≡ Menu




Teatro de Epidauro Conoce de esta obra artística aquí

Teatro de Epidauro uno de las obras en su especie con la mejor acústica lograda por los antiguos griegos, pertenece al siglo IV antes de Cristo y se ubica en la Península de Peloneso en Grecia. Ven y conoce sobre esta gran obra artística donde se celebra cada año el Festival de Epidauro

TEATRO DE EPIDAURO

Teatro de Epidauro es la obra para la dramatización y expresión artística más notoria de toda Grecia, prevaleciendo una genuina y resonante acústica denotando el avance de los griegos en relación al conocimiento de la relación entre el sonido y la arquitectura.
Teatro de Epidauro pertenece a la Península del Peloneso, unida a Grecia por medio del canal de Corinto, construido en el siglo cuarto antes de Cristo.
En la antigua Grecia los teatros eran utilizados para dramatizar escenas que hacían honor al dios del vino de la mitología griega representado por la figura de Dionisio.

Además en el teatro Epidauro se complementaba con la figura de otro dios, el dios de la salud Asclepios, integrando al conjunto un templo consagrado a él, que es el Asclepeión de Epidauro, ubicado en los alrededores al Teatro de Epidauro, y que puede ser apreciado desde la parte más alta de las gradas.
A la llegada del Imperio Romano a Grecia, el Teatro de Epidauro no sufrió destrucción por parte de los romanos, como ocurrió con otros de su especie en Grecia, quedando conservado con su genuinidad y belleza hasta la actualidad.

Características

La gradería del teatro de Epidauro, se abre en una semi circunferencia de 210 grados y posee la forma típica de otros teatros griegos que asemeja a una gigante concha marina (otros la compararían con un gran abanico). Esta conformación le daba la virtud que desde cualquier punto de las gradas se podía tener visibilidad y acústica de lo que se estaba presentando en la escena. Claro está dentro de las gradas existen zonas ubicadas en mejor posición que otras, unas VIP como las llamaríamos hoy en día. Las zonas menos privilegiadas por así llamarlas en el Teatro de Epidauro eran ocupadas en su época por los asistentes que venían de otras regiones o visitantes y por las mujeres.

El otro elemento o particularidad que le daba al Teatro de Epidauro la amplia visibilidad y la excelente acústica es su pendiente pronunciada en las gradas, que va desde su parte más baja con 20 grados hasta la parte más alta con 40 grados. Este desnivel repercutía de manera beneficiosa en mejores ángulos de reflexión del sonido al chocar con la piedra de las gradas, aunado a que el área de escena era de poca altura, menor a los tres metros y medio.
La fama del Teatro de Epidauro se ha propagado a nivel mundial por un festival de verano que se celebra todos los años desde seis décadas y media atrás (1954). En este festival se escenifican las óperas clásicas con los actores del teatro nacional de Grecia.

Arquitectura

Los griegos aprovecharon la morfología del terreno construyendo la cávea del Teatro de Epidauro de tal manera que descansaran en el declive natural.
El conjunto de gradas se divide en dos niveles, el inferior a su vez en 12 tramos por medio de 11 caminería para la circulación transversal (subir y bajar) de 30 gradas, y el nivel superior en 22 tramos con 21 caminería para subir y bajar 20 escalones. En estas gradas se pueden sentar hasta 14 mil personas a la hora de un espectáculo.

La zona del escenario son apenas ruinas de grandes bloques de roca que en un tiempo fueron las bases de una pequeña área escénica. A cada lado del escenario una rampa de suave pendiente que conectándolo con el área de la orquesta. En uno de los extremos solo quedan ruinas de lo que sería una construcción de dos plantas.

Comentarios sobre el Teatro de Epidauro

En la antigua Grecia, los griegos se inquietaron por obtener un buen sonido en las escenificaciones de sus obras que les rendían honor a sus dioses en especial al dios del vino Dionisio. Y siempre estaban en la búsqueda de la perfección. (ver articulo: Monasterio de Arkadi)

En este contexto, los que hacían la representación dramática colocaban en sus caras caretas a fin de darle mayor amplitud al sonido de sus voces, y entre ellos y el público expectante la separación no era mucha. En estos primeros teatros de los griegos casi seguro la acústica no había alcanzado la calidad que después llegaron a tener. Como el Teatro de Epidauro, que fue uno de los que se hiso famoso en Grecia por la perfección de su acústica.
Con la perfección de la acústica, lo que realmente querían los griegos era que sus teatros se diseñaran de tal forma que lo que se hablaba en las representaciones teatrales fuera oído con una nitidez desde cualquier punto del auditorio del teatro. (ver articulo: Olimpo grecia)

Dejar Comentario