≡ Menu




Descubre todo sobre Persépolis Irán

Muchos han definido Persépolis Irán como la ciudad de los persas, pues así se conocía desde la aniguedad. Se conoció como la capital del Imperio persa en medio del marco temporal de Achaemenid. Otros definen que está dispuesta alrededor de 70 km desde la ciudad iraní de Shiraz, cerca de donde el río Pulwar se libera en el Kur.

persépolis irán 1

Historia de Persépolis Irán

Su mejora comenzó en 521 en respuesta a la demanda popular de Darío I como parte de un enorme programa de mejoras innovadoras centradas en subrayar la solidaridad y el surtido mejor que el promedio del Imperio Persa de Achaemen, la credibilidad del poder real y la inmensidad de su reino. Creado por Persépolis, se extrajeron trabajadores y artesanos de todas las satrapías del dominio y, de este modo, su diseño se realizó a la luz de una extraordinaria combinación de estas regiones que hicieron que un estilo de construcción persa se extendiera previamente en Pasargada y, además, se encuentre en Susa y Ecbatana.

Esta combinación de adaptación además indicaba las sobras de las articulaciones persas, por ejemplo, la estructura y la orfebrería. El avance de Persépolis continuó durante dos siglos, hasta el triunfo del dominio y el golpeteo de la ciudad por Alejandro Magno en el año 331.

El sitio fue visitado durante muchos años por los viajeros occidentales, de todos modos no fue hasta el siglo XVII que las partes restantes se afirmaron como la antigua capital aqueménida.  Además,  las diferentes empresas arqueológicas han permitido comprender con mayor rapidez las estructuras, su apariencia única y los límites que cumplieron.

Persépolis incorpora un gigantesco complejo de habitación imperial en un patio increíble que admite diversas estructuras hipóstilas que tienen límites administrativos majestuosos como el Tesoro de Atreo y el Museo del Oro, Personalizados, significativos o correctos: reuniones de espectadores, lofts de renombre, organización de tesorería o evento social. Se considera que hubo diversos segmentos cerca del pórtico: tumbas de renombre, otras piedras conciliatorias y jardines.

Muchos cortes de bajo relieve en los métodos y pasajes del château abordan el surtido mejor que el promedio de las órdenes sociales que conformaban el dominio. Otros favorecen la imagen de un poder reconocido que es protector, soberano, genuino e incomparable, donde se atribuye a Jerjes I como el sucesor válido de Darío el Grande. Los diversos grandes grabados en la sustancia cuneiforme de Persépolis se crean en persa antiguo, babilónico o elamita. Se registran en mejores lugares del sitio, se prepararon para propósitos comparables y demuestran qué gobernantes solicitaron la construcción de las estructuras.

La probabilidad de que Persépolis haya tenido una ocupación excepcional anual y personalizada centrada en el asunto social del gobernante de los tributos ofrecidos por las naciones del dominio en medio de los elementos del Año Nuevo Persa ha ganado durante mucho tiempo. Poco a poco sabemos que la ciudad se incluyó para siempre y que tuvo una ocupación central legítima y política para la organización del espacio. Los diversos informes grabados en tabletas de lodo que se encuentran en las estructuras de tesorería y en los postes han permitido desarrollar estos límites y brindar información beneficiosa sobre la asociación radiante de Achaemenid y el avance del complejo.

La capital esencial del Imperio persa de Achaemenian era Pasargada, de todos modos alrededor del 512 a. C. El Maestro Darío I el Grande captó la mejora de este inmenso palacete impresionante, más tarde conectado por su hijo Jerjes I y su nieto Artaxerxes I. Mientras que las capitales administrativas de los maestros del Achaemenian eran Susa, Ecbatana y Babilonia, la fortaleza de Persépolis se mantuvo. Trabajado en un área remota y áspera, Persépolis fue un magnífico plan de juego viviente y fue visitado fundamentalmente en primavera.

