≡ Menu




Castillo de Chapultepec: historia, ubicación, arquitectura y más.

El Castillo de Chapultepec es una de las edificaciones más encantadoras y atractivas que existen en la ciudad de México, por sus grandes reliquias que allí se encuentran. Es tan hermoso como el Castillo de Vincennes y el apoteósicoPalais Royal, dos joyas totalmente dignas de admirar.

Castillo de Chapultepec 1

Castillo de Chapultepec

Recordar y traer a colación hechos acontecidos en un magno edificio como el Castillo de Chapultepec nos lleva a realizar un maravilloso recorrido por la hermosísima historia de México desde el siglo XVI hasta la afirmación de autonomía de 1917 y el palacio del emperador Maximiliano de Habsburgo y la emperatriz Carlota.

Esta fortaleza, es considerada como  una posición de preservación de la artesanía y la historia, que describe de una manera muy enfática un tanto el pasado. Puede describirse como un hermoso  Castillo con las escaleras de mármol y los lofts neoclásicos, se pueden apreciar  armas, monedas, atuendos y letras muy realzantes.

 Así como también obras de arte de luchas épicas, los carruajes oficiales de Benito Juárez y el emperador Maximiliano, y además formas que hablen a la vida cotidiana. Para sacar el máximo provecho de sus recintos de vegetación brillante,  es menester considerar los pequeños restaurantes alrededor del castillo.

 Es por consiguiente una grata manera de poder realizar un buen  disfrute de un recorrido perfecto del plato del molino.  Además cuenta con una vasta extensión conformada por un preciosísimo Bosque,  el cual funge como asilo para la ciudad de Tenochtitlán, es un espacio verde único.

Y es en 1785, cuando precisamente se vio el inicio del desarrollo de la principal mansión monárquica en América Latina muy bien llamada  El Castillo de Chapultepec edificación que fue Trabajada bajo la dirección del virrey Bernardo de Gálvez y los diseñadores Francisco Bambitelli y Manuel Agustín Mascaró.

Es de destacar que con los buenos y malos momentos del cambio que sufrió  México,  esta proyección se alejó de ese origen y experimentó etapas distintivas, considerando que en 1833 se convirtió en la oficina central del Colegio Militar y en 1847 fue el escenario de la batalla de Chapultepec, una de las peleas más notables en la nación en la que sus oficinas fueron protegidas de la intrusión estadounidense por una reunión de cadetes jóvenes.

No obstante, su período más conocido fue el de 1864 a 1867 con los gobernantes Maximiliano y Carlota, época en la cual obtuvo su clima de clase europea y refinamiento de la mano de los diseñadores mexicanos, por ejemplo, Ramón Rodríguez Arangoiti y Eleuterio Méndez. Obra que consolidó la innovación y el sueño de parentesco real.

Después de este tiempo de esplendor y guerra, la mansión fue el hogar del Observatorio Astronómico, Meteorológico y Magnético de México (1878-1883), hasta el momento en que regresó a su origen único y fue utilizado como un arreglo de vida por figuras. Por ejemplo, Porfirio D az (quien agregó ascensores a sus oficinas), Francisco I. Madero, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón.

El 3 de febrero de 1939, el Castillo de Chapultepec se anunció como un hito digno de mención y se convirtió en el campamento base del Museo Nacional de Historia, una aventura. Abrió sus caminos a la población en 1944, el sitio está aislado en dos zonas: la sala de exposiciones y el Alcázar.

La curaduría del centro histórico comienza su viaje en la cultura mexica, pasando por los cambios del México autónomo y logra la sociedad actual. En sus 19 habitaciones se pueden ver diversas piezas, por ejemplo, el estandarte del Primer Imperio, la corona de oro, los rubíes y el espléndido Benito Juárez, figuras prehispánicas, mapas de los trazos primarios de la ciudad.

