≡ Menu




¿Qué es Sigiriya? Aprendelo aquí

Lo que respecta a Sigiriya se trata de un monumento natural arqueológico que se encuentra ubicado en el país Sri Lanka, por ser conocido por ser una región insular soberana del continente asiático.

Sigiriya

Este se trata de un monumento que conserva las ruinas de lo que antes se trataba de un palacio real el cual se construyó durante el reino de Kasyapa, entre los años 477 y 495.

Debido a la gran cantidad rasgos históricos presentes en este monumento se considera uno de los principales atractivos turísticos de este país, además su popularidad se extiende en el mundo ya que para el año 1982 es considerado otros de los patrimonios de la humanidad por la UNESCO. (Ver artículo: Cajón del Maipo)

Historia

De acuerdo a las referencias históricas que se tienen de este monumentos hay pruebas que confirman que el mismo fue habitados desde tiempos de la prehistoria, en primer lugar se consideraba como un monasterio y esta referencia data del siglo III. Para este momento de su historias las cavernas y cuevas fueron acondicionadas como templos y espacios para la adoración budista.

Posteriormente en el siglo V, este monumento natural fue parte del complejo que se construyó con la finalidad de ser un templo para el rey Kasyapa. Es por esta razón que en la actualidad en su estructura mantienen los rasgos de lo que fue el palacio que se ubicó específicamente en la cima de la roca. Como parte de las características de esta construcción se puede mencionar la terrazas, distintos niveles, y muros. En la actualidad aún se mantienen muros elevados en roca, y espacios donde se almacenaba agua, lo que demuestra su habitabilidad.

Otros de los elementos que se aprovecharon de este monumento para ser considerados como parte del palacio se trata de todos los muros, cavernas y cuevas que se generaron de forma natural como parte de sus características geológicas. Todas estas estructuras ubicadas en la base del monumento formaban parte del palacio real.

Además otras referencias indican que esta estructura a pesar de ser considerada un palacio también fue parte de una fortaleza, los rasgos encontrados indican que allí se encontraba todo lo necesario para defender el territorio real. Todas estas referencias en la actualidad se han convertido en el principal atractivo turístico de este monumento natural, los visitantes motivados por las características naturales impactante que guarda Sigiriya combinadas con la creatividad e ingenio que tuvieron los constructores del palacio para la época.

Como parte de su historia, luego de la muerte del rey Kasyapa, esta estructura fue considerada nuevamente como un complejo dedicado al monasterio, y se mantuvo de esta forma hasta el siglo XIV, posterior a esta fecha, toda la estructura fue abandonada.

Otro aspecto resaltante de su historia corresponde al año 1908, cuando un explorador de nacionalidad británica llamado John Still descubre nuevamente esta maravilla de la naturaleza y todos los rasgos históricos que dejaron como evidencia sus habitantes pasados.

A partir de este momento la historia enmarcada en la estructura de este monumento natural llamó la atención de exploradores e historiadores, por esta razón, poco tiempo después se publica el libro «Los glifos de Sigiri» y «Historia de Sigiriya» que hacen un recuento de todos los aspectos históricos relevantes en este descubrimiento. Aporte importante por parte del arqueólogo Paranavithana. (Ver artículo: Micenas)

Características

Entre las principales características hay que tener en cuenta que esté monumento natural se puede definir como una gran roca que fue el resultado de una erupción de magma, que con el tiempo y las condiciones geológicas se endurecieron.

Otro de los aspectos resaltantes es el gran tamaño que adquirió de forma natural, puesto que este monumento alcanza una altura de aproximadamente 200 m, por tal motivo resalta entre el llano que se encuentra en sus cercanías. Esto hace del monumento Sigiriya una maravilla de la naturaleza que se puede visualizar incluso a kilómetros de distancia, y lo mejor de todo en todas las direcciones.

En esencia este monumento natural se trata de una roca que supone ser un cuello volcánico, esto quiere decir que su volumen, tamaño y relieve ha sido el resultado de erupciones volcánicas y una vez que la lava seca adquiere dureza le da mayores proporciones. Es por esta razón que Sigiriya ha alcanzado una elevación que representa 370 metros sobre el nivel del mar. (Ver artículo: Costa amalfitana)

Entre otras características puntuales de esta roca se puede agregar que su cima presenta una figura aplanada, y toda la estructura adquiera cierta inclinación de forma gradual a lo largo del eje de la elipse.

