≡ Menu




¿Conoces la Catedral de la Habana? Descùbrelo aquí

Catedral de la Habana siendo la Sede Episcopal de la Arquidiócesis de San Cristóbal de La Habana, ésta increíble catedral es el centro de culto de miles de personas diariamente, si quieres conocer mas sobre la historia de esta fascinante estructura, quédate con nosotros.

catedral de la habana

Historia de la Catedral de la Habana

En un principio, alrededor del año 1748, la iglesia fue sede de oratoria para los Jesuitas, los mismos quisieron construir una iglesia para rendir culto a su Dios, pero fue rechazada la propuesta por Luis Gonzalo de Carvajal, procurador general para ese entonces. Luego de haber pasado 10 años, se pudo aprobar el permiso especial y se les asignó un lugar en especifico donde iban a construir su iglesia y un colegio cristiano.

El colegio fue lo primero en construirse en el año 1767 mas sin embargo la iglesia aún no, pero en ese momento fueron expulsados los jesuitas del Nuevo Mundo por orden del Papa Clemente XIV. No fue sino en el año 1778 cuando el obispo Felipe José de Trespalacios empieza a modificar el antiguo oratorio, en ella se pudo transformar y retirar diversos objetos que consideraban innecesarios como altares, adornos y estatuas que negreaba la imagen del templo de Cristo. (ver:Castillo de Bran)

Ubicación

No es difícil encontrar ésta catedral, ya que se encuentra en el centro de la Habana Vieja, en la región de Empedrado; zona que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, por lo que puedes visitarla cuando desees.

Arquitectura

Con un estilo cálido, la Catedral de la Habana está ambientada en el movimiento barroco el cual une el estilo toscano por su estructura ejemplar de torres con campanarios laterales. La misma esta compuesta por un rectángulo cuyos laterales están compuestos por capillas y 3 naves separadas por enormes pilares de piedra, posee un piso marmoleado en blanco y negro.

Todas las esculturas y obras metálicas fueron importadas directamente desde Italia en 1820; muchas de las obras que se exhiben en el interior de la catedral fueron realizadas por el francés Jean-Baptiste Vermay, la cúpula de la estructura puede verse a lo largo de la ciudad y resalta con un color naranja neutro.

En el interior de la misma se pueden apreciar diversas tumbas de personas que tuvieron una gran importancia en la nación cubana, así como el lienzo de la Virgen de Loreto, el cual fue bendecido por el obispo Morell de Santa Cruz en 1755, y el lienzo  de la Virgen de la Purísima Concepción, Patrona de La Catedral. Al recorrer la catedral podrás ver detrás del altar mayor algunas obras de Perovani, considerado el primer  profesor de dibujo de la ciudad. Una de las cosas que tienes que apreciar inevitablemente al visitarla es el cuadro de “El Papa disponiéndose a decir misa”, que data del siglo XV

El diseño de ésta majestuosa edificación es un ejemplo claro de una gran obra barroca neoclásica que impresiona por sus contrastes de sombra y de luz y la naturaleza tropical en donde se encuentra.

En su parte externa, la catedral se rodea por la Plaza de la Catedral, la cual esta conformada por distintas casas coloniales en las que se encuentra el Palacio del Marqués de Arcos la cual funge hoy en día como Museo de Arte Colonial.

Hoy en día, la fachada de la catedral no ha tenido cambios alguno, ya que se encuentra tan perfectamente estructurada en todos sus sentidos, que Alejo Carpentier considera que sus muros de piedras es música transformada, otros autores del genero literario considera que las curvas de su interior hacen ver de un oleaje marino.(ver:Templo del Gran Jaguar)

Renovaciones

Alrededor de los años 1946 y 1949, la catedral sufrió diversas modificaciones por parte de Cristóbal Martínez Márquez, un arquitecto de la época, el mismo remodeló el techo de la catedral reemplazándolo con uno de piedra y en forma de bóveda, por lo que los trabajos realizados le dieron una nueva imagen a la catedral en cuanto a su iluminación natural, su seguridad y aspecto ante el público, lo que logro una mayor aceptación por parte de la comunidad. Posteriormente, se realizaron otras modificaciones mayores a la estructura ya que en 1998 el Papa Juan Pablo II la visitaría en su víspera.

La Casa del Marques de Arcos

Ésta casa que ya era prenombrada en 1739, es el tipo de casa colonial que se ubica aledaña a la Catedral, hubo un tiempo en el que fue arrendada por medios de prensa y desde entonces se le dio el nombre de Casa de Correos en 1844, fue adquirida por Ignacio Marqués de Arcos en 1792.

