≡ Menu




Museo Santa Clara, lo que aún no sabes de este antiguo templo.

Museo Santa Clara, es un museo dentro de una iglesia que perteneció a un convento de la época del Reino de la Nueva Granada, es una dependencia del Museo Nacional y del Ministerio de la Cultura de Colombia. Ven y conoce más de esta joya de la colonia

MUSEO SANTA CLARA

Museo Santa Clara, implantado desde 1983 en una edificación de siglo XVII (1647), con características de claustro, protagonista de sus propias historias. Esta edificación la podrás encontrar en Bogotá, en el Barrio La Candelaria, centro histórico de la ciudad.
El Museo Santa Clara le debe su nombre a los orígenes de la sede que alberga la exhibición museológica. En esta sede funcionaba el convento de Santa Clara y su iglesia.
Dentro del Museo Santa Clara se reúne colecciones del patrimonio cultural de Colombia de gran importancia, donde el visitante puede apreciar entre otras
– Obras maestras de Pintura
– Colecciones de piezas en plata, y obras en metal
– Muebles coloniales
– Libros Incunables
– Murales
– Colecciones de Textiles
– Manuscritos
– Esculturas iconográficas
– Colecciones de monedas
– Retablos y otros objetos antiguos de uso diario.
Todas la colecciones muy bien cuidadas y conservadas por la dirección del Museo Santa Clara, cuya edificación es la pieza principal del museo, por su arquitectura y la historia viva en sus galerías, iglesia y pasillos.
El Museo Santa Clara referente vivo para las personas en la búsqueda e investigación de patrimonios culturales con prestigio mundial, así como varias edificaciones que lo rodean como la Catedral Primada de Colombia, y el Museo Colonial.

Historia

Comencemos diciendo en la historia del Museo Santa Clara, la tradición de su sede, de donde y como se originó esta hermosa edificación del siglo XVII.

El Convento

Para la instauración del museo de Santa Clara se tomó como sede la edificación de lo que era el convento de las religiosas de la orden de santa Clara (segunda de la orden franciscana), que funcionaba desde 1647 en el Nuevo Reino de Granada y su ciudad Santafé de Bogotá.
El convento Santa Clara lo conformaba también La iglesia, que es la única estructura que permanece de pie y es donde funciona el Museo Santa Clara.

Por ser una de las edificaciones celebres de la época no es de extrañar el hecho de ubicarse la iglesia en lo que es ahora el centro histórico de la ciudad de Bogotá. Con otras edificaciones que son testigos también de lo que fue el Nuevo reino de Granada.
El convento santa Clara en la ciudad de Santafé de Bogotá se terminó de construir en el año 1647 (construido por el arquitecto español Matías de Santiago 1619 -1647), comenzando ahí la labor de las monjitas franciscana de la orden femenina Santa Clara. Estas labores continuaron por más de 200 años, mucho después de erradicarse el dominio español.
Ya establecido el Gobierno de la república de la Gran Colombia en el siglo XIX, estas tierras comenzaron a presenciar guerras civiles entre conservadores y liberales, lográndose establecer el Gobierno liberal del General Tomás Cipriano de Mosquera en la ciudad de Santafé de Bogotá en 1861. (ver articulo: Museo de Antioquia)

La ley de desamortización de bienes de manos muerta

Los liberales establecieron durante su autoridad la ley de expropiar todo aquello que fuera de valor y que pesara sobre ellos un reglamento prohibitivo de venta y enajenación, a fin de subastarlos para darle un impulso a la economía de la región; sus ojos se posicionaron sobre todo en las edificaciones de la fe católica que para ellos no eran más que manos muertas. Con esta ley logran cerrar el convento santa clara (1863), y sacar a las religiosas de su habito claustro.
El conjunto del Convento santa Clara con su iglesia ya cerrado paso a tener otros usos, en un tiempo llego a ser una fábrica, según relatos históricos. La fe católica toma posesión nuevamente de la edificación conventual entre los años 1874 / 1968, instaurando dentro de sus muros a la congregación del Sagrado Corazón de Jesús.

