≡ Menu




Aprende todo sobre la Basílica nuestra señora del Pilar de Zaragoza

Según la convención, la Basílica  nuestra señora del Pilar de Zaragoza es el principal santuario mariano de la cristiandad, teniéndose en cuenta  que en ella la columna es moderada y reverenciada, como lo indica la costumbre, fue establecida por la Virgen María que, aún vivía  en Jerusalén. Así también La Virgen de la Paz

Historia de la Basílica nuestra señora del Pilar de Zaragoza

Según la leyenda cristiana, María se habría presentado en Zaragoza en tejido mortal en una sección  muy prominente. Desde esta convicción, la convención religiosa habla de la cercanía de un santuario trabajado por la Virgen para albergar el segmento que ella limpió en declaración de su venida. Vea También Monasterio de El Escorial

Y que fue planteado por Santiago el Mayor y los primeros siete prosélitos de la ciudad del Ebro. No hay confirmación arqueológica o narrativa de esta primera casa de oración, mas sin embargo, hay alguna presencia de una congregación en Saraqusta,  madre de las capillas de la ciudad,  comprometida con Santa María Virgen en el siglo IX en donde está la Basílica.

 Presente levantado, alrededor del cual se enunció uno de los pueblos mozárabes de la  ciudad, según lo transmitido por el sacerdote franco de la abadía de Saint-Germain-des-Prés Aimoino. Después del éxito de Zaragoza por el rey Alfonso I de Aragón en 1118, el santuario estaba en un estado ruinoso, y fue el obispo Pedro de Librana quien  logro condicionarlo.

Algún tiempo después, el desarrollo de una iglesia románica comenzó en ese mismo lugar, cuyas obras no se completaron hasta el siglo XIII. A partir de ese momento data la antigua casa de oración del Pilar, situada dentro de una habitación en un refugio unido al principal santuario. La Capilla del Pilar está archivada por Diego de Espés en 1240 y era un sitio de facciones autónomas.

Una bula del Papa Bonifacio VIII de 1297 afirma que la columna o segmento relacionado con el compromiso de Santa María fue venerado, uniéndose a las dos facciones. En 1293 la congregación estaba en ese punto extremadamente deteriorada y un poco más tarde se inició el desarrollo de otro edificio gótico-mudéjar, que continuó hasta 1515.

E incorporó la culminación del coro con sus asientos recortados y el retablo del lugar sagrado fundamental, autorizó a Damián Forment. Desde la condición de ese santuario se nos permite  un pensamiento a un dibujo de la planta que se encuentra en el Archivo del Pilar, una perspectiva de Antonio van lair Wyngaerde de 1563.

 Y la Vista de Zaragoza de Juan Bautista Martínez del Mazo de 1647, y además una representación informe notarial del edificio levantado el 2 de octubre de 1668. La antigua casa de oración permaneció hasta el punto en que cambió el santuario del siglo XVIII. Vea ademas Castillo de la Eminencia

El santuario florido de la Basílica nuestra señora del Pilar de Zaragoza

En 1670, Juan José de Austria, en ese momento virrey de Aragón,  quien avanzó en el desarrollo de un santuario de otro tipo de planta de fabricación barroca, que es lo que, básicamente, existe en la actualidad. Fue compuesto a la luz de unas pocas empresas.

Impulsadas por los fabricantes del as Zaragozan Felipe Busiñac y Felipe Sánchez, y fueron procesadas por el noble modelador imperial Francisco de Herrera el Mozo. Las obras comenzaron en 1681. Y la Basílica del Pilar en 1806. Grabado de Robert Daudet de una ilustración de Louis François Léjeune.

Después que el aumento del santuario terminara en 1730, la Basílica logró las medidas actuales: 130 m de largo por 67 de ancho. Finalmente, en 1765, el cambio terminó con los compromisos de Ventura Rodríguez, quien en 1750 había compuesto otra iglesia de la Virgen sobre la actividad de Fernando VI que comenzó a ejecutarse en 1754 una vez que el anterior naufragó.

Ventura Rodríguez también intentó remodelar la capilla. Entre su planificación tenia transformar el provisto modelo y el coro, enmarcando una gran nave central, que tendría como lugar sacrosanto el impresionante travesaño de mármol que ilumina la masa del crucero de la capilla de Carlos Salas Viraseca.

Por fin no se hizo, sino que modificó la idea iluminadora del interior del santuario, desenredando notablemente la mejora de los capiteles y los flameros de los segmentos, dándole una apariencia más tranquila y con respecto al comienzo gusto neoclásico del tiempo.

El marqués de Peralada también agregó a su actual ángulo bizantino, que le dio la posibilidad de dotar al asilo de su perfil característico de arcos y torres, que se levantaron generalmente en algún lugar en el rango de 1796 y 1872, el año en que el santuario fue visto como envuelto. En cualquier caso, las torres precisas que actualizan la fecha del volumen exterior para la mayoría del siglo XX, y no se terminaron hasta 1961.

Lado externo de la Basílica

 Consistentemente, y particularmente del edificio Barroco, el santuario ha estado amplificando su contorno con la altura de las bóvedas y torres en sus bordes. Actualmente tiene once arcos cubiertos con azulejos recubiertos de tonos verdosos, amarillos, azules y blancuzcos.

Uno focal, en la conversión entre la nave y el segmento focal de la congregación, que consta de tres naves y siete segmentos; dos más pequeños situados en los dos lados, en los segmentos segundo y sexto, en la Capilla Santa y el Coro Mayor.

