que involucre a todas las culturas y puntos de visa.

La Biblioteca Nacional del Perú busca garantizarle a la población el acceso a toda la información bibliográfica, documental para contribuir con el desarrollo intelectual de todos los seres humanos en algún punto. Uno de los objetivos principales es promover la lectura. (ver artículo: Plaza Independencia Tucuman)

La Biblioteca Nacional de Perú recibe todos los periódicos de la República y los archivos, de igual forma los noticieros informativos. La Editorial Panamericana donó en un momento gran parte de su acervo visual-documental, enriqueciendo el archivo de la biblioteca. Entre los videos donados se incluyen algunos discursos de Juan Velasco Alvarado, algunas imágenes antiguas de la entrega de tierras durante la reforma agraria el 24 de junio de 1969, un accidente de avión en la ciudad Pucallpa donde logró sobrevivir una adolescente alemana, la Tragedia del Estadio Nacional de fútbol en el año 1964 donde murieron trecientas veinte y ocho personas (328), el retorno de la democracia a Perú en el año 1980 con Belaúnde, las primeras acciones de Sendero, la llegada de Pardo al Palacio, y el Antiguo Hipódromo de San Beatriz. Todo este valioso archivo está documentado en una versión de DVD.

En el archivo de la Biblioteca Nacional del Perú se guardan los fondos reservados con temáticas muy interesantes que incluyes ejemplares como algunas bibliografías desde el siglo XV hasta el siglo XIX. Algunas colecciones privadas del escritor boliviano Edmundo Paz Soldán y los libros de los viajeros franceses del siglo XIX.

Actualmente, la Biblioteca Nacional del Perú también tiene otra sede en la Avenida Javier Prado. Las instalaciones son cómodas y cuentan con varias mesas de estudio para leer. Originalmente, la Biblioteca Nacional fue pensada como una institución dedicada únicamente a ser una biblioteca patrimonial, es decir, que su función fuera la de resguardar el patrimonial bibliográfico. No obstante, esto ocasionaría que la biblioteca perdiera su carácter público y por ende las personas no pudieran disfrutar de sus espacios. Una particularidad a señalar en la de que la Sala de Humanidades de de la Biblioteca Nacional fue cerrada durante el gobierno de Fujimori en 1994.

Actualidad de la Biblioteca Nacional

Hoy en día, en pleno siglo XXI y en plena era de la digitalización de la información, es necesario unirse a la vorágine tecnológica que revolucionó la vida diaria. La Biblioteca Nacional del Perú no es la excepción. Actualmente, la institución se encuentra en pleno esfuerzo de digitalización de sus documentos. Esta opción es sumamente útil porque permite que el material bibliográfico se conserve en buen estado y se pueda consultar la información por todas las personas interesas a través de la web, de forma sencilla, rápida y bastante simple. (ver artículo: Puente Uruguay Argentina)

El proyecto de digitalización se inició en el año 2015, y ya para el 2017 se contaba con más un millón trescientas mil (1300000) imágenes escaneadas. En febrero de ese mismo año la Biblioteca Nacional de Perú lanzó una plataforma que funcionaba como buscador y le permite a los peruanos y a cualquier usuario de internet por el mundo acceder a información con un solo click. Incluso si esa información data de siglos atrás. Además, la digitalización evita que el documento antiguo siga maltratándose y desgastándose por la manipulación continua.

La Biblioteca Digital de la Biblioteca Nacional del Perú es apta para todo tipo de dispositivo digital y ofrece una selección de colecciones que es muy útil para aquellos que tengan interés por un tema particular, deban estudiar, o trabajar. La temática es muy amplia y ofrece colecciones con material bibliográfico que poseen valores históricos y culturales increíblemente importantes para la historia de Perú como país. La clasificación de la colección se caracteriza por manuscritos antiguos, fotografías en blanco y negro de hechos históricos relevantes, fondos antiguos, mapas, documentos, publicaciones periódicas, pinturas y algunas colecciones particulares.

Durante el año 2018 las labores de digitalización se han concentrado en aquellos libros que fueron devueltos por Chile en reposición del saqueo del Palacio de la Biblioteca de Lima por parte de las tropas chilenas, durante el marco de la Guerra del Pacífico. Tres setecientos setenta y ocho (3778) llegaron en noviembre de 2007 y otra tanda de setecientos veinte (720) llegó en el año 2017. Más de cuatro mil (4000) libros ya se pueden consultar a través de la página web de forma totalmente gratis. Según las autoridades de la biblioteca, el objetivo es tener cuarenta y dos millones de documentos digitalizados para la celebración del Bicentenario de la Biblioteca Nacional de Perú. Entre estos documentos se cuentan, fotografías, manuscritos, pinturas.

La Biblioteca incluso realizó una exposición en mayo del año 2018 donde se exhibían varios de los libros que datan entre los siglos XVI y XIX que fueron devueltos por Chile tras el saqueo de 1821. La exposición se llamaba “Memoria recuperada: Libros devueltos por Chile al Perú”.

Dejar Comentario