En 330 a. C., Alejandro Magno, en su campaña de Oriente, tuvo y despidió a Persépolis, incendiando el Palacio de Jerjes, para simbolizar tal vez la guerra panhelénica de represalias contra los persas. En 316 a. C., Persépolis estaba hasta ahora en la capital de Persis, un lugar del nuevo Imperio macedonio, la ciudad bien ordenada declinó en medio del período de tiempo de Seleucid y períodos posteriores. En el siglo III, la ciudad cercana a Istajr se transformó en el punto de convergencia del Imperio Sassanid.

Edificación

Después de haber continuado con Ciro II en Pasargada y paralelamente al trabajo de avance básico realizado en Susa, Darío I desarrolló otra capital; esta decisión se ha interpretado como un anhelo de aislarse de la pieza clave de los Achaemenids, a la que Pasargada estaba asociada de manera inequívoca.

Eligió para eso una ciudad que ha sido identificada con Uvādaicaya  en Babilonia, esta ciudad que se espera que comience actualmente tiene cierta inmensidad política, ya que Darío hizo ejecutar al llamado caser, su enemigo persa esencial, en 521 a. C. Por otro lado, se afirma la cercanía de los hogares imperiales y las impresionantes puertas de entrada a Cyrus y Cambyses II, y además una tumba fragmentada con toda probabilidad destinada a Cambyses.

Las tabletas babilónicas demuestran que era un centro urbano hecho, dinámico y poblado, que tenía relaciones comerciales con Babilonia y podía asegurar el computado y el sustento para una obra de este tamaño Pierre Briant, experto en historia de la Persia Achaemeniana, señala que La utilización, consecutivamente cercana, de trabajos fundamentales en Susa y Persépolis incorporó la reunión de recursos asombrosos. Sin lugar a dudas, estas mejoras se enmarcan dentro de la estructura de un curso de acción general de reelaboración de los planes de juego supremos con el objetivo de educar a todos en el sentido de que «la presencia del nuevo gobernante indica una refundación del espacio».

Capitales Aqueménidas

Darío eligió la parte inferior del avance de la sacudida de Kuh-e Rahmat como el sitio para su nueva mejora que guardára similitud con la edificación de otros diseños como el Choga Zanbil y la basilica de majencio que a pesar de no estar en un mismo país guardan relación en edificación. Por otra parte de esta manera se transformó en la imagen de la organización aqueménida, levantó el patio, las mansiones (Apadana, Tachara), las salas del Tesoro y, además, los separadores. El signo obvio principal está dado por las hojas encontradas en el sitio que confirman la proximidad de una actividad significativa en cualquier ocasión desde 509 aprox cuando se produjo el avance de las fortificaciones.

Por otro lado, la mayoría de las mejoras se pueden atribuir a los períodos que contrastan con los estándares de los soberanos posteriores. Las mejoras de Darío fueron terminadas y envueltas por sus sucesores  artesanos fueron accesibles en avance, el sitio siguió trabajando hasta el 424 a. C., y posiblemente hasta la caída del Imperio Persa: una puerta de entrada seguía siendo deficiente, y un arreglo de vida imperial acreditado a Artajerjes III.

No en lo más mínimo como en otras antiguas estructuras innovadoras, griegas o romanas, la mejora de Persépolis no se completó con el trabajo de esclavos, sino que se trabajó en él expertos de todos los países del espacio: Babilonia, Caria, Jonia o Egipto.

El Imperio Aqueménida

Garantizado por su región en el centro del Imperio Aqueménida, Persépolis no tenía vigilantes sólidos. Del mismo modo, la circunstancia al pie del Kuh-e Ramât aborda un punto delicado debido a la ligera irregularidad hacia el este, entre el patio y el suelo.  La información sobre el triunfo y la aniquilación de Persépolis por Alejandro Magno es la que más desea obtener de las composiciones de los antiguos suplentes de la historia, especialmente Plutarco, Diodoro Sículo y Quinto Curcio Rufo.

