≡ Menu




Castillo Matsumoto, conoce sobre este Tesoro Nacional de Japón.

Castillo Matsumoto es un baluarte de esa hermosa ciudad de Japón, además de formar parte del Tesoro Nacional. A esta majestuosa infraestructura oriental también se le denomina castillo del cuervo por sus tonalidades grisáceas al combinar colores del negro y el blanco. Es una obra de arte que no debes dejar de conocer.

Castillo Matsumoto

Castillo de Matsumoto es una hermosa fortaleza oriental excelentemente conservada, a pesar de acumular más de 400 años, esta cantidad de años que tiene de haber sido construido lo hace ser el más antiguo de todo Japón.Aún posee las primitivas torres de madera y él conjuntamente con otros castillos son oficialmente el Tesoro Nacional de Japón

En el interior de las instalaciones del castillo se encuentran exposiciones de piezas históricas entre ellas una colección de mosquetes, armaduras de samurái, así como documentos antiguos. Esta serie de objetos exhibidos reflejan una atmosfera de las luchas y combates de la época.

Según las personas versadas en el tema, cuentan que la principal torre del Castillo Matsumoto fue construida a finales del siglo 16 (1593 -94), durante un tiempo de guerra. Desde lo alto de esta torre se divisan los encantadores paisajes de los Alpes de Japón, además de la hermosa ciudad de Matsumoto. Si para ese momento transcurre la estación primaveral, entonces se puede disfrutar de los floridos cerezos con su colorido en contraposición al negro tejado del castillo y el fondo con las montañas nevadas japonesas. (ver artículo: Castillo de Osaka)

¿Cómo Llegar?

Llegar al Castillo Matsumoto es relativamente fácil, si se va a viajar al Japón. El país posee un excelente medio de comunicación ferroviaria, todo el Japón está muy bien comunicado a través de sus trenes, esta es la mejor opción para el viajero.

Es importante que se sepa que antes de llegar a Japón se debe adquirir por medio de internet el pase de tren japonés (Japan Rail Pass); con este pase nos podemos transportar en los acogedores y rápidos trenes, por todo el país, así como también utilizarlo en algunas líneas del subterráneo o para la transportación en barco entre las diferentes islas. La inversión en este pase, bien vale la pena.

Una vez en Tokio, solo es ubicar la conexión del tren desde allí hasta Matsumoto, esta línea posee un trasbordo y tarda unas tres horas para llegar al Castillo tesoro nacional del Japón y patrimonio de la humanidad.

Descripción

El año de construcción de este hermoso baluarte no se tiene definido con certeza, pero puede ubicarse en los últimos años del periodo Sengoku, o al inicio de la Era Eisho, quizás en el año 1594. Desde aproximadamente ese año aparece en sus orígenes como una fortaleza conocida como el Castillo Fucashi. Otro nombre que recibe es el del castillo de los cuervos, debido a su color negro en tejados y muros.

No obstante esa apariencia ennegrecida le otorga una belleza diferente y muy propia, El Castillo Matsumoto en sí es una obra de arte, reflejando el arte hirajiro, en cuanto a su estilo constructivo es uno de los más grandes exponentes de éste. Sus muros no solo se caracterizan por su tonalidad, sino también por sus dimensiones, los cuales están elaborados en piedra y llegan a alcanzar los siete metros de altura.

El arte de este monumento le da una llamativa presencia con sus techos elegantes y además por el combinar e intercalar líneas blancas con líneas negras en los muros de sus fachadas, que dan al lugar una sobriedad sencillamente extraordinaria, que muy pocas veces se logra en las edificaciones con el uso de esas tonalidades.

Posee seis niveles o pisos llegando a tener una altura de 30 metros en su parte más alta y su localización hizo que en los periodos de guerra fuera una fortaleza casi infranqueable.

El Castillo Matsumoto se encuentra rodeado de pantanos más allá de sus muros, esto debe haber sido un reto de mucha destreza a la hora de construirlo, para poder lograr la estabilidad y evitar su colapso. Se necesitó entonces ejecutar una estructura base realmente firme, la cual se realizó con troncos de maderos afincados en la superficie terrestre,

Como ya mencionamos esta obra del arte oriental en sus primeros días recibía el nombre de castillo Fukashi, y fue construido en la época de las guerras civiles de Japón, en los tiempos que el samurái Ogasawara de Shinano se reubicaba desde Igawa hasta el distrito de Hayashi.

Durante estos tiempos el territorio que ocupa el castillo se denominaba Shinano Fuchu. Los guerreros que acompañaban al samurái construyen sus viviendas para su protección, en las cercanías al castillo Hiyashi, paralelamente se levanta el castillo Fukashi en el frente del ya existente y así proteger la casa principal.

