≡ Menu




Conoce todo sobre el Gran Cañón

Ubicado en el oeste del estado de Arizona y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, El Gran Cañón es un parque nacional y uno de los tesoros naturales más icónicos de los Estados Unidos de América.

El Gran Cañón

El Gran Cañón es uno de los más grandes y profundos cañones en todo el mundo y está compuesto de aproximadamente un billón de toneladas de roca. Sus muros contienen aproximadamente 2 mil millones de años de historia geológica. Por varios siglos los científicos se han preguntado cómo El Gran Cañón se formó. El paisaje de la parte occidental del estado de Arizona sufrió un proceso de transformación único. De antiguas montañas a océanos prehistóricos, a una meseta plana y elevada sobre el nivel del mar. Hace 5.5 millones de años el Gran Cañón fue moldeado en esta meseta por el río Colorado. En tiempos geológicos sucedió tan rápido que los investigadores se han interesado durante años por el asombroso poder del río.

Dimensiones

El Gran Cañón es una de las maravillas naturales más espectaculares y famosas de Estados Unidos. Su punto más ancho mide 29 kilómetros, mientras que el menor mide 5,5 kilómetros. Tiene una extensión de 445 kilómetros de largo. Es tan grande y vasto que puede ser visto desde el espacio. Se extiende desde el Lago Powell hasta el Lago Mead. (ver artículo: Lago Tahoe)

A pesar de que el Hells Canyon en Oregon es una media milla más profundo y el valle de Carpertee en Australia es una milla más ancho, el Gran Cañón por su impactante paisaje es el más famoso de todos.

El río Colorado tiene una extensión de  2334 kilómetros.  Transporta más de 800 millones de galones de agua cada hora y fue el responsable de la formación del Gran Cañón, aquel que creó la brecha inicial en la roca para permitir que el agua fluyera a través de ella.

Historia

El Gran Cañón representa uno de los misterios más grandes para los geólogos que lo han estado estudiando desde mediados del siglo XIX. Determinaron que se formó hace 5.5 millones de años, pero, después de más de un siglo de investigaciones, la historia aún no está terminada. ¿Cómo el río Colorado, solo una décima parte del tamaño del río Mississippi, formó un cañón tan grande? Muchos rastros y evidencias se han perdido por el río, por los derrumbes y por los volcanes y aunque en la actualidad el paisaje que rodea al Gran Cañón tiene una apariencia serena, su belleza fue formada por fuerzas violentas.

¿Cómo se formó?

John Wesley Powell, explorador y geólogo que participó en la Guerra Civil de Estados Unidos, fue el primero en navegar el río Colorado, en el año 1869, a través de toda la extensión del Gran Cañón.

Uno de los primeros descubrimientos de Powell fueron unas rocas negras en la base del Gran Cañón. Las catalogó como “feas” porque hacían que los rápidos del río fueran muy violentos, dificultando así su viaje. Para esa fecha, el explorador no tenía forma de catalogar o determinar a qué tiempo pertenecían estas rocas, no obstante, más tarde se descubrió que se llamaban Vishnu Basement Rocks, rocas que datan de la Era Protozoica. Lo único que Powell pudo concluir fue que por su apariencia estas habían estado derretidas bajo tierra.

Las rocas Vishnu Basement tienen una antigüedad de 1.7 millones de años, menos de la mitad que la edad de la tierra. Además, tienen pequeñas piedras incrustadas en la base que son granates, una piedra preciosa que solo se forma bajo una presión inmensa. Esta presión solo se forma cuando las capas son aplastadas por el peso de millones de toneladas de rocas situadas encima de ellas. Los pequeños granates son la clave para entender el Gran Cañón.