El Museo

En un movimiento del Estado Colombiano en el siglo XX por recaudar sus tesoros del patrimonio cultural, e ir emplazando por todo su territorio a través del Instituto Colombiano de Cultura edificaciones museológicas que pudieran albergar y exponer todo el valor histórico de sus culturas, adquiere para el Estado (1968) la Iglesia Santa Clara único vestigio que quedaba del antiguo convento Santa Clara. El interés de adquirir la iglesia era el de montar dentro de ella un museo. Desde ese año hasta 1983, fueron desarrollados arduos trabajos de mantenimiento, mejoras y restauración, además de las adaptaciones que requieren este tipo de edificaciones de Iglesia a Museo. Así nace lo que hoy disfrutamos como el Museo Santa Clara.

No obstante es bueno hacer ver que estamos ante un Museo poseedor a su vez de una iglesia, la cual paso por un proceso donde se le fue quitada sus vestiduras sacras según la dogma católica, una vez fue adquirida por el Estado, y pasar a ser una edificación secular, sin poder efectuarse desde esa fecha celebraciones del orden religioso. Este caso hace al Museo Santa Clara interesante por demás porque son muy pocos lo que tienen esta misma característica, por lo general que se puede ver son Iglesias hechas museos.

Las exposiciones del Museo Santa Clara, son exhibiciones de colecciones permanentes de origen entre los siglos XVII – XIX, algunas provenientes del mismo lugar del Convento santa Clara.

Los profesionales que se encargan de realizar las labores de restauración y a la vez de transformación de un lugar que una vez fue con características sacras y proveerlas de vestiduras de museos deben siempre establecer una evaluación de los desarrollos políticos, culturales y religiosos que se generaron alrededor de dicho inmueble. El caso del Museo santa Clara no está fuera de este contexto. Aquí estos profesionales asumieron la evaluación de las diferentes manos o usos que tuvo la iglesia antes de ser posesión del Estado (hermanas religiosas – gobierno liberal – fábrica o empresa privada – religiosos de una congregación católica). Por la variedad de usos, nivel económico del usufructuario, la estructura, muros y los diferentes elementos del inmueble fueron objeto de reparaciones o quizás años de abandono, que a la final se convierten en trabajo investigativo para los restauradores. (ver articulo: Convento de Cristo)

Es por esto que tras largo tiempo de trabajos de restauración el Museo Santa Clara posee hoy en día lo original de su infraestructura, con sus propias decoraciones, como es el caso de los retablos pictóricos en sus muros, además de:

– Imágenes de bulto policromadas (del siglo XVIII)
– Pinturas y murales del siglo XVII
– Colecciones mayores a 140 piezas (pintura y escultura)

Además de esta colección original de la Iglesia combinada con otras piezas de exposición del arte contemporáneo, logra dar una estética viva y dinámica al Museo Santa Clara de las transiciones culturales y sociales de la nación desde la época colonial a la fecha.

Su historia Contemporánea

El Museo Santa Clara en la actualidad ha logrado cifras considerables de visitantes anuales, gracias a una excelente administración y dirección. Directiva y equipo de trabajo que se ha fijado la meta de aumentar cada año estas cifras de visitas. Para ello establecen una campaña de hacer ver que el museo no es una iglesia museo, sino que es un museo emplazado dentro de una edificación que una vez fue iglesia, a fin de atraer a las personas de otras culturas religiosas no solo las personas católicas. Ofrecen al visitante invitaciones publicitarias de sus exposiciones contemporáneas sin ninguna connotación religiosa. Pero a pesar de ello la gran mayoría de los visitantes al entrar al Museo Santa Clara se reviste de un aire de solemnidad como si de verdad estuviera entrando a una iglesia en pleno funcionamiento de sus labores y durante el recorrido dejan ver sus habituales gestos religiosos como la reverencia a las imágenes de los santos, esto debido a la marcada cultura católica del país.

Por todo lo anterior El Museo Santa Clara busca ser visto como un recinto dedicado al arte y no consagrado a lo sacro religioso, no obstante no debe desvirtuarse en que este espacio museológico tiene que ser consecuente con la narrativa de su historia, su cultura y su sociedad que lo envuelve. Su edificación proviene de una sociedad colonial en donde la religión católica jugaba un papel fundamental en la sociedad. Entonces simplemente El Museo Santa Clara es un expositor del arte de la colonia que cohabita con el arte contemporáneo de una manera armónica de pasado y presente, siendo agradable para el que lo visita.