Ciertas partes arqueológicas verifican sus juicios, sin embargo, se discute su tipo de pulverización de la ciudad: Duruy la cuida, ya que «vemos que no mucho después de la muerte del vencedor, las sátrapas Peucestas renuncia a los espíritus de Felipe y Alejandro» .

Como lo demuestran Plutarco, Diodoro Sículo y Quinto Rufo, la caída de Persépolis fue arrastrada por el carnicero de sus habitantes y el saqueo de sus riquezas. Tiridatas, pantalla de la fortuna, trajo ante Alejandro, cuyo poder amueblado se estaba acercando, una carta de rendición en la que le ofrecía ingresar a Persépolis como vencedor. Así, Alejandro pudo escapar rápidamente con la abundancia de la ciudad. Las composiciones, independientemente, no hacen referencia a su respuesta. Diodoro y Quinto Curcio Rufo implican, de la misma manera, el asunto social del poder equipado macedonio con un encuentro de 4000 prisioneros griegos devastados, o que habían sido maltratados por los persas, mientras viajaban a Persépolis.

Busto de Alejandro Magno

Como consecuencia de haber tomado la ciudad en 331 a. C., Alexander dejó allí un poco de su poder equipado y continuó con su caminata. No regresó a Persépolis hasta algún tiempo después. Al final del día de embriaguez para rendir homenaje al triunfo, Persépolis se quemó en respuesta a la demanda popular del vencedor en mayo de 330 a. C. Las razones que produjeron esta aniquilación son erróneas. Plutarco y Diodoro relatan que un borracho Alejandro de vino habría arrojado la luz esencial sobre el ilustre hogar de Jerjes a la incitación de Tais, más tarde compañero de vida de Ptolomeo, quien empujó al segundo. Tais habría incitado a Alexander y sus compañeros de armas a reivindicar el estrago de Atenas por Jerjes I.

Esta especulación podría ser autenticada por la fuerza de la destrucción de Tripylon y Hadish, lo que demuestra que estas estructuras trabajadas por Jerjes perduraron en el fuego más que otras. Algunos creadores confirman que la reunión de los detenidos dañados provocó la indignación y la indignación. El problema del soberano estableció un propósito beneficioso detrás de las represalias.

A decir verdad, los anticuarios mantendrán en general hoy que la explicación detrás de la demolición de Persépolis fue claramente de un tipo político, lo que refleja una elección considerada por Alejandro. En el momento en que el vencedor había pedido ahorrar a las comunidades urbanas tomadas y, en particular, a Babilonia, sin guardar movimiento para acomodarse con la población persa, hizo en Persépolis una moción de gran esencialidad emblemática dirigida por el contexto persa: el corazón ideológico de los aqueos.

Habiendo hecho de la población una demostración de acomodación restringida o voluntaria, permaneció conectada ideológicamente con Darío III, el auténtico soberano, y se encontraba en pésimos términos con los vencedores. En ese momento, se optó por incendiar el refugio dinástico persa para desplegar la mejora de la intensidad de manera clara para la población, Duruy dice que «Alexander necesitaba informar a todo el Este, a través de esta aniquilación del asilo nacional, el final de Principio persa”.

Las composiciones anticuadas notan la contrición comunicada más tarde por un Alexander molesto por su conducta. Para Briant, esta expiación deduce, en verdad, que Alexander percibió su fracaso político. La aniquilación de Persépolis denota el final de la imagen de control del Achaemenid. El principal imperio persa desapareció totalmente con la desaparición de Darío III, último soberano de su tradición. La helenización comenzó con los seléucidas. Persépolis procedió, sea como fuere, siendo utilizado por las tradiciones progresistas persas. Al pie del porche hay un santuario, tal vez trabajado por los Achaemenids, y reutilizado por los Seleucids, en ese momento por los Frataras.