Analizando el contenido de calcio de los granates, los investigadores pudieron determinar de cuánto era el peso que las aplastaba en el momento en que fueron hechas. Si al analizar el granate se ve un contenido alto de calcio, significa se está situado más profundamente en un cinturón montañoso, es decir, que hay más rocas sobre la base. Los investigadores tomaron una muestra, la llevaron a un laboratorio y cortaron una capa muy delgada de la roca y la colocaron en un microscopio electrónico. A través del análisis científico determinaron que estás piedras estaban a 9,6 kilómetros de profundidad de la superficie de los picos. (ver artículo: Lago Michigan)

Montañas

Los geólogos llegaron a la conclusión de que aproximadamente 2 mil millones de años atrás, antes de que el Gran Cañón evolucionara, existieron montañas situadas a más de 9 kilómetros y medio sobre el nivel del mar con picos tan altos como el Himalaya. Durante los siguientes 500 millones de años estás montañas se desgastaron por las fuerzas de la erosión. El congelamiento y descongelamiento del hielo agrietó las rocas de las pendientes montañosas y el viento y el agua transportaron los fragmentos de roca hacia el océano dejando atrás una vista plana y sin rasgos que la identificaran como un cañón.

Océanos

Los geólogos descubrieron cómo visualizar cómo el Gran Cañón lucía en el pasado cuando aprendieron a leer e interpretar la textura de la roca. Incrustadas en las rocas hay conchas marinas. Estas conchas marinas vienen de aguas tropicales poco profundas, un océano que existió hace mil millones y medio de años y cubrió la llanura. Pero esto no sucedió solo una vez. Varias capas y sombras en los muros del Gran Cañón dicen que esta tierra ha estado sumergida en el mar por cientos de millones de años, no solo una vez, sino al menos ocho veces. Según los exploradores, la última vez que el Gran Cañón estuvo bajo el agua fue hace 80 millones de años atrás.

Mientras se explora los muros superiores del Gran Cañón se pueden observar diferentes capas que indican diferentes momentos en los que el mar depositó diferentes tipos de rocas y fósiles, en diferentes tipos de ambientes. Cada uno de los mares depositó diferentes tipos de materiales que se fueron endureciendo hasta convertirse en rocas sólidas. Algunos sedimentos estaban compuestos arena, de un color amarillento, otros estaban hechos de barro, que se endureció hasta convertirse en esquisto con un tono más oscuro, mientras que las calcificaciones de organismos marinos fueron trituradas en piedra caliza de color clara. El color dominante del Gran Cañón es el rojo, porque viene del hierro depositado en todas las rocas. Durante millones de años el hierro se oxidó y genero el distintivo tono rojizo que todos conocen.

Elevación del terreno

De acuerdo a los geólogos este terreno en Arizona sufrió una transformación geológica que elevó todo el fondo marino. En la década de los 60, los geólogos descubrieron que las colisiones entre diferentes placas tectónicas podrían provocar elevaciones en la tierra lo que usualmente deforma a los terrenos en cordilleras montañosas inclinadas.

Sin embargo, la elevación de Arizona fue única. Después de que todas las capas planas estuvieron depositadas a nivel del mar hubo un gran proceso de formación de montañas llamado Orogenia Laramide. Durante este proceso las rocas de elevaron sin producir inclinaciones en el terreno, en su lugar las rocas se mantuvieron aplanadas.

Esta elevación del terreno formó una meseta alta y lisa. Mientras que el océano que una vez se situó allí se drenó hace el noreste. No obstante, en este momento aún no existía el Gran Cañón.

Formación Muddy Creek

La alta meseta estuvo rodeada de cordilleras montañosas de mayor altura. Nuevos ríos comenzaron a brotar desde las montañas a través de la meseta.

Los científicos comenzaron a investigar cerca del Lago Mead, situado en el río Colorado, en la Formación Muddy Creek. Esta formación está ubicada a unos pocos kilómetros de donde el río Colorado abandona el Gran Cañón hoy en día. Las rocas subyacentes prueban que este fue el lugar donde una vez existió un vasto lago de agua fresca. La parte posterior de Muddy Creek está formada por piedra caliza que indica que el agua del lago fue muy limpia y la existencia de varias plantas y animales. Mientras estos organismos se hundieron en el agua, el carbonato de calcio en sus conchas habría formado la piedra caliza. La piedra caliza son los restos calcificados de las criaturas que una vez vivieron en este lago. (ver artículo: Reserva Nacional de Paracas)

Los estudiosos llegaron a la conclusión de que hace 5.5 millones de años atrás los animales de este lago desaparecieron porque en este fecha el río Colorado llegó al lugar. El río podría haber cargado masas de residuos y sedimentos del incipiente Gran Cañón.

