≡ Menu




Templo de Júpiter Capitolino, conoce de esta antigua edificación romana.

Templo de Júpiter Capitolino, en la antigua Roma represento el centro de culto religioso dedicado a los principales dioses Júpiter, Juno y Minerva que conformaban la triada capitolina, donde se le hacían sacrificios y ofrendas. Ven y descubre sobre este Templo

TEMPLO DE JÚPITER CAPITOLINO

Templo de Júpiter Capitolino es el mismo conocido como Templo de Júpiter Óptimo Máximo, este templo se construyó para rendir culto al dios Júpiter Optimus Maximus , así como a los dioses Juno y Minerva los cueles eran los dioses principales para los romanos de la antigua Roma. Este Trio de dioses es la conocida como la triada capitolina, y por ser los principales dioses de los romanos de esa época el templo representaba la edificación de culto más importante para ellos. (ver articulo: Templo de Artemisa)

El templo de Júpiter Capitolino fue construido sobre la colina capitolina en la Roma antigua y la dirección actual de los restos de este templo es Vía del Templo de Júpiter Roma Italia.

Historia

El Templo de Júpiter Capitolino fue levantado en Roma con la finalidad de convertir a la ciudad en el centro de culto, ya que previo a su construcción los oficios de culto se concentraban en las montañas de Alba Longa. Luego de su construcción se logró el cometido de la supremacía del Templo de Júpiter Capitolino y cada año se reunían los pueblos para realizar en este templo sacrificios y ofrendas a la triada capitolina. Treinta de los 47 pueblos que se congregaban eran latinos.

Lucio Tarquinio Prisco quinto rey de Roma se encargó dar inicio a la construcción del Templo de Júpiter Capitolino y de acuerdo a las investigaciones de los historiadores, se la atribuyen a Marco Horacio Pulvilo, ubicándolo en el año 509 antes de Cristo.
En el templo de Júpiter Capitolino se tenía la particularidad de llevar el conteo de los años colocando un clavo en el lado derecho del altar de la triada capitolina, cada mes de septiembre, mes que se tiene como fecha de apertura del templo el cual era la fecha de aniversario del templo.
El quinto rey de Roma logro financiar el templo de Júpiter Capitolino por medio de los tesoros de conquista de guerra sobre la región de Apiolae. La ambiciosa construcción del Templo de Júpiter Capitolino abrasaba dos santuarios pre existente que les rendían culto a los dioses Terminus y Iuventas. Además con esto Tarquino atrajo para el templo de Júpiter Capitolino a los primitivos habitantes que le rendían culto al dios Aventino hijo de Hércules y Rea, que eran los dioses de Alba Longa.

A las puertas del Templo de Júpiter se culminaban los sacrificios ceremoniales, bajo prácticas de adivinación presidida por augures que utilizaban altares portátiles. El interior del Templo solo se usaba para guardar los utensilios de los sacrificios, los libros sibilinos y el ánfora capitolina.
El sacerdote o líder religioso hacia la celebración al dios Júpiter Optimus Maximus que traducido a la lengua castellana significa: Júpiter el mejor y más grande dios, al cual los romanos de la época le atribuían el poder del trueno y el relámpago, el más grande de la triada capitolina. Por lo que el Templo de Júpiter Capitolino fue para esa época en centro de atención del Poder de Roma.
Frente al Templo de Júpiter Capitolino se erigía la plaza capitolina con pequeños Templos que le rendían culto a otras divinidades de menor rango o poder.

Destrucción y Reconstrucción

El Templo de Júpiter Capitolino fue destruido a raíz de un incendio a los 83 años antes de Cristo desapareciendo también la estatua de culto conjuntamente con los libros sagrados guardados en el interior del Templo.
El templo de Júpiter Capitolino se reconstruyó con piedra de mármol en los tiempos de Sila Cónsul de Roma, pero luego vuelve a sufrir otra destrucción en el año 69 antes de Cristo.
La estatua que se destruyó a raíz del incendio, la remplazo una colosal escultura elaborada por Apolonio el cual se usó como inspiración al padre de los dioses del olimpo Zeus. Se cree la hipótesis de que los romanos en la época fijándose en la colosal escultura del dios Júpiter elaboraran otras en tamaños más pequeños, estimándose que pudiera ser la de Júpiter de Otrioli. (ver articulo: Templo de Zeus)

Hoy en día de este templo solo quedan ruinas, conservándose apenas tres ángulos y algo del muro que fungía de base o fundación. Del muro quedan 19 hiladas de bloques de cappellaccio en la parte de atrás del Templo.

Las ruinas que aún se conservan en el sitio donde se levantaba el Templo de Júpiter Capitolino que son la base y el pedestal, lo conforman grandes muros paralelos elaborados con bloques cuadrados de piedra gris que da una idea de la magnitud de la losa base del templo aproximadamente unos 3286 metros cuadrados.
En las proximidades del Templo de Júpiter Capitolino se construyó un Museo llamado el Museo Capitolino. (ver articulo: Basílica de San Pedro)

Dejar Comentario