Óleos de mediados del siglo XVIII, vestidos  y adornos  de El Alcázar, monitoreado por los carruajes utilizados por Maximiliano y Carlota. Aquí, la caminata en el tiempo es más prominente en vista del hecho de que los huéspedes pueden ver los utensilios, las habitaciones, los armarios.

El salón, el área del salón, la cocina y los diferentes espacios que poseían sus habitantes. El Castillo de Chapultepec es un indiscutible indicio de la abundancia auténtica y compositiva de México, una mezcla de diseño neoclásico y neogótico que une en sus divisiones, viveros de patio y corredores en varias instantáneas clave de nuestro pasado.

¿Cómo llegar al Castillo de Chapultepec?

La mejor forma que puede usarse es llegar por el Paseo de la Reforma,  por el Circuito Interior o la Avenida Constituyente. Las estaciones de metro más cercanas son Auditorio y Chapultepec. El último tiene un acceso inmediato al Castillo.

Excepto si lleva a un pequeño visitante deberia prepararse, para alcanzar el Castillo de Chapultepec, situado en el punto central del centro de recreación,  en donde debe subir una cuesta precaria; que muy, a pesar de todos los problemas o inconvenientes  que suela encontrar,  aun desde allí obtendrá una vista muy bonita con una perspectiva  increíble.

Ubicación

Nuestro maravilloso Castillo se halla ubicado de manera muy específica en la Ciudad de México, a una altura de 2325 metros sobre el nivel del océano. Demostrado que el mismo fue  trabajado por el Virrey Bernardo de Gálvez y Madrid en la ladera del Chapulín.

Finalidad

Es de señalar que para los tiempos de actualidad, este hermoso Castillo se ha convertido en un  Museo Nacional de Historia muy organizado,  cuyo papel principal es la preservación, el estudio y la presentación de los componentes de la forma de vida que los individuos mexicanos crearon en medio del período.

 En ese momento, en el éxito de México había una parte de las propiedades otorgadas a Hernán Cortés, sin embargo, en 1530, mediante pronunciamientos imperiales, se otorgó a la ciudad para el entretenimiento de sus ocupantes. Así también como el Castillo de San Carlos Borromeo y el Castillo de la Eminencia, muy peculiares por su belleza y estructura.

Estructura  del Castillo de Chapultepec?

La fortaleza tiene un camino que asociaba específicamente la majestuosa morada al punto central de la ciudad. Después de esto, el edificio quedó nuevamente en abandono,  que luego de 10 años se convirtió en el principal observatorio galáctico en México por solo 5 años.

En el momento en que Bambitelli, en La Habana, el capitán Manuel Agustín Mascaró asumió el control del título de la empresa que llevaba el proyecto y, en medio de su residencia, las obras se realizaron a un ritmo acelerado. Posteriormente, se culpó a Mascaró por construir un puesto con el objetivo de desafiar a la corona española.

 Su repentino fallecimiento ocurrió el 8 de noviembre de 1786, se acepta que podría haber sido perjudicado, sin embargo, no había ninguna prueba para ayudar a esta suposición. La Corona española solicitó que el desarrollo se descargue a un valor comparable al de una quinta parte del total gastado en la empresa, ya que no tenían un arquitecto en control.

 En el momento en que no se descubrieron compradores, el virrey Juan Vicente Güermes Pacheco utilizó el trabajo para albergar el Archivo General del Reino de Nueva España, un pensamiento que no tuvo éxito, a pesar del hecho de que se prepara para esta intención en ese momento.

En medio de la independencia de México (1810-1821). El castillo se abandonó hasta 1833, año en que el edificio fue un Colegio Militar; Esto provocó algunas reestructuraciones, incluyendo otra atalaya.

Cayó en el abandono, poco después, después de que el Segundo Imperio Mexicano cayera en 1867, después de diez años, en 1876, se construyó un anuncio, que fue la sede del principal observatorio galáctico en México, que se inauguró en 1878. El observatorio fue utilitario durante un período de cinco años, después de lo cual fue elegido para trasladarlo al arreglo de vivienda anterior del supervisor eclesiástico.