Organización y administración del Museo

Antes de empezar a describir como está conformado el Museo Santa Clara en su administración, establezcamos a continuación su ficha técnica o simplemente el DNI del Monumento:

Nombre del Monumento: Museo Santa Clara
Ubicación: Carrera 8, Barrio La candelaria, Santafé de Bogotá
Año de apertura: 1983
Año de construcción de la edificación: 1647
Cargo jerárquico de administración: Un Director
Horario de visita: Martes a Jueves de 9:00 a. m. a 5:00 p. m.
Tipo de Administración: Pública
Dependencia Institucional: Ministerio de Cultura de Colombia

El Museo Santa Clara como se puede observar se encuentra en un entorno histórico de la ciudad de Santafé de Bogotá, y está bajo una administración pública a cargo de un director, y dependiente primeramente del museo nacional a través del ministerio de cultura del país.
El Museo Santa Clara se mueve en la búsqueda de incentivar y atraer la mayor variada gama de público visitante, es decir sin distingos de rasas ni culturas (diversidad cultural), promoviendo cada vez más la combinación del espacio como patrimonio colonial con el presente de la nación.

Organización

El Museo Santa Clara se encuentra organizado en dos áreas de trabajo bajo una dirección: estas áreas son:
• Área de administración
• Área de Museología

Y estas áreas cada una se ramifican en otras dependencias veamos a continuación el área de administración:
Área administrativa: esta área se sub divide en dos áreas de vigilancia, Coordinación y Asistencia
Coordinación: Se encarga de la coordinación y asistencia museográfica
Asistencia: Encargada de la administración de las colecciones, a través de su registro y conservación de las piezas.
Área de Museología: Esta área se sub divide en dos áreas de servicio, Divulgación y educación.
Servicio de Divulgación: Este departamento se ocupa de las campañas publicitarias y de divulgación del Museo Santa Clara.
Servicio de Educación: Este servicio tiene tres grandes enfoques, la coordinación general de la educación, el servicio didáctico y el monitoreo.

Además de las dos áreas anteriores El Museo Santa Clara en su organización, cuenta además con dos coordinaciones que cumplen a la vez dos funciones la de servicio y ser vigilantes de los procesos, ellas son:

• Coordinación Editorial
• Coordinación de asistencia y curaduría.

Recorriendo el Museo

Si vamos de visita al Museo Santa Clara y a su vez lo que en un tiempo fue el convento de Santa Clara, edificación claustral que se implanto en la ciudad de Santafé desde la época de la colonia (1647), la orden de las hermanitas franciscanas de Santa clara ya estaba conformada en la ciudad antes de la construcción del monasterio, pero asistían a la misa en una pequeña capilla que quedo en el interior del convento. Todo esto se puede observar al entrar en el Museo Santa Clara, admirando tanto su arquitectura como la distribución original (nave de la iglesia, el altar, el coro, etc), que muy estratégicamente conservo el diseñador de la exposición del Museo Santa Clara

Cripta de los Benefactores

Durante el recorrido alcanzamos a ver testimonios de la historia del convento, como nombres de familias de la época, que según se deja ver en el relato de la exhibición fueron contribuyentes para la construcción del convento. De esto queda prueba una placa labrada con una inscripción en piedra, y que se encuentra en el piso al pie del altar, indicando la tumba con el osario de Doña María Arias de Ugarte que según era una benefactora de las hermanitas del convento, en este sitio también están las tumbas de las religiosas. Referente a estas muertes y saliéndonos del contexto del recorrido por el Museo Santa Clara. Nos cuentan que en los estudios de investigación de las piezas específicamente las que se usaban para cocinar y alimentarse las religiosas, comprobaron que estas piezas de metal las recubría una capa de plomo, pudiéndose dar la hipótesis que para esa época era muy factible el envenenamiento a causa de este metal pesado.

Imágenes de las religiosas muertas

Según se tiene entendido que en las instituciones claustrales de la época de la colonial, los siervos y religiosas una vez que entraban a ellos nunca más salían, ni siquiera después de muertas, ya que eran enterradas en el interior del monasterio. Las religiosas hacían una vida totalmente consagradas a su fe espiritual, que según la creencia errónea de la religión católica era el camino para lograr la salvación.También logramos enterarnos dentro del Museo Santa Clara, que estas mujeres consagradas en vida tenían por tradición que al morir se les colocaba en la cabeza flores a su alrededor quizás por su condición de ser vírgenes.