La ciudad baja se rindió poco a poco para ayudar a su vecino Istajr en el marco temporal de los partos. La pintura en aerosol debida a los últimos señores de Persia bajo los nacimientos o hacia el inicio del marco temporal de Sasanian demuestra que el sitio había estado, en todo caso, conectado con el gobierno persa, al menos de forma emblemática. Por otra parte, un grabado en pahlavi relata que un niño de Ormuz I u Ormuz II ofreció una cena y continuó ofreciendo un beneficio de facción en Persépolis, que podría continuar como una posición de amor unos pocos siglos después del incendio del 330 a. C. Persépolis además completó como una referencia estructural para componentes específicos de estructuras sasánidas, por ejemplo, la residencia real de Firuzabad.

Primeras visitas a los remanentes: la temporada de exploradores

Los restos son conocidos por los sasánidas por el nombre persa medio st stwny o como las cien secciones, y desde el siglo trece por el de Chehel minār. El nombre actual de Tajt-e Yamshid parece tener su origen en la comprensión de los relieves que los relacionan con los esfuerzos del legendario santo Jamshid. Las percepciones episódicas básicas de los comienzos fueron suplantadas continuamente por obras progresivamente fascinantes.

Mientras se dirigía a Catai en 1318, un sacerdote en viaje, llamado Odorico, pasó a través de Chehel minār inmediatamente en los vestigios. Es el principal europeo en hacer referencia al sitio, fue perseguido, en 1474, por un explorador veneciano, Giosafat Barbaro.

El predicador portugués Antonio de Gouvea visitó el sitio en 1602. Observó los grabados cuneiformes y los retratos de «criaturas con cabezas humanas». El representante de España ante Abbas el Grande, García de Silva Figueroa, describió el sitio arqueológico en una carta al marqués de Bedmar en 1619. Dependiendo de los escritos griegos, obviamente encontró la conexión entre Persépolis y Chehel Minār. Desde 1615 hasta 1626, el romano Pietro Della Valle visitó numerosas naciones en el este. Trajo de Persépolis duplicados de grabados cuneiformes que más tarde servirían para traducir la composición. Fue seguido por los ingleses Dodmore Cotton y Thomas Herbert de 1628 a 1629, cuyo viaje se esperaba que pensara y desenredara los escritos sagrados del este.

De 1664 a 1667, Persépolis fue visitada por los franceses Jean de Thévenot y Jean Chardin. Thévenot observó por razones desconocidas en su obra Voyage au Levant que estos remanentes eran demasiado pequeños para ser la residencia de los señores de Persia anticuada. Chardin atribuyó inequívocamente el sitio a Persépolis. Se incluyen las administraciones del artesano Guillaume-Joseph Grelot, que retrata a la ciudad genuina en una obra cuya calidad es aplaudida por Rousseau.

En 1694, el italiano Giovanni Francesco Gemelli-Carreri registró las medidas del considerable número de restos a los que llega y examinó los grabados. En 1704, el holandes

Cornelis de Bruijn observó y dibujó los restos. Distribuyó sus obras en 1711: Reizen sobre Moskovie, entrada Persie en Indie, en ese momento en 1718 en francés: Voyages de Corneille le Brun standard la Moscovie, en Perse, et aux Indes Orientales.

Misiones arqueológicas: la época de los investigadores

El primer y genuino descubrimiento arqueológico se realizó en 1878. Motamed-Od Dowleh Farhad Mirza, jefe legislativo de Fars, coordinó las obras que descubrieron una pieza del Palacio de las cien secciones. Poco después, Charles Chipiez y Georges Perrot hicieron una investigación esencial del sitio. Debido a una investigación estructural de los remanentes y los restos desenterrados, Chipiez dibujó asombrosas reproducciones de los castillos y puntos de referencia ya que, según lo indica su evaluación, es más probable que no hayan estado en el período Aqueménida. Franz Stolze investigó los lugares arqueológicos de Fars y distribuyó el resultado en 1882. Jane y Marcel Dieulafoy lideraron dos misiones arqueológicas en Persia (1881-82 y 1884-86). Investigaron Persépolis, de la cual regresaron de la nada con archivos fotográficos.

