≡ Menu




Estatua de la Libertad: Historia, significado, curiosidades y más

La Estatua de la Libertad es sin lugar a dudas uno de los símbolos más representativos de los Estados Unidos. Ubicado en el Puerto de Nueva York, en frente del distrito de Manhattan, el imponente monumento es un referente que distingue a la cultura anglosajona ante el mundo.

estatua de la libertad

Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad, la icónica escultura residente de la ciudad de Nueva York, es de origen francés. Fue un regalo de la nación europea a los norteamericanos en el año 1886 con motivo de la celebración del centenario de la firma del Acta de la Independencia de los Estados Unidos.

Historia y construcción

La historia de este famoso monumento, originalmente bautizado con el nombre de “La libertad iluminando al mundo”, se remonta a una noche de 1865 en la ciudad de Paris, Francia. El profesor Édouard René Lefebvre de Laboulaye celebraba una cena en su casa en compañía de un grupo de intelectuales, cuando se propuso la idea de construir una estatua que celebrara y representara la libertad del pueblo estadounidense. La intención era honrar al centenario de la independencia de los Estados Unidos, y los ideales de libertad y democracia, que tanto Francia como el país norteamericano compartían. En este sentido, se veía como una forma de fortalecer las relaciones entre ambos países. (ver artículo:El pensador)

El escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi fue designado para diseñar el ambicioso proyecto. Bartholdi planteó una escultura cuya realización plantaba un gran desafío. La época en la que fue concebida la creación de la estatua estaba llena de ideas audaces. La arquitectura de las ciudades durante la segunda mitad del siglo XIX estuvo caracterizada por gigantes y revolucionarias estructuras: la Torre Eiffel en París (1889), el puente de Brooklin también en Nueva York (1883), el Big Ben (1859) y Tower Bridge (1894) ambos en Londres y la Sagrada Familia en Barcelona (1882), por citar algunos ejemplos. (ver artículo:Big Ben)

En el año 1870 Bartholdi inició el proceso de diseño y construcción de la estatua. La escultura de estilo neoclásico fue diseñada a partir de figuras de las antiguas civilizaciones de Grecia y Roma. De hecho, la mujer de la estatua toma su forma de Libertas, la personificación de la diosa romana de la libertad. La elección del rostro de la estatua, por su parte, representó un conflicto para Bartholdi, finalmente decidió darle las facciones severas y enigmáticas del rostro de su propia madre.

Barthlodi construyó primero un modelo de 3 metros, el cual fue aumentado a una figura 11 metros de altura. Fue dividida en secciones y a medida que el proyecto avanzaba, cada sección también aumentada de tamaño. La idea del escultor era muy audaz y representaba un desafío logístico que demandaría un financiamiento sustancial.

Para financiar el proyecto, en 1874 Bartholdi formó la unión franco-americana cuya intención era recaudar los fondos a través de loterías públicas y cenas. Además, durante el proceso, el mismo escultor el proceso el escultor realizó un viaje a territorio americano para seleccionar en qué lugar colocaría la estatua. La locación elegida fue la Isla Bedloe (actualmente llamada Liberty Island) en la parte alta de la bahía de New York, al sur de la isla de Manhattan. Este pequeño pedazo de tierra había usado anteriormente como almacén de armamento y municiones durante la Guerra Civil. Este espacio, aunque era de tamaño limitado, permitía que la estatua fuera visible para toda embarcación entrante al puerto de Nueva York. De esta forma representaría la entrada a América.

Hasta el año 1876 la construcción estuvo bajo la dirección de Bartholdi y el asesoramiento de Alexandre Gustave Eiffel, el último se hizo cargo del diseño interno de la estructura. Eiffel, el ingeniero responsable de la Torre Eiffel, propuso un concepto nuevo y radical: una estructura hueco. Esta idea despertó dudas, puesto que, para la época, conseguir que el armazón de la estatua se mantuviera estable era una tarea difícil de llevar a cabo. Hasta ese momento las estatuas de este tamaño que se habían hecho eran sólidas. De hecho, el plan original para la Estatua de la Libertad era llenarla con bolsas de arena, para darle estabilidad y evitar que el viento la meciera.