Esto lo van contando a medida que se dejan ver en los muros del Museo Santa Clara una galería de cuadros pintados con las imágenes de las madres superioras de la orden de las franciscanas de santa Clara mostrándose ataviadas con reliquias, flores y una vela encendida en sus manos. En la costumbre conventual los retratos de las madres superioras adornaban la sala del capítulo, como muestra de conducta clerical para sus subordinadas. De estos cuadros solo algunos se conoce su ejecutor, otros mantienen el anonimato.

El Señor de la Humildad

En el interior del Museo Santa Clara se encuentra una escultura en madera (anónima), muy bien ejecutada por el artista que la creo, denota tal realismo que uno llega a sentirse conmovido, esta escultura es el Señor de la humildad, y denota un puro estilo barroco. Sus Características son:
• Es una talla policromada
• Anónimo del siglo XVII
• Alto 155 centímetros
• Ancho 49 centímetros

Cuadro de La Piedad con los benefactores

El Museo santa Clara muestra un cuadro de la Piedad (Jesucristo en brazos de María), pero con una característica diferente a la que estamos acostumbrados a ver en los textos ilustrados, ya que a ambos lados aparecen las imágenes de Doña María de Ugarte y su consorte Juan de Zapiaín, que según fueron los mayores benefactores del convento. Algunas de sus características son:
• Autor Baltasar Vargas de Figueroa (atribuido).
• Óleo sobre tela de Siglo XVII.
• Alto 226 centímetros.
• Ancho 146 centímetros.

Sueño del Bachiller Cotrina

El cuadro original del sueño del Bachiller Cotrina se debe al autor Antonio Acero de la Cruz (Iglesia de las Aguas), pero en el Museo Santa Clara podemos encontrar una réplica enmarcada en dorado. Este cuadro hace referencia al sueño de un capellán de la colonia Juan Cotrina, oriundo de Tunja. Según obras de la literatura histórica del país, cuenta sobre una experiencia espiritual que tuvo el capellán de Santafé con la virgen, y desde esa experiencia quedo prendado de ella. Debido a esto Cotrina encarga al artista Acero de la Cruz le pintara un cuadro alusivo al sueño. En este cuadro se ve a la virgen sentada con corona, muy bien ataviada, con caras de ángeles a sus pies un padre jesuita en posición de rodilla.

Características
• Autor Gregorio Vásquez Arce y Ceballos (refrendado)
• Oleo en tela
• Fecha 1668
• Alto 63 centímetros
• Ancho 42 centímetros

Retablo mayor

Es imposible no fijar la atención al fondo del arco toral, en el retablo mayor. Este retablo es uno de los objetos más representativos de la narrativa grafica del Museo Santa Clara, cuya imagen principal arriba es una iconografía de Cristo crucificado.El retablo se ubica en un lugar muy significativo dentro de una iglesia, y se divide en quince nichos, cada uno ocupado por una imagen de madera, algunas de ellas vestidas en tela muy ornamentadas. En esta obra también están las manos de los benefactores Doña María de Ugarte y su consorte Juan de Zapiaín, quienes pagaron en su totalidad el retablo mayor. Algunas de sus características a continuación.

• Elaborado por artesanos en madera, cubierta por lámina muy fina de oro.
• Una Imagen de Santa Clara, acompañada de otras tres imágenes.
• Fecha de su construcción: mediados del siglo XVII
• Todos los nichos finamente recubiertos en lámina delgada de oro.
• Costo de su elaboración: 4200 pesos (8 escudos), según documento escrito.
• Decorados con la técnica del estofado y esgrafiado.

Techo de la Nave

El techo en arco de la nave se encuentra ricamente adornado al estilo barroco, lo que resulta antagónico con la imagen austera que presenta el Museo Santa Clara desde su exterior. La decoración del techo consiste en alrededor de mil flores doradas de madera de cinco pétalos, colocadas en forma de mosaico, y los espacios que se forman entre ellas se encuentran muy finamente pintados en azul y amarillo, esta rica decoración hace imaginar a un cielo estrellado.