De 1931 a 1939, los desenterrados fueron realizados por Ernst Herzfeld y, posteriormente, por Erich Friedrich Schmidt, autorizado por el Instituto Oriental de Chicago en la Universidad de Chicago. En la década de 1940, el francés André Godard, y después de eso el iraní A. Sami, procedió a desenterrar en beneficio del Servicio Arqueológico de Irán (IAS). En ese momento, el IAS, en el curso de A. Tajvidi, coordinó el trabajo de desenterrado y de reconstrucción a medio camino en colaboración con los italianos Giuseppe y Ann Britt Tilia, del Instituto Italiano para el Medio y el Estremo Oriente. Estos descubrimientos han descubierto la probable presencia de dos residencias reales diferentes atribuidas a Artaxerxes I y Artaxerxes III, que han desaparecido.

Otros Datos

En 1971, se llevaron a cabo funciones extravagantes en Persépolis durante tres días para elogiar los 2.500 años del gobierno. Sah Mohammad Reza Pahlevi dio la bienvenida a numerosas identidades universales. La magnificencia de las funciones, que prepararon más de 200 servidores de Francia para las fiestas, provocó un debate en la prensa y agregó para decolorar la imagen del Sah. La medida de los costos se estimó en más de 22 millones de dólares estadounidenses, y la financiación se realizó para impedir el desarrollo de otras empresas urbanas o sociales. Del mismo modo, a las reuniones se unieron la moderación de los rivales del Sah.

Persépolis

Después de la insurgencia iraní y con el objetivo final de matar a una sólida referencia social al período preislámico y al gobierno, el ayatolá Sadeq Jaljali intentó con sus partidarios destruir Persépolis por métodos para excavadoras. La intercesión de Nosratollah Amini, líder legislativo de la región de Fars, y la preparación de los ocupantes de Shiraz, que permanecieron antes de las antiguas rarezas, permitieron preservar el lugar de la aniquilación.

Persépolis es un medio delicado cuya protección podría estar en peligro por la acción humana. Se ha planteado la destructividad de ciertos segmentos de sustancias de contaminación hortícola. Un programa de seguro de sitio tiene un inicio tardío, con el objetivo de restringir las degradaciones relacionadas con la desintegración y la sección de invitados: se han establecido algunos techos para garantizar ciertos componentes, por ejemplo, la escalera este de Apadana, y es Quería hacer el progreso de los spots de entrada. El desarrollo de una obstrucción cercana a Pasargada ha provocado una discusión entre el Ministerio de Arqueología de Irán y el Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Ingenieria

Los persas no tenían sus propias cosas de diseño: era una ciudad semi-itinerante de pastores y jinetes, sin embargo, desde su establecimiento por Ciro II, el Imperio Persa se abastece de grandes desarrollos. Al principio, provocados por los grupos de personas vencidas, los ingenieros de Achaemenian incorporan estos impactos y proponen rápidamente una artesanía única. En la remota posibilidad de que en Pasargada, el arreglo general demuestre impactos aún itinerantes con sus estructuras extendidas, dispersas en una gran parada, después de cincuenta años el de Persépolis es la verificación de defensa y ecualización: el arreglo cuadrado está sistematizado, los segmentos están completamente establecidos, e involucrar a la gran mayoría de las pequeñas habitaciones del Harem y las extensiones de los castillos.

Estos reconocimientos son manifestaciones únicas, cuyo estilo resulta de la mezcla de componentes que se producen debido a los avances humanos presentados. Es cualquier cosa menos una hibridación, sino una combinación de estilos que hacen otro. Debido al conocimiento de los dibujantes y trabajadores de todo el reino, el diseño persa es utilitario, personalizado y significativo. Persépolis de esta manera demuestra varios componentes que dan testimonio de estas numerosas fuentes.

De hecho, con la consideración de Ionia en las satrapías del reino, el diseño persa persa se distingue por un sólido impacto griego jónico, especialmente inconfundible en los pasillos y columnatas hipóstilas de los castillos de Persépolis. La altura del estilo jónico en Grecia se rompe abruptamente después de la intrusión persa, sin embargo, se comunica espléndidamente en Persia, mediante métodos para hitos florales. Los modeladores de Lydians y de Ionians se contratan en el curso de Pasargada, más adelante en Persepolis y Susa, que desempeñan los componentes principales, y están en esta línea pintando con aerosol en las canteras griegas cerca de Persepolis, que notan los nombres de los principales canteros.