Reconstrucción

Ha experimentado aumentos y rediseños, y tiene diferentes patios, escaleras y jardines entre los que emerge el Alcázar, entradas y corredores. En 1882, en medio del mando del presidente Manuel González Flores, también llamado «El Manco de Tecoac», ya que optó por transformarlo en un hogar oficial una vez más.

Continuó utilizándolo como un arreglo de vivienda oficial hasta el 3 de febrero de 1939 cuando el presidente Lázaro Cárdenas del Río anunció una ley que estableció el Castillo de Chapultepec como el campamento base del Museo Nacional de Historia, con las acumulaciones de la riqueza artística y cultural como reliquias excepcionales.

Arquitectura

El Castillo de Chapultepec fue trabajado muy minuciosamente  en el período del Virreinato de Nueva España como un hogar de fines de primavera para el Virrey. En 1863 Maximiliano lo aceptó como habitación oficial dándole un estilo neoclásico situado por la mansión.

Un par de años después del hecho, Porfirio Díaz lo involucró como un arreglo de vivienda oficial y lo reconstruyó. El Castillo de Chapultepec ha sido visto como un destacado entre los lugares más percibidos en la historia que tiene, ya que las fuerzas armadas, los presidentes y los jefes han dejado su defecto en la memoria nacional.

El baluarte de Chapultepec ha sido considerado de manera confiable como algo esencial desde entonces, ya que en ocasiones precolombinas había algunos paraísos y era el lugar de descanso para los gobernantes. Incorpora una amplia gama de ingeniería, comenzando con sus maravillosos exteriores.

Después de sus hitos, pisos, techos a barandillas de estilo excepcionalmente europeo. La fortaleza, que es extremadamente antigua, aún conserva su magnificencia y estilo. En su estilo estructural, ubicamos un perfil de vanguardia en sus inicios, cuando aún se pensaba en una residencia real.

En el año 1846 se alistaron los modeladores Car Gangolf Kayser,  Julius Hofman, y Carlos Schaffer, quienes le dieron un estilo neoclásico en su ingeniería. Por fin, en una de las reproducciones, se limpia su exterior de decoraciones, con el objetivo final de tener un estilo neoclásico por completo.

Asimismo, se han realizado ajustes por parte de los modeladores austriacos, franceses, belgas y mexicanos, en lo que había sido el jardín del Palacio Virreinal por orden de Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota, después de la caída del dominio en 1867, el edificio estuvo desierto hasta 1872.

El Castillo de Chapultepec está situado en la ladera de Chapultepec, con una estructura prominente, tranquila y fuerte. Fue reconstruido por el ingeniero Vicente Manero para ajustar el Castillo a los elementos de un Museo Nacional. Para los aztecas, creados por los españoles, modificados y mejorados por los franceses, y esperados como propios por los mexicanos.

Se compone de un gran estilo inmortal con énfasis en el período, por ejemplo, mármol y pasillos con ventanas, dando reverberación a las residencias reales europeas. El castillo será considerado de manera confiable como riqueza nacional, por las capacidades que satisface hoy y los componentes que lo establecen.

Debido a la conexión entre el diseño de la escena del Bosque, la ingeniería provincial y republicana del Castillo sobre la colina y el diseño contemporáneo en las partes más bajas. En los últimos tiempos, la empresa esencial para su protección fue impulsada.

Castillo de Chapultepec por dentro

En el interior descubrimos algunos patios, antesala, extensos corredores y algunos invernaderos, incluido el jardín Alcázar. El Castillo de Chapultepec, cuyo desarrollo comenzó el 16 de agosto de 1785 en la antigua casa de oración dedicada al principal mensajero celestial San Miguel.

 En el punto más alto de la pendiente, se trabajó a 2,325 metros sobre el nivel del océano, en un territorio con una disposición de tierra de raíz volcánica que se rellenó como un asentamiento para grupos de personas prehispánicas.