Sin embargo, el ingeniero tenía la solución para este problema. La propuesta que Eiffel ideó era verdaderamente innovadora: una torre de hierro hueca y enmarcada por fuera.

No obstante, el trabajo de construcción de la estatua era lento y los fondos eran escasos. Para 1876, el año en el que la estatua debía estar terminada, porque se cumplían los cien años de la Declaración de la Independencia estadounidense, solo la mano derecha y la antorcha estaba preparadas para una presentación al público. Con la intención de despertar el interés y motivar la donación de fondos para completar el regalo francés al pueblo norteamericano, las piezas fueron enviadas a Filadelfia, Pensilvania para que formaran parte de la exposición The Centennial International Exhibition (la Exhibición Internacional del Centenario).

Fue a partir de este momento que Bartholdi decidió que Estados Unidos debía financiar el pedestal, aunque el país norteamericano no había aceptado aún el regalo colosal, ni mucho menos dado el permiso para instalarlo en la Isla Bedloe.

Los estadounidenses estaban escépticos respecto al regalo. Desconfiaban de las intenciones de un obsequio de proporciones tan gigantes. Muchos acusaron a Bartholdi de querer aprovecharse de la situación para hacer una fortuna propia. El Embajador americano convenció al Congreso de aceptar el regalo porque rechazarlo podría afectar las relaciones entre los países, sin embargo, el gobierno, las corporaciones y los financistas se negaron a costear el proyecto.

Sumado a esto, años antes de comenzar con la construcción de la estatua, se hicieron muchas críticas porque se consideraba que el monumento debía ser diseñado por un artista norteamericano. Todos estos factores, detuvo el proceso de construcción del pedestal por muchos años.

La estatua fue construida en su totalidad en Francia. En 1884 estuvo completada casi quince años después que fue comisionada, pero el pedestal tomó mucho más tiempo, hasta abril de 1886.

Fue el editor de origen húngaro, Joseph Pulitzer, quien en 1877 se mostró entusiasmado con el proyecto y apoyó la idea de la construcción del pedestal para la estatua. Este mismo año se formó el Comité americano para organizar una financiación de base. A partir de este momento se puso en marcha una estrategia publicitaria. Se comenzaron a vender pequeñas réplicas de lo que sería el diseño final de la estatua para ejercitar la imaginación de la gente. Además, el diseño final de la escultura se convirtió en la cara de muchos productos, como pasta de dientes o algunas bebidas. Pero la labor de Pulitzer no llegó hasta aquí, también persuadió a la joven poetisa Emma Lazarus para que escribiera un verso que conmoviera y captara emocionalmente al público norteamericano.

Una vez que la estatua estuvo terminada fue presentada al embajador estadounidense en Francia, Levi P. Morton, el 4 de julio de 1884. El año siguiente, en 1885, se desmontó y fue enviada al país norteamericano en el navío francés “Isere”. Para facilitar su traslado por el Atlántico la obra se transportó en 350 piezas individuales, divididas en 214 cajas.

Finalmente, el 17 de junio de 1885, la estatua llegó al puerto de Nueva York, y tomó cuatro semanas desembarcar las cajas. Sin embargo, el pedestal aún no estaba listo. Por esta razón, durante diez meses las piezas se situaron en la Isla Bedloe mientras se terminaba la base.

La losa de concreto sobre la cual sería construida el pedestal se situó en una ceremonia el 5 de agosto de 1884 en la Isla Bedloe. El diseño del pedestal estuvo a cargo del arquitecto Richard Hunt.

El precio total de la estatua fue de un millón de francos y fue costeado en su totalidad por el pueblo francés. Para el pedestal eran necesarios 250 mil dólares, y estos debían ser aportados por los norteamericanos. Estados Unidos solo había logrado reunir la mitad del dinero para la construcción de la base. Por esta razón Pulitzer ideó otra campaña animando a que se hicieran donativos para la causa. El editor dijo que publicaría en su periódico “The New York World” los nombres de quienes contribuyeran a la obra. La propuesta tuvo un éxito rotunda y en un poco tiempo consiguió que 121 mil personas aportaran 120 mil dólares para terminar la construcción de la base.

