≡ Menu




Aprende todo sobre el Museo de la Independencia

El Museo de la Independencia en la Asunción, es una imperiosa e impresionante estructura que comprende una gran edificación con un hermoso diseño, que permite la admiración de quien le visite y aprecie, además fue presentado el 14 de mayo de 1965, es muy similar al Tate Modern.

Museo de la Independencia 1

Historia sobre el Museo de la Independencia

Dentro de los más ricos aconteceres  de la historia de la famosa y reconocida casa donde hoy se descubre el Museo. Se destaca que la misma fue trabajada en el año de 1772 por el habitante español Antonio Martínez Sáenz, quien se casó con la hermosa paraguaya Petrona Caballero de Bazán. Se enmarca que los divisores fueron hechos de adobe; el punto más alto fue elaborado con bonitos azulejos; y su base o arista fue hecha de las más exquisitas, bellas palmeras y tacuaras.

La raíz del nombre

Entre los acontecimientos reseñados se destaca que la parcela, siendo controlada por los parientes Martínez Sáenz, era un buen espacio donde el capitán Pedro Juan Caballero solía quedarse, aun desde cuando se considera que creció en Tobatí, y por ende  visitaba la capital con mucha frecuencia. Antes del lugar de Martínez estaba el área de Juana María de Lara.

La leyenda Vicente Ignacio Iturbe, sobrino del igual, generalmente se quedó en la casa de su pariente cercano. La autoridad Juan Bautista Rivarola, ocupante de Barrero Grande, al hacer una caminata a la ciudad, se alojaba en su casa relativamente, propiedad que estaba cerca del antiguo Callejón.

El lugar de los Martínez fue frecuentado de la misma manera por la leyenda Fulgencio Yegros y el teniente Mariano Recalde, quienes buscaron, de forma independiente, a Facunda Speratti y Virginia Marín. Dadas estas condiciones, la casa de los Martínez se transformó en el lugar ideal para cubrir enigmas de eventos sociales en los que se organizó contra el dominio español.

La noche del 14 de mayo, un evento social de hombres, encabezado por Pedro Juan Caballero, salió por el camino adyacente a la casa y fue al lugar del gobernador español, a dos o tres plazas de distancia. Luego de la incautación de la zona de descanso cercada, al amanecer del 15 de mayo, el gobernador Bernardo de Velazco y Huidobro, entregó el señorío. (Ver artículo: Teatro Nacional de Costa Rica)

Paraguay había vencido su autogobierno y la antigua casa quedó en manos de particulares hasta el año de 1943, hasta el momento cuando fue obtenida por el Gobierno, y es precisamente en el año de 1961 que se articuló un Monumento Histórico Nacional. Por una profesión comparativa, y se logra que se incluya a la Comisión Nacional de la Casa de la Independencia, que fue aprobada para la disposición del Museo, que se inició el 14 de mayo de 1965.

Ubicación

Se denota que su dirección específica se encuentra justo al borde de los más bellos caminos de Presidente Franco y el hermoso 14 de Mayo, y se desarrolla con un magnifico estilo pionero escalonado que atrapa por su gran diseño que es bien sencillo pero agradable y muy llamativo.

Salas del Museo de la Independencia

Es bien importante poder notar la más sencilla discriminación en el cómo está conformada esta hermosa edificación, que se estructura de la manera más normal; que le será de mucha facilidad visitarla y podrá recorrerla y apreciar cada detalle de lo que allí pueda ver y atesorar por su forma en cómo fue construida.

Estudio

En esta zona bastante aislada se guardan archivos imperativos de la época, separados por un par de los pioneros de la oportunidad de Paraguay. Además, hay una región de trabajo agradable que tuvo lugar con Fernando de la Mora y cinco lienzos, entre los cuales se levanta el creador de Jaime Bestard, que dirige la indicación al gobernador Velazco, una vista previa clave de la oportunidad de la libertad.

Comedor

Es esta bonita ala se pueden notar los muebles y las cosas habituales que duplican un vecindario en el tiempo pionero. Entre uno de los aspectos más destacados esta una espada que tuvo un lugar bien importante con Fulgencio Yegros. Del mismo modo se incluye en la sala una representación del Dr. Gaspar Rodríguez de Francia, como personaje importante también.

Salita

Alrededor de un asombroso aparato de luces de vidrio y un brasero de madera y bronce, se muestra una bonita y esmerada calidad de muebles franceses del año de  1830. En la sala, además, puedes ver dos retratos completos de Pedro Juan Caballero y Fulgencio Yegros. La estancia se realiza mediante tallas religiosas explicadas en talleres jesuitas y franciscanos.

Habitación

En este espacio domina la habitación con una gran  cama que tenía su lugar con Fernando de la Mora, cuya imagen se puede ver en la masa derecha de la habitación, debajo de ella, una camisa tejida, que además tenía un lugar con la persona sagrada. Completan la ambientación de la habitación, un cofre, propiedad de Juan Bautista Rivarola, un curioso asiento limpio, un impresionante reclinatorio y un reclamo policromado a la fama.

