≡ Menu




Aprende todo sobre el Valle de los reyes

Conoce la necrópolis del antiguo Egipto, el gran Valle de los reyes, un lugar que te encantara visitar por su maravillosa arquitectura

Valle de los Reyes

En este artículo vamos a hablar de una de las necrópolis más grandes del mundo antiguo llamada Valle de los Reyes, se creó en el tiempo de los faraones, más concretamente hacia el 1.500 A. C. momento de la historia en la cual el Imperio Egipcio, alcanzó su mayor auge, y expansión territorial, convirtiéndose en una de las más grandes potencias de la época. Para ese momento histórico los arqueólogos lo han llamado Imperio Nuevo, básicamente este período duro desde el 1.500 A. C. hasta el 1.067 A. C. y con respecto a los Faraones, tenemos a los que conformaron esta etapa fueron los de la Dinastía XVIII, XIX y XX, las tumbas de la gran mayoría de ellos se encuentran en el Valle de los Reyes, aunque existen otras necrópolis en los alrededores de esta donde están las tumbas de algunos Faraones.

Historia

Durante este período existieron grandes cambios en el Imperio, como fue el cambio de capital en varias ocasiones, un cambio drástico en la religión que explicaremos posteriormente y diversos sucesos que fueron modelando su auge y caída como un poderoso imperio hacia 1067 A. C. donde empieza a perder territorios debido a la invasión de los Hititas.

Valle de los Reyes

Tenemos que aclarar que hay actualmente ciertas controversias con respecto a que Faraón fue el primero en mandar a construir su tumba en el Valle de los Reyes. fue el tercer faraón de la dinastía XVIII, llamado Thutmose I, quien tomo el poder, de mano de Amenofis I ó  Amenhotep I aunque hasta el momento no se ha podido definir que parentesco tenia con este para poderlo suceder, gobernó de 1504 A. C. a 1492 A. C. y encargó al arquitecto real llamado Ineni la construcción de su tumba en medio del mayor secreto, pero recientes descubrimientos han puesto en duda a esta afirmación ya que la duda surge con la tumba del Faraón predecesor en el trono, Amenhotep I, y a la madre de éste, Ahmose-Nefertari, ya que se desconocía donde había mandado a construir su rumba y reciente información encontrada en una tumba en una necrópolis cercana confirman que estos, fundaron la hermandad de constructores y que incluso pudieron ser ellos los primeros enterrados en la necrópolis del Valle de los Reyes.

Pero lo referente a la tumba de Amenhotep I es un enigma, aunque actualmente hay dos posibles ubicaciones de tumbas que pudieran ser la de este Faraón la primera posibilidad es la extraña KV39 (la denominación KV se refiere a una nomenclatura con la que se designan a las tumbas que significa King Valley como lo explicaremos más tarde), del Valle de los Reyes, la cual se halla muy lejos del resto de las tumbas y que cuenta con una distribución en su construcción muy diferente al resto de las tumbas descubiertas.

y la otra posibilidad es la tumba AN-B, que está ubicada en una necrópolis cercana llamada Dra Abu el-Naga descubierta hace poco, que parece haber sido un entierro real pero cuyas dimensiones no concuerdan con las descritas en el Papiro Abbott (papiro encontrado en una excavación que tiene detalles de la mayoría de las tumbas de varios faraones de la dinastía XVIII, XIX y XX),que tiene referencias sobre la construcción de la tumba de Amenhotep I. Aunque si vamos al caso, ninguna de las dos reúne los requisitos que se conocen debería ser la rumba de este faraón, y es factible que aún se esté por hallarse la verdadera ubicación de esta tumba.

Pero retomando el tema, el Valle de los Reyes es una necrópolis que forma parte del conjunto denominado Antigua Tebas, y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Se encuentra situado en la orilla oeste del Nilo, frente a Tebas (moderna Luxor).El Valle de los Reyes se puede divisar en su totalidad desde una colina aledaña llamada Meretseger, que traducido al español significaría La que ama el silencio y que como nota curiosa está finalizada por una cima en forma de pirámide natural.