La estatua llevaba 15 meses embalada cuando se concluyó su pedestal. Las piezas se tuvieron que desembalar y se fueron montando sin andamiaje externo. Una escalera en espiral fue instalada en el esqueleto de la estructura para permitir a los trabajadores llegar a los puntos más altos cuando colocaban las placas. Tomó cuatro meses ensamblar la estatua.

Finalmente, el 28 de octubre de 1886, el presidente Grover Cleveland, después de mostrarse en desacuerdo con el proyecto, inauguró la Estatua de la Libertad y la bautizó con el nombre de “La libertad iluminando al mundo” (En inglés: Liberty Enlightening the World) en evento celebrando con bandas, desfiles, discursos y fuegos artificiales. Rápidamente la Estatua situada en la Isla Bedloe, actual Liberty Island, se convirtió en un famoso punto de referencia. Un regalo de los franceses para conmemorar los 100 años de la independencia americana, aunque al final la estructura llegase diez años después.

A partir de este momento, muchos inmigrantes llegando a Estados Unidos en bote fueron recibidos por la Estatua de la Libertad. Esto ayudó a elevar su estatus a símbolo de la nación.

Materiales y medidas

Para elegir los materiales el escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi se inspiró en una de las maravillas del mundo antiguo, la obra El coloso de Rodas, una estatua del dios griego Helios que se ubicó en la Isla de Roda y fue destruida por un terremoto en el año 226 a.C. La estructura de esta estatua es hueca y es está revestida de bronce. Además, el escultor francés consideró que sería el modelo ideal a imitar para poder transportarla. (ver artículo:El Discóbolo)

La Estatua de la Libertad tiene un peso de 225 toneladas. Solo la estatua mide 46 metros de altura, mientras que el pedestal mide otros 46 metros. La estatua sobre la base se eleva 93 metros por encima de la Liberty Island.

El pedestal gigante ocupa más de 743 metros2. La piedra sobre la que está construido es una losa de concreto de 6 toneladas.

El esqueleto de la estructura, diseñado por el mismo ingeniero que diseño la Torre Eiffel: Alexandre Gustave Eiffel, está cubierto en algunas partes de yeso, mientras que por dentro se compone de hierro y acero inoxidable.

La piel o cobertura de la Estatua de la Libertad está formada por 300 paneles de cobre de 2,37 mm de grosor. La capa que la cubre es tan delgada que su grosor es menor al de dos monedas de un centavo estadounidense.

La estatua se edificó y ensambló en su totalidad en la ciudad de Paris.

Significado de la estatua de la libertad

La señorita Libertad (En inglés: Lady Liberty), como suele llamársele, está inspirada en Libertas, la diosa romana que personificaba la libertad.

La escultura representa a una mujer usando una túnica, como la mayoría de las representaciones de las deidades griegas y romanas en el arte. En su mano derecha la divinidad alza una antorcha en llamas que simboliza la luz de la razón. En su mano izquierda sostiene una tabilla que representa la ley, en ella está grabada en números romanos la fecha del 4 de julio de 1776, día en el cual las 13 colonias norteamericanas declararon su independencia del Imperio Británico.

Alrededor de sus pies se encuentran cadenas y grilletes, una imagen que representa la libertad y la lucha contra la esclavitud, tiranía y la opresión.

Los siete rayos que salen de su corona representan los siete mares o los sietes continentes del mundo. En un principio estaba destinada como un símbolo de alianza y amistad entre Francia y las 13 colonias de la revolución norteamericana, pero con el paso su significado adquirió una connotación mucho más amplia. La Estatua de la Libertad es un símbolo nacional que representa a los Estados Unidos ante el mundo y que encarna los ideales de libertad y esperanza del pueblo norteamericano.

“La libertad iluminando el mundo” es el nombre completo de la Estatua de la Libertad. En su pedestal está grabado, en una placa de bronce, el soneto que la poetisa neoyorkina, Emma Lazarus, escribió en el año 1883 a petición del editor Joseph Pulitzer. “The New Colossus” (El nuevo Coloso) es el nombre del poema y hace alusión al Coloso de Rodas. En él se homenajea a Estados Unidos como tierra de refugiados.