Discurso

En esta zona separada se muestran tallas jesuíticas y franciscanas y un par de objetos religiosos de diversos inicios. Además puedes ver una imagen del presbítero Francisco Javier Bogarín.

Corredor

En el corredor fronterizo, se levantan dos enormes hojas de madera cortadas, a partir de los pasajes de los asilos de la misión. Debajo de ellos, el resto de las partes de la parte superior faltante de la casa, que nos da una idea de las estimaciones y características de los materiales con los que se trabajó en el marco de tiempo pionero.

Región de juego

Una obra de José Laterza Parodi se levanta en este sitio, donde se pueden examinar un par de secciones de la nota del 20 de julio de 1811, dirigidas a la Junta de Buenos Aires, en la que se afirmó la independencia de Paraguay. El símbolo esencial de la nación, que se introdujo en medio de la organización del Dr. Gaspar Rodríguez de Francia, se reproduce debajo de la nota.

A sus pies, el reloj de sol de la misión jesuítica de santa rosa. En uno de los lados del patio se puede ver una tumba que anclaba los restos humanos de la elogiada leyenda Juan Bautista Rivarola, traída del cementerio de Barredo Grande, hoy Eusebio Ayala.

Salón Capitular

Convergencia del patio se accede a un local que alberga a una generación del Salón Capitular del antiguo Cabildo de Asunción, el primero del Río de la Plata, establecido el 16 de septiembre de 1541. En el punto de convergencia de la sala, el Insignia de España del año de 1800. En los divisores, se puede ver una representación celestial del emperador Carlos V; además, extraordinarias obras maestras que reflejan un par de emprendimientos dinámicos, antes que la autosuficiencia.

Callejón histórico

A través de una puerta de la Sala del Capítulo, se aproxima a un rincón abrumador de la Asunción de antaño: el Callejón histórico. Este lugar se dirige a un ambiente que figura entre los distritos más vitales de la Cámara, ya que las leyendas paraguayas terminaron por vencer el autogobierno del país.

Además, esta fue la ruta por la que doña Juana María de Lara se dirigió a la Catedral de Asunción, pidiéndole al Padre Molas que entregara las palpitantes señales del individuo celestial: el repique de los peajes de bronce, a los que llegaron los paraguayos. En la mañana del 15 de mayo, momento sobresaliente en el que se imaginó la nueva república paraguaya.

Curiosidades sobre el Museo de la Independencia

Como una presentación que en esta casa se hizo la libertad de la nación, en medio de la organización de Carlos Antonio López, y por profesión, que va desde el mes de abril de 1849, en la que inesperadamente se nombraron las calles de Asunción, se hicieron planes para bendecir, se riega la calle que pasa por el Callejón Histórico como el 14 de mayo, entre, otras cosas.

En la sección del Museo se puede ver una pintura divisoria del ceramista José Laterza Parodi, que aborda un punto de vista integral de las estructuras y los aspectos más destacados de la Asunción exploradora, de Oliveira y Silva de Acuña, Yani, como la Asunción del lugar de independencia.

Primer siglo de autogobierno del Museo de la Independencia

La sección asignada desde el año de 1911, fue el año del Primer Centenario de la Independencia de la República del Paraguay, lo que dejó perplejos a los inquilinos de este país en pleno cambio político. Fue la marcha con los cambios que había puesto al dinámico coronel Albino Jara en el asiento presidencial desde el 17 de enero del año de 1911.

Igualmente el 15 de mayo, con Jara en el poder hasta el 5 de julio de 1911 propuso intercambiar los buenos tiempos hasta el 12 de octubre del año de 1913, en reconocimiento de la fecha en que el Congreso Nacional había emitido formalmente la independencia de Paraguay.

En cualquier caso, los jóvenes estudiosos y los ocupantes, cuando se dice todo, realizaron diversas actividades como por ejemplo, despachos de libros, introducciones de artesanía, estructuras de elocuencia, para elogiar los cien años de independencia en la afirmación del logro liberador del año de 1811. Se evaluó que Asunción tenía 70,000 habitantes, mientras que en todo el país las cifras rondaban los 700,000.

En el impresionante campo, el alfarero español Serafin Marsal organizó bustos y algunas figuras de gres, y el pintor Pablo Alborno, que un año antes había comenzado a desgastar el plan de juego de las representaciones de las leyendas, impulsó un movimiento de postales grabadas en Alemania, con fotografías de dicho aceite con las manifestaciones estéticas.

Además, lo que implicaba que se crearan alfileres y palos con el estándar y la imagen nacional para que las personas pudieran usarlos en el pecho. Las autoridades administrativas escalonaron las subvenciones. Se conocen piezas, en oro y plata, de un diseño innovador de la Virgen de Caacupé, con la leyenda del año de 1811 Primer Centenario de la Independencia de 1911.

Otro signo religioso, sin identificación, además indica la fecha excepcional, entre los disidentes de actualización que se conocen, hay casos de relojes de bolsillo, oro y metales esenciales; estampados de mesa, vasos de vidrio, alfileres con el escudo nacional trabajado en fachada y un movimiento de sellos emitidos por la Oficina de Correos.

Dejar Comentario