≡ Menu




Aprende todo sobre la Torre Blanca de Tesalónica

La Torre Blanca de Tesalónica es un grandioso monumento en forma cilíndrica construido en el siglo XV, frente al mar Mediterráneo, durante el sultanato otomano de Solimán el magnífico, emblemático de esta ciudad griega, capital de la región de Macedonia central.

Torre Blanca de Tesalónica

Torre Blanca de Tesalónica

El doble propósito del sultán Solimán de levantar durante su gobierno esta imponente estructura cilíndrica a orillas del mar Egeo o Mediterráneo fue fortalecer el escudo protector de la ciudad ante ataques extranjeros y servir como lugar de encarcelamiento y escarmiento de los opositores y enemigos del imperio.Esta segunda función de la edificación la hacen testigo de un oscuro pasado de sufrimiento, tortura y muerte de presos.

Estructura

Torre Blanca de Tesalónica

La estructura que se mantiene en pie sustituyó en el mismo punto una de estilo bizantino construida por Eustacio Kataflor posiblemente durante la invasión de los francos.
Solimán el magnífico levantó la torre actual durante su sultanato en el periodo del imperio otomano o turco, posiblemente en el siglo XV, con fines de integrarla a la muralla defensiva del puerto de Tesalónica y como prisión. Se le atribuye su diseño y arquitectura a Mimar Sinan, por la semejanza que guarda con otras obras de su autoría.
Como cárcel, a la Torre Blanca la convirtieron en el trágico escenario de una mortandad de presos ordenada por el sultán Mahmud en 1826, suceso que le ganó el apodo por mucho tiempo de Torre Sangrienta.La guardia de jenízaros estuvo a cargo de su resguardo en sus tiempos de lugar de encarcelamiento de los enemigos del sultán.
En 1866, la Torre sobrevivió a la destrucción del escudo amurallado de Tesalónica y cuando el ejército heleno reasumió su dominio en 1912 la cubrió con una capa de pintura blanca como forma de exorcizar su pasado trágico y desde la fecha se enarbola la bandera griega en la cima del edificio.
A partir de esa purificación recibe su actual denominación, que lo mantiene a pesar que el tiempo y las condiciones ambientales la han desnudado de su color blanco.
Torre Blanca de Tesalónica
La Torre Blanca recibió una necesaria restauración de parte del gobierno griego en 1985, lo que incluyó su acondicionamiento como centro de exposiciones, lo que acrecentó su atractivo turístico. En 1988, la Unesco incluyó el monumento en su lista patrimonial de acervos históricos de la humanidad.(ver:Monte Licabeto)
Desde 1994, en la Torre Blanca de Tesalónica funciona el Museo de la Cultura Bizantina, que muestra las huellas que dejó en Grecia el dominio del medieval imperio. En 2006 se amplió su función museística con toda la información histórica de la capital macedónica.

Características

Torre Blanca de Tesalónica

La Torre Blanca de Salónica, como también se conoce a la ciudad y donde es un símbolo representativo, es visible a larga distancia desde el mar Egeo debido a sus casi 40 metros de altura y su forma cilíndrica.
Su anchura se extiende por 23 metros. La edificación se compone de seis pisos, a los que se asciende por una escalera en forma de espiral que parte desde el salón central pegada a su pared más externa.
Los pisos se caracterizan por estar dominados en su centro por un ambiente circular que conecta con pequeños cuartos, excepto el número seis, que solo se estructura en un único salón y la azotea, que muestra una vista privilegiada de la ciudad y la zona portuaria, y ondea en lo más alto la bandera griega.
A la edificación le construyeron instalaciones sanitarias, chimeneas y otros detalles que denotan que se pensó además como fortín defensivo de carácter militar en tiempos antiguos.

Ubicación de la Torre Blanca de Tesalónica

La torre desteñida de su otrora color blanco queda en la costa oriental de Tesalónica, específicamente en la costera avenida de la Victoria o Nikis de la ciudad, la segunda en importancia y población de Grecia, capital de la región de Macedonia central, ubicada hacia el norte del país europeo.
Esta urbe portuaria conjuga dentro de sus linderos la cosmopolita modernidad de una ciudad mediterránea con los vestigios visibles de su milenaria antigüedad, en la que estuvo dominada por varios imperios, como el romano, bizantino y otomano, hasta ser recuperada por las fuerzas militares de Grecia a principios del siglo XX. (Ver: Arco de Galerio)
El apasionante pasado de la Torre Blanca, salpicado de tragedia y batallas memorables, la convierten en un monumento de visita obligatoria para quienes se aventuren a conocer la ciudad griega, lo que se acentúa con un fascinante museo bizantino que funciona en su interior, con una exposición peremne que posibilita conocer la historia de la Torre, la cultura bizantina y la de su ciudad de asentamiento.

Dejar Comentario