En primera instancia, este monumento parece un gran macizo que destaca como imponente entre la naturaleza.

Ubicación

De acuerdo a lo antes mencionado este monumento natural se encuentra ubicado en el territorio de la República Democrática Socialista de Sri Lanka, este país es una isla que pertenece al continente asiático. Por su parte, la piedra de Sigiriya se encuentra ubicada específicamente en el distrito de Matale, el cual forma parte de la provincia Central del país.

Otro punto de referencia es que la localidad más cercana a este monumento se trata de la ciudad de Dambulla, la cual se encuentra a unos 3 kilómetros de la ubicación del monumento, que además adquiere gran relevancia por todos los complejos arqueológicos que allí se encuentran.

Se podría decir que todo este territorio cercano contiene importantes aportes a la historia, los legados arqueológicos constituyen las evidencias de la existencia a las primeras generaciones de la humanidad. (Ver artículo: Plaza Roja)

Visita a Sigiriya

Tras sus imponentes características naturales y las fascinantes historias que guarda este monumento lo hacen el destino favorito para los amantes de la historia, supone ser un encuentro al legado de los habitantes prehistóricos. La visita a esta monumento sin duda supone ser una experiencia única.

En primer lugar, ante la llegada lo primero que puede disfrutar los turistas son Los Jardines Reales, ubicados en toda el terreno previo a la estructura. Desde su entrada esta sector del monumento ya impresiona a los visitantes. Allí pueden encontrar pequeñas construcciones, y árboles de diversas especies.

Ya para este momento los visitantes quedan impresionados con la imponente altura de la piedra Sgiriya, la cual tiene la posibilidad de permitir la ascensión a todas las personas interesadas en conocer más sobre este monumento. Es indispensable considerar que debido a la altura que posee esta actividad solo es recomendada por personas con óptimas condiciones físicas.

Procediendo con la visita los turistas pueden subir por unas escaleras de 20 peldaños, las cuales a su vez abren paso a las escaleras elaboradas en material metálico que fueron ubicadas en los costados de la estructura de la roca para facilitar la subida. Entre los testimonios de visitantes se encuentra que alcanzando cada escalón ya se comienzan a sentir los efectos de la altura, como el viento. Por lo cual se recomienda ir preparados para esta condición con ropa cómoda.

Para subir por completo este monumento hay que tener paciencia, por lo general se pueden considerar breves descansos para tomar aire y proseguir. Una de las precauciones que se advierten ante la visita y mientras los turistas van subiendo las escaleras se tratan de los grandes avisperos que se encuentran en los costados de la roca. Hay suficiente información expuesta en carteles para que todos los visitantes estén prevenidos. Lo más recomendable es hacer silencio para no molestar a estos animales que pueden provocar severas picadas.

Una vez que los visitantes han alcanzado todos los peldaños de las escaleras metálicas dispuesta en forma de zic zac, lo siguiente como parte de la visita y de la subida son unas escaleras que se han ubicado en caracol. Se podría decir que ya en este acceso los visitantes pueden observar las maravillas imprentas en las paredes de la roca por sus habitantes pasados.

Entre las primeras pinturas que se pueden observar se trata de la representación de las mujeres de la época, la cual fueron colocada por medio de la técnica de frescos por los habitantes pasados del monumento.

Otras de las principales atracciones se trata del muro espejo, el cual recibe este nombre ya ye se encuentra ubicado por una piedra tan pulida que da la similitud al material de un espejo. Posterior a esto prosigue la terraza, siendo el momento más esperado por los visitantes y turistas.

En la terraza se encuentran todas las ruinas de lo que una vez fue el palacio y posteriormente el monasterio. En este espacio todos los turistas pueden apreciar de los rasgos históricos que allí se encuentran, y tener un encuentro directo con la arquitectura de la época. Además, de disfrutar de la impresionante vista que permite la altura de Sirigiya, como se ha mencionado anteriormente se tratan de unos 200 metros.

La visita a este monumento sin duda es una experiencia increíble, a la cual se puede acceder por 30 dólares que se trata del costo de la entrada.

Dejar Comentario