Otro punto interesante de tocar es el problema que existió por el robo y saqueo de tumbas, que aunque existió una ley muy estricta, con respecto a este delito era un gran problema en ese momento tanto es así que hubo momentos en la historia que los sacerdotes tuvieron que mover a las momias y llevarlas a sitios escondidos para evitar que fueran expuestas y destruidas,  de esta situación es que deriva la problemática que tienen los arqueólogos en determinar y catalogar algunas tumbas ya que no se saben a quién pertenecieron. El problema de los saqueadores de tumbas se agravó a medida que el imperio se iba debilitando ya que estos eran más audaces en la medida que era más difícil proteger a las rumbas.

De hecho las primeras tumbas encontradas fueron las de los últimos faraones dinastía XX y XIX, ya que fueron menos cuidadosos que los faraones de la dinastía XVIII, que ocultaron mejor las entradas a sus recintos. Es así como todavía hay tumbas que no han sido encontradas.

También es importante indicar que en el Valle de los Reyes no sólo se han encontrado tumbas de Faraones, sino que también se han encontrado tumbas de dignatarios importantes,  esposas de los faraones, madres, príncipes, princesas y hasta mascotas como perros y monos. Si te llama la atención la cultura egipcia de seguro querrás ver el siguiente articulo asociado. Ver articulo: Templo de Luxor

Sin embargo a continuación verán un desarrollo más formal y detallado del tema que estamos tocando, mi intencion es suministrar la mayor información posible

Viaje al Valle de los Reyes

La historia del Valle de los Reyes va de la mano con la historia del imperio egipcio ya que se nota en la relevancia que tuvo en los primeros siglos de existencia acompañado de la mano con las grandes conquistas y logros que lograron varios de los faraones más importantes de la dinastía XVIII, los cuales lograron muchas acciones importantes que hicieron de este imperio una super potencia, en el campo militar y tecnológico, lamentablemente grandes problemas a nivel económico, mal gobierno y Roma de decisiones de muchos de los últimos faraones sobre todo de la última dinastía la XX, que desencadenó en la rebelión debido a grandes hambrunas y enfermedades de varios pueblos y esto aunados a las invasiones de imperios aledaños como el Hitita y el Nubio logró destruir a este poderoso imperio.

Y como le ocurrió a este imperio también le sucedió a las tumbas en el Valle de los Reyes, ya que tuvo su esplendor durante la dinastía XVIII, que terminó con la muerte del Faraón niño Tutankamón y el posterior declive con las subsiguientes dinastías. Pero sin embargo los hallazgos que han encontrado los arqueólogos ha sido muy importante a nivel de arte y escritura ya que lamentablemente muchos de las tumbas catalogadas perdieron sus tesoros a manos de los saqueadores, que no sólo robaban estos, sino que profanaban los cuerpos y destruían los murales. A continuación realizare un listado de las tumbas encontradas de manera cronológica y realizaremos un viaje a través de la historia. Lamentablemente no podremos revisar a todas las tumbas ya que son más de 60, pero analizaremos las primeras descubiertas

Primeras tumbas descubiertas

Comenzaremos con la tumba KV1, esta fue descubierta en la antigüedad y perteneció al sexto faraón de la dinastía XX, conocido como Ramsés VII y quien gobernó del 1136 al 1129 A. C. Durante su reinado la capital del imperio había cambiado de Tebas a la ciudad de Pi-Ramsés al norte del país, mientras que Tebas estaba bajo el dominio de los sacerdotes de Amón, quienes habían armado un gobierno autónomo. La situación del país en general era desastrosa y lo que hacía mucho tiempo había sido el próspero Imperio Nuevo estaba en sus últimos años de vida.

Se sabe muy poco sobre la actuación del Faraón Ramsés VII, situación en general con la mayoría de los Faraones que formaron parte de la dinastía XX. Al parecer, fue hijo de Ramsés VI, sin embargo con él la línea se interrumpe, pues el siguiente faraón no sería un hijo suyo, sino su tío.