El sitio tuvo recreaciones, modificaciones y ajustes en su ingeniería, debido al daño que causaron los asaltos del Ejército de los Estados  Unidos. El 12 y 13 de septiembre de 1847. A esto se debe incluir el desarrollo de algunas habitaciones en el segundo piso del Alcázar.

Niños héroes

Es el Nombre convencional que se les asigna a los seis cadetes del Colegio Militar que pasaron caballerosamente en la protección del Castillo de Chapultepec.  Fueron seis jóvenes que mostraron gran gallardía en medio del fuego desprendido de la guerra en la lucha de la libertad para México.

Época Prehispánica

Debido a las obras arqueológicas que se han encontrado, sigue existiendo un lugar con las diversas reuniones desde el Preclásico hasta la entrada. Entre los restos más notables se encuentran: restos de huesos, producción de loza y piedra que tienen un lugar con el Preclásico.

Estancias de internamientos teotihuacanos del Clásico; Prueba de que el sitio fue sin duda un tolteca perdurable. En lo que a ellos les importa, los mexicas dejaron numerosos indicios de su esencia en el sitio. Hicieron algunas obras, entre las cuales se encuentran un divisor de retención, un conducto de reservorio y un altar, la mayoría del Postclásico. Muy similar a la Catedral de Notre Dame.

El Asentamiento

Según la referencia principal de esta oportunidad al sitio que llamamos Chapultepec, esto ocurrió, desde el minuto primario y durante un breve período. En 1530, Carlos V solicitó que la pendiente y el centro recreativo se rindieran en cese de la ciudad para el entretenimiento de sus ocupantes.

 Dentro de sus puntos de corte había una línea de producción de polvo que funcionó hasta 1784, cuando una explosión devastó el edificio. En  la época de los años de 1556 y 1558 los franciscanos trabajaron, en las partes restantes del lugar sagrado de los mexicas, una glorieta de oración dedicada a San Miguel Arcángel.

Que en el siglo XVII se ajustó y obtuvo una forma rectangular. En medio de los siglos diecisiete y dieciocho, se fabricaron tanques, trincheras, conductos de reservorios y canales de agua; sin embargo, lo más vital fue su desarrollo.

En 1784, el virrey Matías de Gálvez decidió construir otra casa de la nación y envió al especialista Francisco Bambiteli para que estableciera los planes. La limpieza y la preparación de la tierra comienzan y se fabrica el divisor que abarca el jardín.

En la época del virrey Bernardo de Gálvez (1785-1787) se terminó la obra primaria del castillo, bajo la supervisión del diseñador Agustín Mascaró. El emisario Antonio Flores recibe de la corona la petición para venderlo. En medio de la segunda cuenta de Revillagigedo (1792).

En el sitio se presenta allí el Archivo General del Reino de Nueva España, a pesar de que el compromiso no se ha completado. Por fin, en 1806, la propiedad se vende al Ayuntamiento de la Ciudad de México. El edificio quedó destruido y el Tesoro Real ofrece vidrios, entradas y ventanas.

El Escenario Militar

Después de un temblor sísmico que realmente dañó el funcionamiento en 1819, lo que podríamos llamar el escenario militar iniciante.  Y en 1843 se finalizan las obras que permiten el establecimiento del Colegio Militar. En un abrir y cerrar de ojos ante la intercesión de América del Norte se realizan algunos trabajos de fortaleza.

Castillo de Chapultepec 1

Con el objetivo final de enfrentar la lucha que finalmente ocurrió en 1847. Después de esta escena, el edificio se reacondicionó y el Colegio Militar se reinstaló, más de dos períodos: 1861-1863 y 1882-1914.

La Etapa Imperial

En 1864, Maximiliano de Habsburgo y su importante esposa Carlota eligieron el castillo como su hogar y dispusieron que se hicieran pocos cambios en las habitaciones, las puertas, los recintos de vegetación y los pasajes, y nuevos establecimientos impulsados ​​por el agua.