Para que se forme la piedra caliza es necesario que el agua del lago estuviera muy limpia, porque los animales no pueden sobrevivir en aguas pantanosas y llenas de arenisca. El lago dejó de existir cuando el agua se llenó de sedimentos de rocas.

Lo que los científicos se preguntan es ¿qué causó que el río cavara en el cañón? El debate se ha llevado a cabo por más de un siglo y continúa hoy en día.

Existe una teoría que explica que el río Colorado desembocó en una cuenca que más tarde formo un lago enorme. Lo que sucedió después fue que el nivel del agua aumento hasta que se desbordó y de derramó rápidamente por los bordes de la meseta. Con el tiempo el flujo del agua ocasionó que se iniciara la formación del Gran Cañón. La teoría supone que al comienzo solo era un pequeño flujo de agua que se derramó del lago, y aunque al momento no hubiese parecido mucho, con el tiempo esa corriente de agua fluyendo por la pendiente inclinada ganaría fuerza y comenzaría a cortar la tierra y a crear pequeñas cataratas que provocarían deslizamientos de tierra. En consecuencia el lago también comenzaría a reducir su tamaño.

Esta teoría fue probada a gran escala en el Lago Bidahochi, ubicado a más de 160 kilómetros del Gran Cañón. En el terreno en el que una vez estuvo este lago abundaba arcilla de color verde. Arcilla de este color indica que el lago era muy profundo. Estos depósitos de color verde son solo creados en un ambiente específico donde hay muy poca oxidación. Esta pista podría señalar que el río Colorado llegó hasta esta cuenca y trazó su camino desde la cordillera de las Montañas Rocosas hasta este lugar. Fósiles depositados en el fondo donde estuvo situado el lago prueban que este último existió hace 6 millones de años. El punto en el que se detuvo fue aquí hasta que comenzó a desbordarse para formar el Gran Cañón.

A menos que alguien construya una máquina del tiempo, en realidad nunca podrá determinarse con total certeza cómo se formó el Gran Cañón.

El Gran Cañón inicia en Lees Ferry, aquí existe gran cantidad de grava que funciona como evidencia del camino que recorrió el río Colorado en el pasado y el camino que tomó durante la incisión por la meseta. Usualmente, entre la grava puede verse unos montículos de arena. Mientras el río Colorado cavó el Gran Cañón, depositó mucha grava y fragmentos de arena en esta zona. Nuevas capas comenzaron a enterrar a viejas capas durante millones de años. En la actualidad, los geólogos tienen instrumentos que pueden medir cómo la luz ha afectado a los átomos individuales ubicados entre la arena que puede determinar exactamente cuándo cada capa de arena fue enterrada debajo de otra y apartada de la luz solar.

Los resultados arrojaron que el rango de corte del río es de 305 metros cada un millón de años, esto es un poco más de 30 centímetros cada mil años, unos 2,5 centímetros cada siglo. Prueba que el Gran Cañón de más de 15 kilómetros de profundidad podría haber sido formado en un poco más de 5 millones de años. De ser así en términos geológicos la formación del Gran Cañón se llevó a cabo en un período relativamente corto de tiempo.

Río Colorado

Para determinar cómo llegó a volverse tan grande, los geólogos tendrán que examinar el poder del río Colorado. Se formó no por el desgaste del agua, porque de hecho puedes verter agua sobre una roca por largo tiempo y nada pasará, sino por los elementos que el río transportaba, como grandes fragmentos de rocas y arena que chocaban unos entre los otros y desgastaban la roca. Cada día el río Colorado puede cargar casi 500.000 toneladas de rocas y fragmentos, 5 toneladas por segundo.