La estructura de su construcción son muy parecidas en las tumbas reales de las dinastías XIX y XX, tienen un eje recto, orientado en dirección noroeste. La tumba KV1 se encuentra muy alejada respecto al grueso de las tumbas, en un área del Valle conocido simplemente como el Valle de la Tumba de Ramsés VII. Este aislamiento ha provocado que pese a ser conocida desde antaño, no haya sido tan visitada como otras. La tumba real más cercana a ella, se encuentra al sur y es la KV2. De la KV1 se puede decir que es una tumba incompleta. Su diseño es de hecho muy simple ya que solo tiene una rampa de entrada, un pasillo y la cámara sepulcral. Pero existen indicios de que se realizaron excavaciones para crear una segunda cámara, pero se cree que debido a la temprana muerte del Faraón esta quedó inconclusa. Se encontró al sarcófago en la respectiva cámara sepulcral, ensanchada para la ocasión y un nicho donde se encontraron los vasos canopes del difunto. Aunque tenían los elementos imprescindibles de una tumba, el sepulcro es considerado uno de los más pequeños de toda la necrópolis.

Continuamos con la KV2, en ella fue sepultado el tercer faraón de la dinastía XX Ramsés IV. De la historia se sabe que gobernó de 1153 a 1147 A. C. y aunque trato de realizar grandes construcciones, debido a la pobreza que sostenía el país para esa época y a su breve reinado no pudo realizarlo. Se conoce muy poco de su actuación al mando del país por parte de él y de sus sucesores, pero de acuerdo a los historiadores cuando decidió cambiar la capital del imperio a Pi-Ramsés, dejo a Tebas y el Alto Egipto en manos de la nobleza y, en especial de los sacerdotes de Amón.

Como ya lo habíamos comentado antes Ramsés IV y sus sucesores tuvieron que hacer frente a serios problemas de un Estado, algunos historiadores hablan de una conspiración que probablemente había acabado con la vida de su padre, el faraón Ramsés III. Toda esta inestabilidad y decadencia se comienzan a ver incluso en todo lo referente a la construcción de la tumba del faraón, objeto de nuestro estudio, ya que para su construcción tuvieron que volver a negociar con los constructores de tumbas de Deir el-Medina, de estaban en huelga por el reducido salario y las duras condiciones de trabajo. La construcción de KV2, tuvo estrecha relación con la tensión existente entre los funcionarios del faraón y los constructores de tumbas (los pobladores de Deir el-Medina). Ya que sólo unos pocos años antes se había producido la primera huelga laboral conocida de la historia, que le había sucedido a Ramsés III, y su hijo y sucesor tuvo que hacer frente a más presiones del gremio, que exigía mejoras en sus condiciones laborales. La situación fue muy difícil ya que, los trabajos de construcción de la tumba comenzaron después de que ambas partes llegaron a un acuerdo.

Por su parte la tumba KV3 se puede considerar como un es una mezcla entre una tumba real y una tumba de noble, ya que quien la ocupo fue un príncipe. Su padre fue el faraón Ramsés III, el cual gobernó de 1184 A. C. a 1153 A. C., aproximadamente, y de acuerdo a los historiadores fue catalogado como el último gran monarca egipcio. Durante 31 años de gobierno estuvo luchando en contra de una invasión extranjera, largas sequías, hambrunas por falta de alimentos e intrigas políticas fueron el caldo de cultivo para un desastroso final ya que el faraón fue víctima de un intento de asesinato jjevado a cabo por una de sus esposas, uno de los príncipe y varios funcionarios, trayendo como consecuencia final la muerte del Faraòn Ramsés III ya que no logro  sobreviviese al atentado contra su vida.

Esta se construyó en el lado norte del Valle de los Reyes, enfrente de KV2 y justo al lado de KV46, KV3 presenta el tipo de construcción de las tumbas de la dinastía XX. Pero a pesar de no pertenecer a ningún faraón, es de una gran longitud, mucho mayor que la mayoría de las tumbas de reinas, príncipes o nobles, por lo que podríamos decir que estamos a medio camino de una tumba real de la época ramésida (se llama de esta manera a esta época porque todos los faraones se llamaron Ramsés).

