≡ Menu




Asclepeión, todo lo que desconoce sobre estos santuarios

Asclepeión eran edificaciones donde se le rendía culto al dios Asclepios equipados de áreas para la atención de enfermos bajo terapias con baños o termas de aguas y remedios naturales elaborados con plantas medicinales. Ven y conoce más sobre estos templos

ASCLEPEIÓN

Asclepeión eran unos templos o santuarios de la antigua Grecia, en donde se hacían prácticas sanadoras mediante la aplicación de rituales y prácticas medicinales rudimentarias de la época. Estas prácticas medicinales fueron comprobadas en investigaciones realizadas en varios Asclepeión mediante excavaciones con equipos multidisciplinarios que incluían expertos arqueólogos llegándose a encontrar herramientas que comprueban la práctica de la cirugía medicinal en los santuarios. (ver articulo: Acrotiri)

Como todo templo de la antigua Grecia se le era asignado una divinidad según su poder o especialidad, los Asclepeión no eran la excepción a esta regla asignándole al dios Asclepios, de cuyo nombre se deriva el nombre del santuario medicinal.
La idolatría al dios Asclepios se fue expandiendo por toda Grecia desde el siglo IV antes de Cristo y ya para los últimos años del siglo siguiente, se comenzó a ordenar el culto a Asclepios mediante el establecimiento de edificaciones con características sanitarias, donde acudían los peregrinos enfermos en busca de cura y salud, a estas edificaciones se les dio el nombre de Asclepeión.

Según los escritos históricos sobre los Asclepeión el primero en ser construido fue el de Tesalia específicamente en Tricca, quizás porque de esta región se inició el culto a Asclepios nombrándolo como guardián de la ciudad, sus habitantes lo consideraban un héroe, no un dios. Poco a poco este culto a Asclepios fue creciendo y se fue cambiando hasta llegar a ser considerado un dios, la región de Grecia que le comenzó a conceder el poder divino a Asclepios fue Epidauro. (ver articulo: El Partenón de Atenas)

En escritos provenientes de la antigua Grecia, refieren 63 Asclepeión o templos consagrados al dios Asclepios, de los cuales se pueden nombrar entre otros los siguientes:
• Asclepeión de Kos (cos), donde nació Hipócrates considerado como el padre de la medicina.
• Asclepeión de Pérgamo.
• Asclepeión de Amourias.
• Asclepeión de Atenas.
• Asclepeión de la Isola Tiberina de Roma.
• Asclepeión de Titane.
• Asclepeión de Mesene.

Historia

Los Asclepeión se comenzaron a construir y organizar por toda la Grecia antigua a raíz de la fama de deidad de Asclepios, al que los griegos transformaron su poder de guardia y protector a dios asignándole la potestad de sanar, todo esto se inició en los últimos años del siglo quinto antes de Cristo en la región de Epidauro. Fueron los habitantes de Epidauro quienes le asignaron el poder de sanación a Asclepios.
Los Asclepeión eran edificaciones de cultos considerados especiales, además de contar con todos los recintos característicos de un templo de la Grecia antigua, también estaban dotados de un área de hospitalización y de atención a enfermos.

El terreno o lugar de emplazamiento tenían unas condiciones previas que cumplir antes de ser construidos los Asclepeión. Debian ser zonas o áreas carentes de humedad, cimas o colinas donde circulara aire puro con climas frescos y algo verdaderamente imprescindible manantiales de aguas pura. El manantial o fuente agua pura en los Asclepeión se consideraba como condición obligada, ya ellos estaban provistos en sus instalaciones de baños o termas donde se les practicaban a los enfermos tratamientos de hidroterapia tanto con agua templada como con agua a temperatura ambiente.
A los alrededores del Asclepeión se desarrollaban florestas de pinos y huertos con cultivos de plantas con propiedades medicinales, que los encargados de los Asclepeión las consideraban como las plantas sagradas de los jardines de Asclepios.

Los Sacerdotes

Los Asclepeión tenían una autoridad máxima regente llamados sacerdotes, en sus funciones estaban la administración del templo, cuidado y protección de bosques, cultivos y jardines de una manera sagrada y apasionada con ceremonias de culto al dios Asclepios. Pudiera ser eso el origen de la medicina tradicional a base de la botánica. Ya que ellos realizaban estudios empíricos mezclando productos químicos con las flores, frutos y hojas de las planta para componer cataplasmas y pócimas con fines medicinales para la cura de los malestares en los usuarios de los Asclepeión.

Los sacerdotes de los Asclepeión eran excelentes naturalistas, además de expertos jardineros, por evidencias de arqueología y documentación encontrada, a lo mejor fueron los primeros botánicos del planeta. Ya que estudiaban las propiedades de cada planta y para que enfermedad servía cada una.
No obstante los sacerdotes de los Asclepeión que eran considerados como los médicos del recinto por la sanación de los enfermos por medio de la aplicación de sus tratamientos con las plantas o terapias con las aguas, para los griegos el que realmente daba la cura era el dios Asclepios por indicarles a los sacerdotes, a través de señales divinas cual debía ser el tratamiento indicado a ser aplicado en el enfermo.