Entre las progresiones, emergen la Escalera de la Emperatriz y las representaciones de Las Bacantes, que se colocan en los pasillos del Alcázar, que fueron hechas por Santiago Rebull y que vencen hasta el presente.

La casa oficial

El presidente Sebastián Lerdo de Tejada declaró que el castillo funcionaba como un arreglo de vivienda oficial en 1872, y desde ese momento se hizo una progresión de ajustes. En la temporada de Porfirio Díaz,  el Castillo obtiene gran parte de la fisonomía que hoy conocemos.

Castillo de Chapultepec 1

Meteorológico y magnético, para lo cual se realizan algunos ajustes que incorporan las salas del ejecutivo, el experto espacial, el meteorólogo y los investigadores.  Por lo que  en 1883 se solicitó su intercambio.

A solicitud del Ministerio de Guerra y Marina, el Colegio Militar regresó por segunda vez a Chapultepec, en 1882. Posteriormente, se armaron nuevas oficinas: patios, piscinas, baños, talleres, salas de estar y cuartos, y además una clínica. El desarrollo se mantuvo así hasta 1916, cuando fue pulverizado.

Otras obras destacadas fueron los principales establecimientos eléctricos y de transmisión, un rayo, dos ascensores, uno de agua y el otro eléctrico, la escalera de los Leones y las ventanas de vidrio que se trajeron desde París y que hoy se conocen como «el con plomo”.

Estilo y Componentes Auténticos.

Posteriormente, Francisco I. Madero fue el personaje que solicitó ampliar los pasajes del Alcázar y Venustiano Carranza solicitó la pulverización de parte del edificio militar. En lo que a él le importa, Álvaro Obregón introdujo los lugares de trabajo del Ministerio de Desarrollo en una parte del antiguo desarrollo militar y le pidió al dibujante Antonio Rivas Mercado que describiera el exterior.

 Asimismo, se ajustaron el jardín y la presencia del pasaje; El diseñador Antonio Rivas Mercado actualizó la chapa oeste. En el jardín había algunas pérgolas, una fuente y un Monumento a los Héroes de los Niños, hechos por Ignacio Asúnsolo; Antes de las Escaleras de la Emperatriz, se fabricaba la Fuente del Chapulín.

En 1933, se colocó una pintura mural muy hermosa de Eduardo Solares en las Escaleras de los Leones. Su desarrollo se remonta al año 1785 por el Virrey Bernando de Gálvez, quien fue introducido en Nueva España.

Fue quien hizo los arreglos para su desarrollo en la ladera de Chapultepec con la asistencia del Capitán de Infantería Manuel Agustín y Francisco Bambitelli, a pesar del hecho de que no fueran los responsables de su decisión, este castillo requirió algunos personajes y manos para terminar el trabajo de diseño.

El estilo extravagante prevalece en el desarrollo, cada corredor tiene puntos de interés de buen gusto e impacto europeo. Las salas son observadores de las elecciones políticas vitales y ocasiones que se tomaron.

Protestas de marcas, por ejemplo, las exquisitas boyas, accesorios de techo, platos, vidrios, espejos, lienzos, muebles y baños. Las extensas ventanas de vidrio recolored magnifican la especialidad del siglo XIX, donde se observa parte del folklore griego de las damas. También los cautivantes viveros de patio, los patios, la asociación de todos estos da claridad al actual Museo.

Residencia de Personajes Importantes

Dentro de los grandes personajes que quedaron registrados  y que vivieron en esta mansión y que ocuparon cargos esenciales en México como el reino de Maximiliano y Carlota en 1864. Hogar de presidentes mexicanos, por ejemplo, Carranza, Obregón, Elías Calles, Portes Gil y Rodríguez Abelardo.

Hasta el año 1939, cuando el presidente Lázaro Cárdenas construyó el sitio como un legado nacional, y en 1944 se inició como el Museo Nacional de Historia. Al mando del emperador Maximiliano, Ramón Rodríguez Arangoiti y Eleuterio Méndez fueron los planificadores mexicanos quienes terminaron el trabajo para construir el estilo de avance y el sueño característico del Castillo de Chapultepec.