Continuaremos con la tumba KV4, la cual posee el honor de ser la última tumba excavada en esta imponente necrópolis. Con ella se termina la era más importante de la historia egipcia, y el momento de su mayor influencia internacional, que es a los que los historiadores han llamado el Imperio Nuevo,  tiempo durante el cual tres dinastías desarrollaron militar, cultural y técnica a este país, realizando imponentes construcciones que hasta el día de hoy se mantienen y se hicieron enterrar en el Valle de los Reyes.

Ramsés XI fue el décimo faraón de la dinastía XX y quien fue sepultado en la tumba KV4, y aunque logro tener un reinado largo, de 1099 A. C. hasta 1069 A. C., aproximadamente, no pudo resolver  los numerosos problemas que sufría el país a nivel económico, político y militar. Por lo que este Faraón detenta el título de ser el último monarca en gobernar a este gran imperio que perduro por casi cuatrocientos años. Se cree que era hijo del anterior rey, Ramsés X, y que fue incapaz de combatir la rebelión de los sacerdotes y nobles del Alto Egipto en el año 17 de su reinado y que culminó con la separación de este territorio.

Las luchas internas por el poder, por parte del Faraón en la capital de Pi-Ramsés (en el Delta del Nilo), el virrey de Nubia y el sumo sacerdote de Amón en Tebas, así como importantes, graves y continua hambruna, produjeron condiciones de vida cada vez más precarias en la población, trayendo como consecuencia a una cruenta guerra civil en el Alto Egipto. Ramsés XI prácticamente obvio el problema y sencillamente cedió su corona al sumo sacerdote Herihor, quien se hizo del poder y gobernó en solitario ignorando por completo al faraón.

Teniendo a Tebas y todo el Alto Egipto fuera del alcance de su poder, Ramsés XI decidió esconderse en su capital y paralizo la construcción de su tumba en el Valle de los Reyes. También elimino a la comunidad de constructores de Deir el-Medina y a su muerte, quiso ser enterrado en el norte, aunque no se sabe con seguridad el sitio exacto se estima que quizás fue en Menfis, en Tanis o en Pi-Ramsés. La dinastía XX y con ella el Valle de los Reyes habían desaparecido. Con este suceso los historiadores, llaman a la época que se iniciaba el Tercer Periodo Intermedio, en el que se desarrolla un país dividido entre los sucesores de Ramsés XI en la ciudad de Tanis y el sumo sacerdote de Amón en Tebas como rey independiente.

Como todas las tumbas reales de la dinastía XX, KV4 presenta el mismo perfil: no tiene pozo funerario, los pasillos no muy inclinados y un eje recto en el plano de la tumba. Se encuentra ubicada en la mitad norte del Valle de los Reyes, es la vecina inmediata de KV3 y de KV46. Esta última, se encontraba intacta, pero sería descubierta con las obras de construcción de KV4, y el consiguiente robo de parte de su equipamiento funerario.

En la tumba KV4, la cámara funeraria, pese a estar completamente excavada, no había sido pulida, ni sus paredes decoradas, lo que motiva a pensar que se dejo de laborar en la tumba antes de la muerte del Faraón. Esta situación demostró sumado al hecho de que no hay un sarcófago exterior de piedra metido dentro de la tumba que en esta sala  nos permite confirmar que el Faraón Ramsés XI nunca llegó a estar lugar.Y confirmando la tesis de los historiadores de que fue enterrado en otro lugar lejos del Valle de los Reyes. A pesar de que habia mandado a reslizar una tumba en este sitio como el resto de sus antese

Nos saltaremos la KV5, ya que fue la sepultura de varios hijos de Ramsés II, he iremos a comentar la tumba kv6 perteneciente a Ramsés IX, el cual mantiene el mismo estilo de gobernar que el resto de los faraones de su dinastía. Debido a la difícil situación y al continuado empobrecimiento que sufría Egipto, agravado por la incapacidad del faraón y por la falta de cohesión que vivía el país. Ya que los faraones se encontraban radicados en Pi Ramsés desde hacía cien años en el norte, y la antigua capital de Tebas se había convertido en un centro religioso dirigido por el sumo sacerdote de Amón de forma prácticamente autónoma al poder central.