¿Cómo llegar?

La estatua está localizada en el Puerto de la ciudad de Nueva York, específicamente en una isla llamada Liberty Island (Isla de la Libertad). Esta pequeño pedazo de tierra originalmente tenía por nombre Bedloe’s Island (Isla de Bedloe), pero fue rebautizada en un acto presidido por el Congreso de los Estados Unidos en 1956 en honor a la Estatua de la Libertad.

Liberty Island es un espacio deshabitado y ocupa un área de 59,560 m2. Rodeado por las aguas de la ciudad de Jersey, la isla forma parte del distrito de Manhattan en Nueva York.

La única forma de llegar es tomando un ferry desde el muelle ubicado en Battery Park, al sur de Manhattan.

Turismo

La Estatua de la Libertad o la Señorita de la Libertad, como también suele llarmársele, es uno de los monumentos más famosos y concurridos de los Estados Unidos. Su popularidad se extiende por todo el mundo, es muy fácil encontrar postales, camisas, tarjetas, llaveros y un sinfín de productos más que llevan su imagen.

Desde que fue inaugurada el presidente Grover Clevelandel, el 28 de octubre de 1886 , los turistas tienen permitido subir a la parte más alta de la estatua, donde se encuentra la corona de siete rayos, para contemplar desde arriba la vista del Puerto de la ciudad de Nueva York.

Originalmente, también se podía subir por las angostas escaleras en espiral hasta la antorcha. Sin embargo, este acceso se cerró al público durante la época de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). La razón se debe a que el 30 de julio de 1916 los alemanes atacaron la isla Black Tom, ubicada muy cerca de Liberty Island, un pequeño espacio que las tropas aliadas usaban como depósito de municiones.  Algunos fragmentos sólidos volaron por los aires e impactaron contra la estatua. La estructura de la antorcha fue la que se vio más afectada por la explosión.

Durante el gobierno de Ronald Reagan, se llevaron los preparativos para celebrar el centenario de la estatua en el año 1986. Por esta razón una serie de renovaciones fueron realizadas a la estructura. La armadura de la estatua fue remplazada completamente para hacerla más robusta y muchas de las piezas del exterior también fueron sustituidas.

Después del atentado terrorista a Nueva York el 11 de septiembre de 2001, la Estatua de la Libertad y Liberty Island fueron cerradas para los turistas por motivos de seguridad.

Posteriormente, de forma gradual comenzó a permitirse el acceso a la isla y al pedestal. Finalmente en el año 2009 la estatua fue reabierta al público.

Para subir al mirador de la estatua se deben comprar con semanas de antelación tickets por internet. La subida por la estructura se hace en grupos de diez personas con un límite de 30 visitantes la hora.

Aquellos que entran pueden leer el poema grabado en una placa instalada en el pedestal, escrito por Emma Lazarus para ayudar a recolectar fondos para la construcción de la estructura.

Curiosidades

Apodada “la Señorita Libertad”, simboliza los ideales de libertad y democracia y es uno de los monumentos más populares del mundo. (ver artículo:Cristo Redentor)

*La estatua pretendía ser un regalo de Francia a Estados Unidos por el centenario de la independencia norteamericana. Sin embargo, el monumento terminó de construirse diez años y ciento dieciséis días después de la fecha originalmente pautada.

*Fue bautizada por el presidente Grover Cleveland en una gran ceremonia el 28 de octubre de 1886 con el nombre oficial de “La libertad iluminando el mundo”.

*El exterior de la Estatua de la Libertad está hecho de cobre, por lo que originalmente su apariencia era rojiza. Pero a partir del año 1900, después más de veinte años expuesta al sol y a la lluvia, el cobrizo exterior del monumento comenzó a cambiar de color. Los cambios sufridos en su apariencia se deben a la oxidación, la reacción química que general la puesta en contacto del metal y el agua. Mediante el proceso conocido como patinación, el exterior de la estatua adquirió un color verde azul. Con el paso del tiempo los neoyorquinos terminaron acostumbrándose a la nueva tonalidad a tal punto que terminaron apreciándola como un elemento distintivo del monumento. Hoy en día su pálido color verde que todos conocemos es el que caracteriza la identidad de la icónica obra de estilo clásico.