Curiosidades

Es  uno de los lugares más queridos por un gran número de visitantes nacionales y externos es sin duda el Museo Nacional de Historia, también llamado Castillo de Chapultepec.  La mansión de Chapultepec se trabajó a mediados del siglo XVIII, y hoy es la estación central del Museo Nacional de Historia.

Sin embargo, a pesar de su excelencia irrefutable, la propiedad mantiene muchísimas anécdotas que son dignas de admirar en cada uno de sus vestíbulos, pasillos, recintos de verdor y alrededores que conservan una cantidad ilimitada.

Castillo de Chapultepec 1

Se hizo en la temporada del Virreinato de Nueva España como un hogar de medio año para el emisario Bernardo de Gálvez, quien solicitó el desarrollo de una casa de la nación en el propósito más elevado de la pendiente de Chapultepec.

Alexander von Humboldt visitó el sitio en 1803 y denunció la oferta de las entradas, ventanas y vidrios de la residencia real como un método para recaudar fondos. En ese año, el edificio fue el área del Colegio Militar

El edificio cayó en abandono, poco a poco, después de la caída del Segundo Imperio Mexicano en 1867. Casi diez años después del hecho, en 1876, se anunció que era el sitio del observatorio cósmico principal en México, que inaugurado en 1878

Hoy en día todavía se utiliza como centro histórico, sus 19 habitaciones contienen una amplia variedad de artículos que muestran el trasfondo histórico de México desde el éxito español, con diferentes protestas, por ejemplo, capa protectora medieval, espadas y pistolas entre numerosos otros. En 1996, la mansión se utilizó como escenario de la película Romeo y Julieta, con Leonardo Di Caprio.

Castillo de Chapultepec 1

Áreas del Castillo de Chapultepec por dentro

Las áreas de exhibición se dividen en dos partes: la primera, en el área ocupada por el antiguo Colegio Militar, donde las salas muestran el período histórico desde la Conquista hasta la Revolución de 1910; y el segundo, la fortaleza, donde se exhiben los muebles del emperador Maximiliano.

Hay más de 40 áreas que sintetizan la historia de México, incluyendo obras pictóricas y escultóricas, vestimenta, tecnología, numismática, instrumentos musicales, utensilios de plata y cerámica, banderas, carros y documentos.  Cuenta con un auditorio, sala de exposiciones temporales, biblioteca, fototeca, librería y cafetería. Ofrece servicios educativos, visitas guiadas, asesoramiento escolar y audio guías.

 Y que alberga las residencias más lujosas, los museos más interesantes, hermosas arboledas, lagos, un zoológico e incluso un parque de diversiones.  El segundo está ocupado por la Feria y el tercero está ocupado por un parque acuático donde se celebran diversos espectáculos con animales marinos y el maravilloso mundo del  Atlantis.

Chapultepec fue una vez el lugar de descanso de los emperadores aztecas y un testigo mudo de la historia de la ciudad, al tiempo que alberga algunos santuarios. Incluso hoy se puede observar, no sin dificultad, una caverna escondida en la colina de Chapultepec, considerada por los aztecas como una de las dos puertas de acceso al inframundo.

En la cima de la colina se construyó en el siglo XVIII una residencia enorme que luego se convirtió en un Colegio Militar. Más tarde, el emperador Maximiliano de Habsburgo estableció su residencia allí, quien solo mejoró el sitio y lo embelleció, comunicando el castillo con el maravilloso y extraordinario Centro.

Mapa

El Castillo de Chapultepec se ha utilizado para varios propósitos, como la residencia de varios Presidentes del país, pero finalmente fue donado al Estado. Allí podrá aprender un poco sobre la historia de los presidentes y emperadores a través de diversas piezas, murales, pinturas, cerámicas, muebles y carruajes. No te puedes perder el recorrido por las salas de la emperatriz Carlota y el emperador Maximiliano, que están intactas.

Dejar Comentario