≡ Menu




Aprende todo sobre la Presa de Asuán

La Presa de Asuán es una impresionante y controversial obra de ingeniería, construida durante 10 años en esta región del sur de Egipto, con el objetivo de controlar las inundaciones generadas por la crecida el río Nilo y proveer de energía hidroeléctrica a este país africano. 

Presa de Asuán

Presa de Asuán

También conocida como Saad el Aali en árabe, esta colosal construcción, una de las más relevantes obras de ingeniería del siglo pasado, comenzó a edificarse en enero de 1960 y su conclusión se alcanzó en julio de 1970, una década después. Su diseño data de 1956.

El gobierno de la entonces Unión Soviética apoyó en la concreción del ambicioso proyecto.Su creación tuvo consecuencias para el ecosistema de la corriente fluvial y los milenarios monumentos arqueológicos situados en la región de Nubia.

El objetivo de esta presa de escollera es retener el caudal del mítico río Nilo, el más largo de la Tierra (6.695 kilómetros), y así acabar con las anegaciones que todos los años generaba al salirse de su cauce natural, además de las sequías ocasionales cuando no recibía suficiente agua. También tenía el propósito de generar energía hidroeléctrica para beneficio de los habitantes de este país africano.

Esta obra de ingeniería se le conoce también como Alta Presa de Asuán para diferenciarla de la Baja Presa, que es de menor envergadura y de construcción más antigua.

Ubicación

Asuán es la ciudad situada más hacia el sur de Egipto, en la ribera oriental del Nilo, específicamente donde se ubica la primera catarata de este cauce de agua. Su Presa la construyeron hacia el sur de la ciudad y el norte de la frontera con Sudán.Es capital de la gobernación del mismo nombre y se asienta a 106 metros sobre el nivel del mar.

Justificación del proyecto

Presa de Asuán

Desde tiempos remotos, grandes extensiones de terrenos ubicadas a ambos márgenes del Nilo, en Egipto, se inundaban anualmente con el exceso de agua que éste traía desde Uganda y Sudán.

Estas anegaciones favorecieron la fertilidad de estas tierras, abonadas con el sedimento que les dejaba el desborde el río, pero las inundaciones también destruían las cosechas o perecían por la sequía, debido a la variación de los niveles del río de un año a otro, lo que se traducía en escasez de alimentos para la población.

Esta situación generó la necesidad de construir una represa para atajar la corriente del Nilo y mitigar los efectos de las inundaciones, protegiendo así los cultivos agrícolas. En 1889 comenzó la construcción de la primera obra o Baja Presa de Asuán.

Baja Presa

Presa de Asuán

Los británicos construyeron la primera estructura o Baja Presa de Asuán, entre los años 1889 y 1902, con 54 metros de altura y 1.900 metros de largo, la cual le quedó pequeña al volumen de agua que fluye en el Nilo, por lo que se elevó la altura del dique en 1912 y 1933, pero igual resultó insuficiente.

En 1946, el embalse que se genera por el represamiento del agua estuvo a punto de desbordarse, por lo que las autoridades egipcias decidieron elaborar un proyecto para construir otra presa aguas arriba, en vez de elevar por tercera vez el dique de la Baja Presa de Asuán.

10 años más tarde, en 1956, el gobierno egipcio anunció la construcción de la segunda presa, mucho más grande, a seis kilómetros Nilo arriba de la primera.

Alta Presa

Presa de Asuán

Con apoyo de la extinta Unión Soviética en cuanto a financiamiento, técnicos, maquinaria y diseño del proyecto; el gobierno egipcio levantó, a base de piedras y arcilla, la Alta Presa de Asuán, entre los años 1960 y julio de 1970. La factibilidad del proyecto se estudiaba desde 1952.

El llenado del embalse comenzó en 1964, con la presa no concluida, y colmó su capacidad en 1976. Gracias a la Presa de Asuán se minimizaron las consecuencias de las inundaciones de 1964 y 1973, y de los periodos de sequía de las décadas del 70 y 80 del siglo pasado. La construcción de la represa originó el lago de Nasser, el cuerpo de agua creado por el hombre más grande del mundo, y una prometedora industria pesquera alrededor de él.

Características

Presa de Asuán

La enorme muralla de 3.600 metros de longitud, que represa la corriente del río, puede dejar fluir hacia el otro lado 11.000 metros cúbicos de agua, en su máxima capacidad.Su altura es de 111 metros, mientras que la base se extiende por 980 metros de ancho, que se achican a 40 en la parte superior. En su construcción se invirtieron 43 millones de metros cúbicos de material rocoso y arcilla.