Investigar la erosión de un río no es una tarea sencilla, porque el flujo del agua limpia y hace desaparecer muchas de las pistas y evidencia que los investigadores necesitan. Buscan evidencia en los cientos de rápidos que interrumpen el paso del río. Los rápidos remolinos se crean cuando inundaciones repentinas arrastran rocas en el río provenientes de los cañones más pequeños en las adyacencias. El río tiene que enfocar mucha de su energía en los grandes peñascos que llegan. Mientras más grandes peñascos, más material resistente contra el cual debe luchar el río para lograr su incisión por el cañón. A medida que el camino se vuelve más inclinado mientras el agua fluye por los rápidos, corta profundamente el fondo de roca debajo. Esta serie de rápidos a través del río cae un poco más de 3 metros.

Hace 5.5 millones de años, el río Colorado fluía por el muy inclinado borde de la meseta que había sido elevado a miles de pies sobre el nivel del mar. El río corrió rápidamente por la pendiente y arrastró fragmentos de roca durante su paso. Una incisión fue formada cavando en el borde de la meseta. Esta incisión bastante profunda creo un flujo contrarío que guiaba al río devuelta por el camino que ya había recorrido. Una especie de cascada que varios millones de años después se extendió a lo largo de toda la extensión del borde. Esta profunda incisión entre la meseta del Colorado y el terreno debajo de ella que alimentó el poder erosivo del río.

El río Colorado se inicia en las Montañas Rocosas ubicadas en el estado de Colorado. Por cada 1,6 kilómetros que recorre el río cae 3 metros. En comparación el río Mississippi, que mueve diez veces más agua que el Colorado, fluye a través de un terreno plano. Sin pendientes pronunciadas el río Mississippi no puede formar ningún cañón.

Ahora bien, el Gran Cañón no es solo escarpado, también es increíblemente amplio. En el South Rim, ubicado en el corazón del Parque Nacional, la verdadera majestuosidad del monumento natural tiene lugar. Este es el punto donde el cañón es más amplio, unos 29 kilómetros de borde a borde.

A pesar de que el río Colorado fue la fuerza inicial que cavó la brecha en la roca para permitir el paso del agua, no es el único responsable de la anchura del monumento. Todas las capas de roca que están expuestas a la intemperie, y  la lluvia, específicamente, es la que se cuela por las grietas de las rocas y las debilitas. Y porque es tan inclinado la gravedad actuará y transportará el material y lo devolverá, el proceso se repetiría una y otra vez lo cual permitiría que el cañón se volviera más ancho con el tiempo.

En el South Rim puede observarse rocas que caen sobre rocas color negro. Estos sucesos indican que este proceso ocurre activamente y el Gran Cañón se amplia y retrae. La caída de estas rocas no es un proceso gradual, esto es erosión violenta.

A pesar de que usualmente las personas que acampan en el Gran Cañón no escuchan muchas rocas caerse, el proceso de erosión sí ocurre y cuando lo hace es de forma muy rápida. Las rocas se caen por unas más suaves y otras más duras están situadas unas sobre las otras, en los muros del Gran Cañón. Las capas más duras, que no se desgastan con facilidad, están compuestas de piedra caliza y arenisca. Mientras que el frágil esquisto situado debajo está hecho de lodo que se expande cuando llueve y ocasiona que las rocas se desmoronen. Estas rocas más débiles se desgastan y socavan las resistentes rocas del acantilado situadas encima. Estas últimas luego caerán en un deslizamiento de tierra violento y le permitirán al Gran Cañón aumentar su anchura.

Sin embargo, el deslizamiento de las rocas por la pendiente es apenas el primer paso para aumentar la amplitud del famoso monumento natural. El cañón se saturaría por completo de escombros de rocas de no ser por el río Colorado. Sin él el Gran Cañón nunca podría ser tan ancho. Al transportar el material por la corriente básicamente limpia todo el escenario y permite que nunca material sea construido. Como el proceso se repite constantemente los muros del cañón se retraen. En conclusión la inclinación de los rápidos del río Colorado son los que causan que el cañón haya sido esculpido naturalmente tan rápido.

