≡ Menu




Aprende todo sobre el Foro Romano y algo más de su historia

El Foro Romano fue una institución que  se dirigió más que todo al centro operativo de la  Roma antiquísima, aconteció que en estas instalaciones se hiciese la presencia general pública, social y relacionada con el dinero del marco de tiempo republicano y el Imperio mismo,  su estructura es muy similar a la  edificación antiquisima del Tesoro de Petra.

Foro Romano 1

Historia del Foro Romano

Cabe resaltar que en estas instalaciones fue donde precisamente funcionó la zona en la que la vida abierta y religiosa de la antigua Roma se hizo; es, como uno con el Anfiteatro, el mejor ejemplo de criticidad del Imperio Romano que se puede ver hasta la actualidad.  Todo surge cuando una vez finalizado el Imperio, el Foro Romano se dejó en la vacante y poco a poco se aseguró como lo real y habitual a nivel institucional. (Ver: Tesoro de Petra)

A todo ello fungió de forma muy Independiente  en el espacio latente del siglo XVI, espacio en el que  se conocía la cercanía y la región del Foro, mas sin embargo no fue sino, hasta el siglo XX cuando se hicieron los descubrimientos y las planificaciones pertinentes y requeridas para que funcionase como un Foro realmente. Como una rareza, la zona en la que se encuentra el Foro fue, al principio, un lugar empapado de muchísima envergadura por lo rudo y duro del terreno. Más en el siglo VI aC, la zona fue drenada por la Cloaca Máxima, una de las principales estructuras de alcantarillado del planeta.

Construcción

En la actualidad solo quedan partes de la parte superior negra, secciones y un par de hitos. Es un territorio rectangular aislado, trabajado al pie de la colina Capitolina, con tres lados en los que había estructuras reforzadas y en el cuarto lado restante, un asilo centrado en Venus cuando la reunión de Julio César dijo que empezaron o se deslizaron de esta diosa.

Antes del refugio, colocó una estatua de sí mismo montando el caballo de Alejandro Magno. Julio César intentó ser tan asombroso como parecía ser el gobernante macedonio. La charla inadecuada de César se inició en el año 2 a. C., luego de haberse incorporado una segunda plaza increíble: la reunión de Augusto. Tenía un alto divisor que lo separaba y manejaba las bengalas previsibles que ocurrían a la luz del hecho de que la mayoría de las estructuras romanas, a la larga, estaban trabajadas de madera y encendidas con luces de aceite.

Otra parte del Foro Romano es que la curva de Tito es una entrada agradable. Esta es la más preparada de la ciudad y, como los giros de cambio, se hicieron merecedores de haber ganado una batalla. Por esta circunstancia, una batalla a los judíos. La parte del evento social que está mejor protegida está en el Templo de Antonino y Faustina, y esto es así a la luz del hecho de que después de ser el asilo que fue, se usó como un conjunto. El exterior de sus secciones es del siglo XXVII. Antonino hizo este refugio cuando su ser querido pateó el cubo.

Significado del Foro Romano

Era lo que se denominaba un espacio abierto en las antiguas redes urbanas romanas con límites comerciales, presupuestarios, religiosos, administrativos y fiscales, y también era el lugar donde los ocupantes romanos solían terminar su movimiento abierto, que los mantenía en total relajación divertida, según lo que ellos consideraban.

Al principio, el término Foro se usaba para indicar el lugar de una ciudad donde se establecía el mercado. Fue en una de las cuatro entradas de la ciudad tanto del cardo como dos del de cumano y durante mucho tiempo se dispuso como centro fuera de las divisiones de ahí el nombre de ocasión social, que implica afuera. Este mercado llegó a incluir una especie de asociación con el mundo exterior. En cualquier caso, desde el siglo VIII a. C. el diálogo se convirtió en una plaza porticada, dispuesta formalmente dentro de la ciudad.

En el discurso se descubrieron los segmentos más básicos de la ciudad: el refugio, donde las criaturas celestiales eran amadas y, desde Octavio Augusto, el gobernante; la basílica, donde se ofrecía valor, y además, era el punto de convergencia de la vida relacionada con el dinero; las elecciones, que tenían límites tanto constituyentes como administrativos, bajo el control del Senado; la fortuna, la curia, con límites legítimos; y el registro, El encuentro se organizó en el punto de cruce del cardo con el de cumano e incluyó el punto de convergencia de la ciudad y de la vida abierta romana.

El discurso romano que ascendió en las regiones urbanas existentes como generalmente abierto, roto y no presenta una organización pasada; Sin embargo, en redes urbanas hechas de nuevo, se puede ver en gran medida una orquestación cautelosa. Desde el siglo III a. C., las conversaciones comienzan a cerrarse a través de corredores. Más tarde los eventos sociales se transformarían en los antepasados ​​de los puntos actuales.