Como todas las represas de esta envergadura, cuenta con aliviaderos adicionales y el canal de Toshka, un proyecto hídrico que comunica con el valle del mismo nombre y tiene el objetivo de abastecer de agua para la explotación agrícola de la zona.En cuanto a su infraestructura hidroeléctrica, se compone en su sala de turbinas de 12 generadores, cada uno con una potencia de 175 megavatios.

La presa registra una capacidad de generación de electricidad de 10.000 GWh/año. En 1967 arrancó el suministro de energía, que coincidió con su punto más alto de producción, generando cerca de la mitad de la demanda de electricidad de todo el país y favoreciendo que el servicio llegara, por primera vez, a la mayoría de los poblados egipcios. La producción ha venido disminuyendo con el pasar el tiempo.

Lago Nasser

Presa de Asuán

La construcción de la Presa de Asuán originó que se formara, en la cuenca media del Nilo, el lago artificial de mayor tamaño del orbe, conocido como lago Nasser, en honor al presidente Gamal Abdel Nasser, quien hizo las gestiones y buscó el financiamiento necesario para el concretar el ambicioso y polémico proyecto hidroeléctrico.

Este cuerpo de agua se creó al sur de Egipto y cruza su frontera hasta ocupar territorio de Sudán, pero sólo la parte egipcia, que comprende 83% de su extensión total, recibe el nombre de lago Nasser. En el vecino país le llaman lago de Nubia.

En cuanto a sus dimensiones, contiene 157 kilómetros cúbicos de agua en una superficie de 5.250 kilómetros cuadrados. En su punto de máxima anchura, alcanza los 35 kilómetros y 550 de largo, aproximadamente.

El riesgo de desbordamiento del lago obligó a la desocupación y reubicación de más de 90.000 habitantes y 24 monumentos arqueológicos de incalculable valor histórico de la región de Nubia, en los límites entre Egipto y Sudán, entre los que destacan los templos de Abu Simbel y Philae.

Impacto ambiental

Presa de Asuán

Entre las repercusiones ecológicas que generó la construcción de la Presa de Asuán en el ecosistema milenario del Alto Egipto y que alteró la vida de los pobladores de las riberas del Nilo, se encuentran:

  • Excesiva sedimentación aguas arriba del río.

  • Erosión de los suelos aguas abajo del Nilo, lo que afecta su aprovechamiento y fertilidad para el cultivo de rubros agrícolas.

  • Desaparición de especies migratorias, especialmente aves, que anidaban o se alimentaban en los márgenes de la corriente fluvial.

  • Salinización del delta del Nilo, producto del ingreso del agua salada del Mar Mediterráneo ante la disminución del flujo de agua del río, lo que a la vez genera la migración de la fauna marina.

  • Reducción de la productividad de la actividad pesquera, perjudicando a la comunidad que obtiene ingresos de esta fuente económica.

  • Contaminación del río por uso de productos agroquímicos para mejorar la productividad agrícola.

  • Aumento del riesgo en los pobladores de padecer enfermedades como la malaria y la bilharziasis, cuyo parásito de propaga a través de los caracoles.

Templos de la Presa de Asuán

Presa de Asuán

La construcción de la Presa de Asuán en la parte alta del río Nilo y creación del lago Nasser, provocó la inundación de la gran parte de la región de Nubia, que atesoraba monumentos de siglos de antigüedad, los cuales debieron ser reubicados a zonas más altas; incluso, se hicieron regalos a países que ayudaron a sus traslados, como el Templo de Tebod, que se obsequió a España en 1968 y se localiza actualmente en Madrid.Otras donaciones como muestra de agradecimiento del gobierno egipcio se exhiben en museos de los Estados Unidos, Italia y Países Bajos.

La más emblemática de estas construcciones antiguas y que aún se mantiene en Asuán es Abu Simbel, un complejo arqueológico que desde 1968 reposa en una loma levantada a orillas del lago Nasser, cerca de su lugar originario, a poco más de 230 metros al suroeste de la urbe.

La milenaria construcción del siglo XIII a.C., compuesta de templos esculpidos en roca, está dedicada al faraón Ramsés II y su esposa Nefertari. 

Este fascinante complejo faraónico mantiene su vigencia como atracción turística de primer orden en Egipto y está protegida por la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad que concede la Unesco, desde 1979, al igual que el Templo de Philae.

Este último templo nubio, también reubicado producto de la creación de la represa, reposa actualmente en la Isla de Agilkia, porque su estancia original, la Isla de Philae, quedó bajo las aguas tras la inundación generada por la Presa de Asuán. (Ver artículo: File de egipto)

El Templo de Philae está dedicado a la diosa Isis, deidad protectora del amor y la belleza en la mitología egipcia, al igual que la maternidad y la magia. También se le conoce, por su belleza, como La Perla del Nilo.

Dejar Comentario