Y cuatro menores que abarcan en los puntos estos dos arcos medianos, en las áreas primaria, tercera, quinta y séptima de ambas naves horizontales. Además, los santuarios terminados con luces se cierran entre los soportes. Las torres, traídas generalmente en el siglo XX, alcanzan los noventa y ocho metros de altura.

En 1944, se ordenó una caridad prominente para cambiar el exterior del sur,  que es inclinarse hacia la cancha. La empresa lo ejecutó en  la temporada  de 1945 y 1950, y formaba un cerco con columnas de frontones triangulares en las secciones corintias, las dos puertas principales para los acabados del santuario.

Asimismo, se incluyeron pilastras conectadas que rompían la opacidad del divisor para hacer una progresión de áreas, mientras que se ponía, en el medio, unida a la bóveda principal, otro patio enmarcado por una especialidad con una figura de la Venida de la Virgen de Pablo Serrano (1969) en incidente con el piñón de la nave del crucero o segmento focal, flanqueado por dos secciones entre las cuales se establecieron especialidades con flameros.

En toda la fachada, se orquestó una formación a gran escala y este almacén se completó con una balaustrada redonda uniendo estatuas de personas santas de la zona. En el divisor más cercano a la entrada del extremo oriental, que está más cerca de la Capilla Santa, estaba incrustado el tímpano románico.

Las principales estancias  actualmente, en la fachada exterior norte y este de la Basílica del Pilar, se pueden ver las huellas dadas por las bombas lanzadas por los franceses en medio de los dos ataques que sometieron a la ciudad de Zaragoza en 1808 y 1809

Dentro de la Basílica

El formato interior de la Basílica del Pilar se explica en tres naves, la más grande focal – y siete segmentos, que se encuentran sobre gruesas columnas enriquecidas con pilastras clásicas. En ellos hay algunos entablamentos tranquilos que ayudan a los arcos en las pechinas y bajan bóvedas.

En los separadores se abren iglesias laterales aseguradas con arcos con luz o bóvedas. El intradós de las curvas de medio círculo, cuellos de bóveda y cúpulas se animó en 1871 por el artista Manuel Miguel Gálvez con festones y putti. Siguiendo un rumbo indicado por las manecillas del reloj, desde la supuesta Puerta baja (la más cercana a la Virgen, en el extremo este de la fachada sur).

Está el santuario de Santa Ana y el de San José. En el punto focal de la pasarela del lado sur, se abre la sacristía fundamental. En ese punto, la casa de oración de San Antonio y San Braulio hasta el punto en que se logra el pasaje de la Puerta Alta. En el área occidental, en el trasecho, hay cuatro pequeñas casas de oración, en los dos lados del coro.

Basílica nuestra señora del Pilar de Zaragoza 1

Entre las que se encuentran las del Ecce Homo con una creación artística atribuida a Roland de Mois o Pablo Scheppers, y la de la Buena Esperanza A favor de los pies del edificio de la iglesia hay dos casas de oración diferentes: el Rosario y San Agustín también llamado Parroquia de Pilar, donde se celebran todos los días las administraciones religiosas y entre ellos se encuentra la Casa Capitular.

En el lado norte y desde la Puerta Norte, que descuida la ribera del Ebro, existen tres santuarios diferentes: San Pedro Arbués, San Lorenzo y San Joaquín y la Sacristía. Está el Corete de la Virgen y en los dos lados dos iglesias: al norte de Santiago y al sur de San Juan.

Y en la entrada inferior a favor del cuadrado especificado al inicio de este curso, que es el que obtiene el mejor número de individuos. El Museo Pilarista guarda un número perpetuo de objetos de orfebrería ceremonial.

Pero sobre todo emerge el supuesto especialista en gemas de la Virgen, en el que se muestran coronas, diademas, cualidades brillantes. La gran mayoría de los superintendentes eclesiásticos de Zaragoza en la Edad Moderna están cubiertos en la Basílica del Pilar.

La Santa Capilla del Pilar

La Capilla de Nuestra Señora del Pilar es un desarrollo libre dentro de la disposición de los barcos de la Catedral. Comprende un espacio, amplio y sugiere mientras tanto, incorporado en el santuario pero con una escala específica. Está hecho en estilo extravagante clasicista, con bóvedas recortadas, roturas de brillo, entablamentos doblados y varios modelos de mármol y emblemas.

La iglesia, trabajada a partir de un plan de Ventura Rodríguez en  la gama de 1750 y 1765 como un joyel para mejorar la imagen de la Virgen, fue uno de los magnum opus del diseño del Barroco español  con materiales de increíble respetabilidad, hay una mezcla total de figura e ingeniería.

Coordinó los trabajos de José Ramírez de Arellano, artífice igualmente de las reuniones escultóricas del interior, ya que Ventura Rodríguez estaba justo en El Pilar en dos eventos y le asignaron la obligación de ejecutar desde 1754 a Ramírez de Arellano. El espacio se imagina como un baldaquín dentro del santuario y está situado debajo del segundo segmento de la nave focal.

La planta es curvilínea con una cruz griega con bordes ajustados en el piso, asegurados por un arco circular focal, en un entablamento que se extiende. La cubierta está perforada de forma directa para permitir el paso de la luz y todo el conjunto está decorado con modelos gratuitos en las cornisas.

 Y reuniones escultóricas en ayuda según un programa que incorpora la necesidad de mejorar la facción de la Virgen, situada fuera del pivote en el privilegio del observador. Los entretenimientos de curvas y volúmenes están bajo el agua para ser diseñados por Bernini y Borromini, con diseño bizantino, rococó y neoclasicismo.

Dejar Comentario