Arquitectura

Casi ningún espacio ha sido tan sorprendente en el paisaje del urbanismo como el Foro Romano, no solo desde el punto de vista urbano del edificio, sino también social y social. Sin lugar a dudas, incluso hoy en día, la reunión de palabras se utiliza como un lugar donde las personas se reúnen y miran temas de interés. A pesar de la forma en que las conversaciones se movieron en tamaño y límites, hay un par de características que fueron básicamente discontinuas en su plan. (Ver articulo:Templo Dorado en la India)

En caso de duda, los diálogos tienen una forma geométrica, esencialmente rectangular en  distintos grados 2 a 3, como títulos de Vitrubio, incluidos por pórticos.  Que albergaban diversos límites como los religiosos fomentando algo cercano a un amplio asilo, urbanos instruidos por una basílica y empresas  como tiendas y mercados distintivos.

De la misma manera fue fundamental encontrar un teatro y una ducha abierta, y lo que es más, la curia  que era utilizada para reuniones de la cámara común y el comitium para eventos políticos sociales. Entre los diversos rasgos del Foro Romano, podemos decir que al principio había sido una tierra pantanosa, que fue drenada por los tarquines a través de la «Cloaca Máxima». Sus definitivos travertinos tope negro, que en la actualidad se puede ver, data del estándar de César Augusto.

Visita

Una visita imprescindible es visitar Roma y no pasear por el Foro, que le  lleva después de ir a París y no ver la Torre Eiffel. Visite la Vía Sacra, cierre los ojos e imagine cómo se veía hace más de 20 siglos, cuando Julio César caminó alrededor de ella. El Foro Romano es un magnifico campeón entre los lugares más impresionantes y cautivadores de la ciudad, por lo que definitivamente no es difícil experimentar un par de horas caminando por sus asilos sin agotarse.

Qué descubrir en el Foro Romano

Incuestionablemente, al investigar estas partes restantes, se da espacio a la subjetividad y la vitalidad imaginativa. Cada persona que lo visite será presentada de manera sorprendente, o si no se verá otra cosa. Lleva después un rompecabezas; Hay un segmento que vemos preparado, de todos modos hay mucho que recrear en tu mente.

La Curia es un campeón entre las estructuras más agregadas y atractivas para los visitantes del evento social, prestando poca atención a la perseveración a través de varios incendios. El piso es rectangular, en los dos lados largos de la sala estaban las gradas con los asientos del senado romano, y en el lado corto estaba el escenario del presidente romano. Era una iglesia cristiana en el año 630 y más tarde una especie de asamblea en la que se hablaba de reflexionar sobre el Senado del tiempo, como el mejor poder definitivo.

Foro Romano de noche

Es imaginable lograr algo nuevo y novedoso, especialmente en el caso de que nos vayamos a una ciudad enormemente amplia como Roma. Si está esperando algo en gran medida vigorizante, no se pierda la noche para visitar el Coliseo. Es una oportunidad ineludible de ver el Anfiteatro Flaviano observado desde otro punto de vista progresivamente melancólico.

Imagina lo encantador que es caminar por el entorno grabado de la Antigua Roma, entre el encanto, los rompecabezas y las leyendas, bajo la luz de la cautivadora luna romana. En caso de que visite Roma en medio de la noche con la familia, socios o con su accesorio, puede aturdirlos con un regalo extraordinario. Visite el Coliseo en medio de la noche y respire la noche romana como si el tiempo se hubiera detenido.

Este lugar está incluido por un aire verdaderamente envuelto. Hay diminutos rincones y sombras donde un par de turistas afirman que han escuchado voces de guerreros y han visto la aparición de algunos de ellos. Ciertamente esta experiencia te amará. Una alternativa y una de las únicas intenciones es dar un paseo nostálgico en el punto de convergencia de Roma y, por otra parte, combinar la intriga y la vitalidad imaginativa en lo más diminuto de la casa.

Durante una hora me he quedado dentro del Coliseo. En medio de todo esto he ido por todas partes y me he trasladado al propósito más asombroso de las gradas. Allí, sentado frente a la luna, con el amplio bazar a mis pies, pensé sobre las sobras aplastadas, ancladas con nieve transitoria, y el cielo estable, decorado con sus luces ilimitadas, de estrellas comparables que aconsejaron los creadores de Roma, de una luna similar que vio pensar a los Gracchi.

Foro Romano Imperial

Los discursos radiantes (Fori Imperiali en italiano) son un movimiento de desarrollos del evento social romano realizado en medio de la época republicana y el comienzo del período glorioso. Los gobernantes particulares levantaron sus propias ocasiones sociales para dar forma a un complejo colosal en el punto de convergencia de Roma.

Los Foros Imperiales son extensiones del Foro Romano, terminadas por Julio César hacia el final de la época republicana, y más tarde por un par de soberanos: Augusto, Vespasiano, Nerva y Trajano. Están repartidos en dos por la Avenida de los Foros Imperiales.

Dejar Comentario