Asumen un trabajo principal en el desarrollo del estilo persa, la inversión de los griegos en la construcción de secciones y en el adorno de las residencias reales en Persia se especifica en el grabado de Susa, y por Plinio el Viejo. Los segmentos de Persépolis son, de hecho, de estilo jónico, con un eje surcado y delgado: la anchura es inferior a una décima parte de la altura, ninguna sección de Persépolis es más extensa que 1.9 m. Unos pocos capiteles transmiten accesorios motivados por grifos de bronce antiguos griegos.

Entre los componentes que destacan el estilo faraónico egipcio, podemos hacer referencia al respaldo de las cornisas que se proyectan en las entradas y, además, a la introducción de las capitales.

El impacto de Mesopotamia está excepcionalmente presente, especialmente en la ecuación palatina relacionada con dos residencias reales, una para personas en general, un grupo de espectadores y otra para la reunión privada de personas. Este impacto es además inconfundible en los temas de palmeras o rosas florales que iluminan los relieves y el castillo, o en los merlons en bruto que revisan el estado de los zigurats y que decoran las escaleras de las residencias reales. Los relieves esmaltados y policromados son de motivación babilónica. Los ortostatos realzados con bajorrelieves del Apadana, los toros-hombres alados de las entradas son de estilo asirio.

Presente en el Medio Oriente ante los persas, la pauta de los espacios interiores hechos para respaldos y techos de madera, el corredor hipóstilo se convierte en el componente central del castillo. El compromiso de los métodos griegos permite a la ingeniería persa transmitir diversos desarrollos en los que el espacio tiene capacidades distintivas: la limpieza de espacios tremendos mediante métodos para secciones altas y delgadas comprende una carrera de agitación de la composición del molino de Persia, las salas hipóstilas están planeadas para los grupos y no solo para clérigos como en Grecia o Egipto.

Segmento de la Apadana, por Eugène Flandin, 1840

La gran mayoría de los segmentos estaban hechos de madera y, a la larga, colocados sobre una base de piedra; todos han desaparecido. Justo cuando la estatura era excesivamente crítica fue utilizada la piedra: en Apadana, en la Puerta de las Naciones.

Los segmentos de piedra que han sobrevivido son excepcionalmente heterogéneos y demuestran un impacto de los diversos establecimientos cívicos del reino, que tal vez no sea irreprochable: la base formada de ringer es una creación de Achaemenid, sin embargo, sin incertidumbre sobre la motivación hitita; el eje con muescas es jónico; la capital, de una altura extrema que puede llegar hasta el 33% de la sección, comienza con una capital de estilo egipcio perseguida por una columna cuadrada de dos volutas, una creación iraní animada por temas asirios; El conjunto está delegado con una impostura teriomórfica, otro tema extranjero, de Mesopotamia, pero su capacidad de apoyo a las barras es fenomenal.

Al igual que todas las residencias reales aqueménidas, las de Persépolis tenían eficientemente las divisiones de adobe, que pueden parecer sorprendentes en un área donde la piedra de construcción es accesible en cantidad. Es, en verdad, una marca normal para cada uno de los grupos de personas del Este, que han salvado los divisores de piedra para los santuarios y los divisores. Ninguna masa de Persépolis ha sobrevivido en ese punto, los componentes aún en pie son las jambas de las puertas y los segmentos de piedra.

A pesar de que su desarrollo se ha prolongado durante dos siglos, Persépolis demuestra una excepcional solidaridad de estilo que retrata la artesanía de Achaemen: comenzó en Pasargada, completada bajo Darío en Persépolis, no hay avances perceptibles en la ingeniería, en el Diseños o en los sistemas.

Dejar Comentario