Pero aunque Ramsés IX no es de los soberanos más conocido de su dinastía, los historiadores nos pueden afirmar que siguió la misma línea que sus antecesores en el trono: una total falta de carisma y de voluntad para gobernar un país que ya se encontraba en plena decadencia, y quedaba a mucha distancia de ser el gran imperio de los Amenhotep y de los Thutmose. Se presume que fue descendiente directo de Ramsés III, el faraón Ramsés IX gobernó durante 18 años, de 1126  A. C.  hasta 1108 A. C., aproximadamente

Durante su reinado se produjo una complicada crisis interna, ya que tuvo que hacer frente a incursiones de tribus nómadas en sus fronteras, falta de apoyo por parte del virrey de Nubia su aliado, y el aumento desmesurado de bandas de ladrones. De hecho el Valle de los Reyes sufrió gravemente de esta situación y es cuando comienzan a generalizarse los robos y los sacrilegios perpetrados en la necrópolis. Aunque algunos autores nos refieren que de esto no se puede culpar del todo a Ramsés IX, ya que el encargado de velar por la necrópolis, era el sumo sacerdote Amenhotep que había logrado en Tebas a un estado de semi independiente por lo que se tenía que encargar de todo lo que ocurría en aquella zona.

Para tener una idea de la situación  caótica  que sufría el país, sólo habría que observar la propia situación en la que se encontraba la tumba del rey, que en 18 años de reinado no llegó a ser culminada, pese a ser de dimensiones más o menos modestas y no ofrecer ninguna complicación a nivel arquitectónico ni constructivo. Estoy seguro que te interesara el siguiente articulo. Ver articulo: Karnak

La tumba KV6 está situada en la mitad norte del Valle, justo entre las dos tumbas más famosas que han dado muchos dolores de cabezas a la arqueología moderna, una es el inmenso complejo funerario de los hijos de Ramsés II (KV5) y la otra tumba que se puede catalogar de misteriosa y célebre, la KV55, de la difícil época de Amarna (podemos decir Amarna que fue una etapa difícil que vivió el imperio egipcio ya que el Faraón  de ese momento no solo cambio la capital del imperio sino que decidió, dar un vuelco total a la religión cambiando al dios principal Amón por el Dios Atón y comenzando una persecución a los seguidores de Amón, destruyendo muchos templos). La cantidad de tumbas tan cercanas entre sí comienza a hacerse muy intenso en cuanto más nos movemos hacia el sur, y KV6 no sólo es vecina de estas dos tumbas descritas anteriormente, sino que colinda con la KV7, perteneciente al anteriormente mencionado Ramsés II, el Grande.

Comentarios

La historia del Valle de los Reyes está íntimamente relacionada con la historia del Imperio, como he podido hacerles referencias de una muestra muy pequeña que he podido comentar en este artículo. Todavía hay muchas cosas interesantes de las que podemos comentar sobre este impresionante lugar que sin lugar a dudas, es uno de los sitios que si tienes posibilidades no deberías dejar de visitar.

Cuando hablamos del Imperio Egipcio debemos recordar que nos encontramos en presencia de uno de los pilares en los cuales se desarrolló nuestra civilización tal cual la conocemos en la actualidad, con sus aciertos y errores, que como seres humanos siempre cometeremos. Sin embargo vale la pena estudiar más sobre ellos, y harían falta un mínimo de 10 artículos como este para poder entender a un bajo nivel todo lo que nos puede aportar esta civilización. Esoero que este articulo haya podido cubrir parte de sus expectativas con respecto al tema, lamentablemente es un tema muy interesante y con muchas aristas que se pueden investigar, por lo que puede extenderse muchísimo. Estoy seguro que estaremos analizando próximamente otro punto álgido sobre esta interesante cultura antigua he importante como la fue el Imperio Egipcio, su gobierno, religión, arquitectura y cultura

Dejar Comentario