Tiempo después el daimio o soberano feudal echa al samurái Ogasawara, con la idea de lograr la conquista del territorio Shinano. Posteriormente en el periodo Tensho en el año 1582, Ogasawara recupera su territorio con su baluarte y le cambia el nombre a Castillo Matsumoto.

En el año 18 del periodo Tensho, año 1590, toma el control de toda la región Hideyoshi Toyotomi al derrocar a Ujinao Hojo en los predios del castillo Odawara. Hideyoshi le confía todo el territorio de Kanto a Leyasu Tokugawa. Entonces Hidemasa Onigawara que era en esa época el señor feudal de Matsumoto, decide seguir a su señor Leyasu Tokuwara hasta la región de Shimoosa.

Le designan un nuevo señor al castillo, recayendo en la persona de Kasumasa Ishikawa, este conjuntamente con su hijo le realizan mejoras al Castillo Matsumoto, construyendo los elementos que más lo caracterizan, así como la población que lo rodea.

Al castillo lo circunda un parque que enfatiza mucho más su elegante belleza, resaltando su torre principal o tenshu. El monumento pareciera contar con solo cinco niveles, pero existe un sexto que es la planta baja diseñada como defensa para burlar al enemigo.

Gran parte del castillo puede verse a través de sus murallas, no así su patio interno convertido ahora en un parque, y las demás construcciones internas no se encuentran hoy en día de igual forma las residencias de los seguidores guerreros del señor feudal.

Sin contar que la principal torre del castillo estuvo a punto de ser destruida en la Era de la dinastía Meiji, ya que esta dinastía tenía la creencia que se debía destruir las reliquias del pasado. No obstante la torre decayó en esa época por la falta de mantenimiento y el abandono.

Solo en el año 34 de la misma dinastía Meiji, inicio del siglo XX, se comenzó a realizar la restauración de la torre por unos doce años, esto evito que el Tenshu del Castillo Matsumoto culminara siendo tan solo ruinas.

La mejor época del año para realizar una visita al Castillo Matsumoto es sin duda la estación primaveral, en plena floración de los árboles de cerezo, o si la pasión es la música visitarlo durante la temporada del festival Tsukimi en tiempo lunar.

Al hablar de castillos del país del sol naciente surge el castillo Himeji por ser el que ocupa el primer lugar en ser fotografiado, pero inmediatamente le sigue el Castillo Matsumoto o como se le conoce castillo del cuervo. Ambos castillos conjuntamente con el castillo Kumamoto son los tres únicos castillos con la categoría de Tesoro Nacional del Japón, que sin lugar a dudas no se deben de perder de vista para visitarlos si alguna vez se viaja al país nipón

Matsumoto la hermosa Ciudad del Castillo

Matsumoto es una bella ciudad del Japón con interesantes sitios o lugares históricos, como el Castillo de Matsumoto. También posee la antigua Escuela Kaichi del período Meiji (1868-1912), la cual fue designada como el primer bien cultural de Japón.

Matsumoto es rica en historia religiosa, está llena de santuarios sintoístas, que es la religión del Japón, además de templos budistas. Posee también tradición cultural, cuenta con varios festivales organizados a lo largo del año. (ver artículo: Santuario Itsukushima)

Uno de estos festivales es el Seiji Ozawa de Matsumoto, dirigido por el mundialmente conocido y talentosísimo director de orquesta Seiji Ozawa. Este festival musical se realiza anualmente desde hace más de dos décadas, en el periodo comprendido desde la segunda quincena de agosto hasta los primeros días de septiembre.

Gracias al festival de Seiji Ozawa, Matsumoto ganó el apodo de Ciudad de la Música. Aunado también al hecho de acoger en su territorio a la Escuela Mundial de Violín del Método Suzuki. Al recorrer estos sitios, así como muchos otros, es fácil estimar la historia y la cultura de la ciudad.

Formada alrededor del Castillo Matsumoto, su tesoro nacional, la ciudad se ha ido transformando por más de cuatro siglos en la prefectura de Nagano, región central del Japón. Cuenta con un entorno natural privilegiado, las altas montañas nevadas de más de tres mil metros sobre el nivel del mar por el lado oeste, y por el este se ubica la Meseta Utsukushigahara de dos mil metros de altura.

Matsumoto ofrece muchas alternativas de esparcimiento natural como la práctica del senderismo, paseos en bicicleta, etc. con un fondo de paisaje cambiante según la estación del año. Si la preferencia del visitante es la cultura, cuenta con festivales locales, bares y cafeterías, que aún conservan la arquitectura típica tradicional japonesa, para disfrutar de un delicioso paseo por la ciudad.

En el Castillo Matsumoto se puede acudir a programaciones musicales, así como relacionadas con la flor del cerezo o al evento de la luna de otoño. (ver artículo: Monte Fuji)

Dejar Comentario