*La antorcha que sostiene la mujer en su mano derecha también ha sufrido variaciones. Originalmente y hasta el año 1902 servía como faro para las embarcaciones que llegaban a Nueva York. Para iluminarla se requería usar una planta eléctrica, lo cual era muy costoso, además, la tecnología del momento era limitada por lo que la luz emitida por la antorcha era apenas visible. Por esta razón en el año 1986 se tomó la decisión de recubrirla con láminas de oro de 24 quilates.

* La entrada del monumento cuenta con un vestíbulo ambientado como un museo. Lo primero que puede observase es la antorcha original, reemplazada en 1986. También está exhibida el mundo del rostro de la estatua. A medida que se sube el monumento se recrean, a través de paneles expositivos el proceso de construcción, la historia y el montaje en la isla de la estatua.

*La poetisa norteamericana, Emma Lazarus, definió a la Estatua de la Libertad como la “madre de los exiliados” que buscaba recibir y abrigar a aquellos que llegaron a América en busca de sueños y oportunidades. Para muchos inmigrantes que llegaban a Estados Unidos a través de Nueva York, el icónico monumento era la primera imagen que veían del nuevo país

*300 tipos de martillos diferentes fueron utilizados para construir la estructura de cobre y moldear las placas de meta de la estatua. Esto se debe a que cada martillo tenía un golpe distinto y generaba una presión diferente que le daba una apariencia específica a cada placa.

*El 15 de octubre de 1924, durante el gobierno de Calvin Coolidge, fue declarada monumento nacional de los Estados Unidos. Posteriormente, desde el 13 de junio de 1933, su administración y mantenimiento está bajo la responsabilidad del Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos (National Park Service).

¿Cuántas hay?

Aunque es de origen francés, la Estatua de la Libertad es el símbolo de los Estados Unidos y uno de los monumentos más reconocibles alrededor del mundo. El ideal de libertad que representa ha inspirado a muchos, por lo que no es de extrañar que se hayan construido réplicas en otras partes del mundo.

Estatua de la Libertad en París

Como una muestra de agradecimiento, los estadounidenses residentes en París, le obsequiaron al gobierno francés una réplica de la Estatua para conmemorar la Revolución Francesa. Lógicamente, esta réplica es de menor tamaño, mide 11,5 metros de altura y está ubicada en el Río Sena, cerca del Puente de Grenelle en la Île des Cygnes.

Estatua de la Libertad en Tokio

Ubicada en la isla artificial de Odaiba en la bahía de Tokio, Japón, esta estatua fue construida con símbolo para fortalecer las relaciones entre Francia y el país asiático y es una réplica exacta de la estatua de París.

Estatua de la Libertad en Luxemburgo

Es una réplica exacta de la original y puede encontrarse en los Jardines de Luxemburgo. Se dice que esta estatua es el primer ejemplar que le sirvió como molde al escultor Frédéric Auguste Bartholdi para construir la famosa estatua ubicada en la ciudad de Nueva York.

Estatua de la Libertad en Buenos Aires

Fue construida por el francés Frédéric Auguste Bartholdi, el mismo escultor que realizó la original de Nueva York, el. Esta réplica está situada en la Plaza Barrancas de Belgrano, en Buenos Aires, Argentina.

Estatua de la Libertad en Campeche

Esta réplica de la Estatua de la Libertad es de color blanco y está ubicada en la Plaza de la Libertad, en Palizada, en el estado costero de Campeche, México.

Maravilla del mundo

La Estatua de la Libertad es un ícono que distingue a los Estados Unidos. Ha sido testigo de más de un siglo de historia del país y ha pasado a representar y personificar el idea americano de la libertad. Por esta razón, su imagen no solamente es representada en la cultura audiovisual y en muchos souvenirs vendidos para los turistas, también es el único lugar en Nueva York declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

También la comúnmente llamada Señorita de la libertad, fue nombrada un World Heritage Site, es decir, que por su importante valor histórico y cultural está legalmente protegida por tratados internacionales.

Dejar Comentario