Volcanes

Durante el último millón de años, el Gran Cañón fue transformado por otra fuerza natural increíblemente poderosa. Los geólogos han establecido que hace aproximadamente 1.7 millones de años el Gran Cañón emergió de montañas y océanos antiguos. En una de las zonas más remotas del cañón una serie de montañas en forma de conos rodean su borde. Aquí puede observarse rocas negras deslizándose a lo largo desde cada borde. Estas rocas provienen de una era de hace solo 725.000 años atrás. Cuando la pieza del cañón fue quebrada por volcanes.

Toroweap Point está situado en un área remota del estado conocida como la Franja de Arizona, al norte del río Colorado. Este lugar es uno de los más desolados en los Estados Unidos y muy pocas personas, entre ellas los geólogos, visitan este lugar. Sin embargo, ofrece una de las vistas más espectaculares del Gran Cañón.

En Toroweap Point los geólogos determinan cómo las erupciones volcánicas afectaron al cañón en el pasado geológico más reciente. La roca negra que parece desbordarse por el borde del cañón, es un flujo antiguo de lava que alguna vez fue roca hirviendo que después se congeló con el paso del tiempo.

El flujo extenso de lava que brotó de aproximadamente 100 volcanes de conos de ceniza debió haber producido un efecto dramático en el río Colorado que corría más debajo. Los geólogos creen que en al menos ocho ocasiones, las erupciones volcánicas crearon enormes diques de lava que bloquearon completamente el paso del río. En esta zona puede observar restos de basalto, lo cuales son los restos del flujo de lava que se derramó a lo largo del cañón, llenándolo parcialmente. El río Colorado solo logró remover algunos trozos.

Los diques de lava fueron capaces de detener el flujo del río Colorado por algún tiempo, pero no para siempre. Las rocas ardiendo no pudieron frenar la creciente presión del río detrás de ellas, eventualmente está último se volvió muy fuerte y ocasionó un resquebrajamiento. El episodio explosivo ha dejado su marca en los muros del Gran Cañón.

Actualmente la actividad volcánica de las montañas cónicas parece estar extinta, pero algunos geólogos creen que los volcanes no han terminado aún su labor. Probablemente, la última erupción que provoco que lava corriera por el Gran Cañón ocurrió hace 100.000 años, por lo que muchos científicos creen que hay muchas probabilidades de que ocurra una erupción en el futuro.

¿Dónde queda el Gran Cañón?

El Gran Cañón está ubicado en el Parque Nacional que lleva su mismo nombre, en el estado de Arizona, al suroeste de los Estados Unidos. Para llegar a él los visitantes deben tomar la entrada sur por la autopista estatal 64.

Turismo

El Gran Cañón es uno de los monumentos geológicos más famosos del mundo. Situado en el Parque Nacional que lleva el mismo nombre, es una de las atracciones naturales más visitadas de los Estados Unidos.

El Parque Nacional del Gran Cañón

El Parque fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1979 y se convirtió en Monumento Nacional el 11 de enero de 1908. Por su parte, es considero un Parque Nacional desde el 26 de febrero de 1919. (ver artículo: Parque nacional Huascarán)

El South Rim es la locación más visitada del Parque Nacional. Está ubicada en la vía por la carretera 64, a unos 130 kilómetros de Flagstaff.

La época en las que el parque está menos concurrido es entre los meses de diciembre y febrero por el clima frío y la nievo. No obstante, en la festividades las visitan aumentan muchísimo. Durante los últimos días de diciembre suele haber incluso más público que en el verano.

En verano y en otoño es muy común ver a muchas familias visitar el parque. Particularmente, en el verano suele haber más presencia de niños.

Glass Skywalk

En el oeste del parque está Skywalk, una plataforma hecha de vidrio que permite a los visitantes apreciar una de las vistas más increíbles del Gran Cañón. Está ubicado en territorio de la tribu Hualapai y a 403 kilómetros del Parque Nacional. Esta pasarela ofrece una vista diferente porque está situada sobre uno de los bordes del Gran Cañón, en el Gran Cañón Oeste, una muy alejada del popular South Rim. Suele recibir muchas visitas de turistas provenientes de Las Vegas, por su cercanía con el estado de Nevada.

Dejar Comentario