El título de sacerdote de un Asclepeión era pasado de generación en generación, los conocimientos y funciones se transmitían de padres para hijos, y llego un momento en que este conocimiento que debía de ser para el servicio de las comunidades, se volvió en una práctica con fines económicos, teniendo las familias sacerdotales el monopolio absoluto en toda Grecia.
No cualquier griego enfermo podía tener acceso a lo Asclepeión, los sacerdotes seleccionaban a los necesitados de cura según dos principios básicos: primero la capacidad económica para costear los gastos generados por la estadía en el santuario o templo. Y segundo hacían una evaluación según los padecimientos, prevaleciendo obviamente la primera.
Existen evidencias que datan de los últimos siglos antes de Cristo de que los sacerdotes contaban con informantes dentro de las comunidades, los cuales pasaban lo que sabían de la posición económica de cada peregrino llegado al Asclepeión. La aplicación de estos dos principios en la administración de los Asclepeión comenzó a darle renombre a los recintos, por los buenos resultados de los tratamientos aplicados, además de la mejora económica de los administradores. (ver articulo: Templo de Zeus)

Funcionamiento de los Asclepeión

Los sacerdotes de los Asclepeión se guardaban de cualquier rumor en la comunidad catalogando a los que rechazaban de ser personas impuras o de haber cometido cualquier tipo de apostasía o sacrilegio contra los dioses, lo cual había provocado un hedor al dios Asclepios.
En los Asclepeión no podían ocurrir ni nacimientos ni muertes, por el requisito sagrado de que el piso del templo debía ser libre de mancha de sangre. Si se salía de las manos del sacerdote y esto llegaba a acontecer, el centro sagrado debía de sufrir una serie de rituales purificadores que eran muy rigurosos. Posteriormente esto fue abolido, construyendo en el Asclepeión un recinto donde sí se podía nacer y morir.

Los Asclepeión se volvieron imprescindibles, ya que solo dentro de él se podía alcanzar la sanidad de los enfermos, debiendo pasar la noche allí, para así experimentar sueños que posteriormente eran contados a los sacerdotes.

Las normas de entrada a los templos eran muy rigurosa, antes de que llegara la noche el enfermo primero era llevado a los baños del santuario y someterlo a varios rituales de purgación como oración, ayunos entre otros, hasta alcanzar un estado de purificación total. Esto se debía cumplir para poder pasar a la etapa de la consecución del sueño divino.
El paciente una vez purificado debía ofrendar a los dioses colocando oro o monedas en un receptor con agua, colocado a la entrada del templo. La ofrenda debía ser colocada antes de posar un pie en el recinto consagrado a los dioses, acompañada de oraciones al dios Asclepios solicitando le concediese un sueño revelador indicando el tratamiento o remedio específico para la sanación.

De Titane

Este Asclepeión se ubicaba en Sición (Sikios) de la Grecia antigua próxima a Corintos. Según los historiadores este santuario estaba colocada una imagen de Higia hija del dios Asclepios y la vestían los peregrinos con ropas y pelucas elaboradas con cabellos de las mujeres, como ofrenda de sacrificios.

De Kos (Cos)

El Asclepeión de Kos fue emplazado en una colina con bosque bajo el poder del dios Apolo. Esta edificación estaba concebida cuatro niveles en forma de terraza con unas escaleras de mármol en el medio que permitían llegar hasta el último nivel.
– La terraza superior se ubicaba el santuario de Asclepios, con una arquitectura dórica.
– La terraza intermedia fue destinada al altar del templo, atravesándola por el medio la escalera de mármol y en un lado de ella aún existe una columna levantada en mármol del arte Jónico y al otro lado una glorieta que posiblemente fue consagrada a Apolo primeramente y posteriormente al dios Asclepios.
– En la terraza inferior y primera al entrar al templo era el espacio destinado para la estadía de los enfermos con pórticos en arcos, y recintos para la hospitalización.
Este templo es uno de los mejores conservados en la actualidad y según inscripciones halladas, este santuario también servía de escuela de medicina de Hipócrates.

De Epidauro

Este Santuario le debe la divinidad a Asclepios, es el de mayor tamaño de todos los encontrados y sus ruinas están muy bien conservadas. Se levanta en el valle de Hierón, en la ciudad que lleva el nombre de la Madre de Asclepios Corónide (Koroni).

Aquí llego a existir una estatua de gran tamaño del dios Asclepios sentado en una especie de trono.
En uno de los laterales de Asclepeión de Epidauro se encontraban los aposentos de los peregrinos. Y a sus alrededores se levantaban otros santuarios consagrados a otros dioses como Afrodita, Epidotas, entre otro. Contenía también una fuente y los característicos baños de Asclepios.
En este templo se le fue añadido el recinto para la recepción de los enfermos con posibilidad de morir, así como la mujeres en estado de gravidez, una vez fue abolida la norma de que no se podía nacer ni fallecer en un Asclepeión.

Dejar Comentario