Cristòbal Colón

Dentro de la Iglesia, se puede apreciar una imagen de San Cristóbal, que por su origen griego formula una traducción de «Portador de Cristo», San Cristóbal es un santo protector de la Habana. El nombre del navegante de los océanos hasta el año 1898 en la nave central se encontraba un monumento funerario en el que se encontraban las cenizas de Colón, que posteriormente fueron llevadas a la Catedral de Sevilla.

Plaza de la Catedral

Ésta minuciosa plaza se encuentra en la zona céntrica de la Catedral, y es popular ya que entre ella y la institución católica existe cierto enlace que crea una identidad única a nivel mundial, tiene sus orígenes de hace miles de años cuando pasó de convertirse en un basurero, para luego ser un mercado al aire libre; para que posteriormente se llamase Plaza de la Catedral una vez que la misma se instauró definitivamente en la Habana Vieja, la plaza fue centro de festejos y grandes paseos desarrollados por la comunidad cubana, con el pasar del tiempo se fue llenando de comunidades coloniales como el llamado Palacio de Lombillo, el Palacio del Marqués de Arcos y la Mansión del Marqués de Aguas Claras.(ver:Salcantay)

Hoy en día esta plaza es la mas concurrida de Cuba, es destino turístico de miles de personas extranjeras, en ella se podrá obtener una refrescante bebida tropical mientras se caminan sus estrechas calles rocosas.

Finalmente este es un lugar de retiro espiritual que difícilmente podrá olvidar un turista, de todos los que llegan diariamente hasta éste lugar para ver de cerca de la Virgen, y llevar consigo, pequeñas piedras con vetas o diminutas partículas de cobre que le hacen recordar en qué lugar estuvo y hasta agradecer a la virgen un por darles la oportunidad de haber conocido una de sus casas.

El Palacio del Lombillo

Se considera una casa tipo casona colonial, donde sirvió de hospedaje para varias familias durante el transcurso de 2 siglos para los primeros ciudadanos de la Habana Vieja. En 1903, el palacio fue ocupado por los mejores abogados de la época, Dr. Ricardo Dolz. En 1947 se convirtió en la sede del Historiador de la Ciudad Emilio Roig de Leuchsenring, hoy en día sigue operando como sede del Historiador pero a su vez, oficinas del Plan Maestro de Revitalización Integral de La Habana Vieja y la redacción de la revista Opus Habana.

La Casa de Don Luis Chacón o Conde de Casa Bayona

Ésta casa también fue una de las primeras construidas en la Habana y es considerada como la Plaza de la Ciénaga, data de 1720 y se considera uno de las casas típicas contemporáneas por el modo en el que fue construida y las medidas de la misma. En el siglo XX pasó a manos del Colegio de Escribanos, para convertirse en un centro de prensa y posteriormente siendo el Museo de Arte Colonial.

El Palacio del Marqués de Aguas Claras

Es un restaurant ubicado en el Patio, fue construido por Francisco Filomeno Ponce de León alrededor del siglo XVIII durante 20 largos años, pero por su diseño es una de las mejores arquitecturas cubanas de ese siglo. Se construyó una replica de la casa llamada el Portal, la cual en su diseño está representada por una arcada con 4 arcos y un carpanel ubicado en el centro de los mismos.

Costos

La Catedral de San Cristóbal de La Habana no tiene costo alguno ya que es un centro religioso en el que asisten lugareños de Cuba y de todo el mundo rendir culto a sus Dioses, claro está que si deseas puedes contribuir con alguna ofrenda para que siga vigente la tradición en los centros religiosos, sin embargo, si quieres tener algún que otro recuerdo deberás pagar por al menos una fotografía o un recuerdo en las zonas aledañas de la catedral.

La Zanja Real

En 1840 se instalaron los primeros baños públicos de Guiliasti, eran considerados los primeros en la Habana, que tenían como desagüe una pequeña zanja, por lo cual en el siglo XIX empezaron a surgir diversos hoteles, incluyeron el llamado «El lujo del baño» y no fue sino hasta el siglo XVI cuando por medio de una increíble obra de ingeniería se pudo conectar el Río Almendares con los desagües de los mismos para que pudiera fluir libremente con ayuda de la gravedad, sin duda alguna un gran avance para el desarrollo de la Habana.

Dejar Comentario