La Nave de la Iglesia

La nave central de esta iglesia va desde el espacio de ubicación del coro capitular hasta el arco toral, al fondo donde se ubica el retablo mayor. En esta nave se ubicaban lo fieles que asistían a la misas, los cuales entraban por una puerta secundaria a la principal, que solo era abierta para la salida y entrada de las imágenes en épocas de procesiones en las fiestas religiosas.

La decoración de esta nave va acorde con su techo abovedado, en las paredes laterales, podemos encontrar murales pintados, además de las misma flores doradas de cinco pétalos en las terminaciones del arco del techo al unirse con las paredes. Se pueden apreciar varios cuadros pintados al óleo sin poder encontrar a la vista algún espacio desprovisto de decoración en las paredes. Solo una parte de la superficie del suelo (un pequeño cuadro) mantiene el piso original de la iglesia. Y el resto del piso es recubrimiento semejante al original.

El Coro

El coro dentro de un convento o monasterio, representaban los espacios de intimidad, y de alabanza mediante la adoración, en este recinto se hacia la celebración de la designación del abad o madre superiora en el caso del convento. Las religiosas que conformaban el coro de un convento eran de alta estima dentro de la congregación.

El área destinada al coro en el Museo Santa Clara se encuentra bastante ornamentado como en el caso de la nave de la iglesia con una combinación entre el estilo barroco y la estética del mudéjar, con un paraban en malla de madera, que le da la sensación de intimidad y el celo del resguardo de las religiosas dentro del recinto.

Los coros conventuales

La conformación y diseño de los coros de los conventos va a depender de los medios o recursos de cada edificación, la destreza de los artistas involucrados, así como de los constructores. No obstante, todos coinciden en que representan lugares de retiro con aire espiritual y que por lo general cuentan con lo siguiente:

Rejas o celosías: Se colocaban como objetos de separación y de retiro de las religiosas ante la presencia en la iglesia de las personas ajenas al claustro. Estas rejas podían ser de madera o de hierro con orificios muy pequeños entre el entramado.
Cratícula: La cratícula era una claraboya o ventana muy reducida en la reja del coro bajo, por donde tomaban las hermanas del convento la ostia de la comunión.
Tribuna: En el museo Santa Clara se pueden observar estas tribunas laterales en el coro superior, que usaban las religiosas enfermas o ancianas para asistir al oficio religioso desde allí.
Abanico: Este es un espacio en el coro alto terminado en semicírculo, en el Museo Santa Clara se encuentra adornado con un Cristo

Exposiciones Temporales dentro del Museo

Desde hace ya algunos años la dirección del Museo Santa Clara, viene realizando exposiciones temporales que representan lo contemporáneo o el presente dentro de la institución. Como ya dijimos anteriormente la organización del Museo busca ganar el interés de personas con variedad de creencias religiosas y que la visita al museo vaya más allá del interés de visitar una iglesia, sino que se sientan atraídos por el arte en general acompañado de cultura y testimonio histórico del país. Entre esas exposiciones se pueden nombrar algunas realizadas en los años más recientes, que puedes consultar y ahondar más sobre ellas en la web.

Hijas del agua. Lo ancestral en el Museo Santa Clara. Algunos datos de esta exposición:

• Año 2018
• Artista Ana González
• Fotografías de Rubén Afanador
• Días de la exposición. 3 – 16 septiembre
• Sinopsis: presentación de rostros a través de fotografías de adultos y niños de las comunidades indígenas de la región, como por ejemplo los Wayuu, para llevar la información de estas comunidades, que aún hoy muchos desconocen.
Ejercicios de sustracción. Datos sobre la exposición
• Fecha de la exhibición: septiembre 2017
• Artista: Rodrigo Echeverri
• Conmemoración: Premio Luis Caballero (9na edición)
• Sinopsis: Relación pasado / presente de la minería en el país y sus consecuencias. Una exposición que lleva a la reflexión.
Patio Interior. Algunos datos sobre esta exposición de tejidos
• Fecha de exhibición: julio – agosto 2017
• Artista: Loreto Buttazzoni
• Piezas de exhibición: 400 piezas tejidas a crochet (vitrificadas)
• Recreación: Los arcos y las columnas desaparecidas del Convento Santa Clara
Expedición Chucua. Exposición de esculturas, información sobre ella
• Fecha de la exposición: octubre – noviembre 2016
• Artista: Ricardo Cárdenas
• Recreación: los humedales o “chucua” de la sabana de Bogotá

Dejar Comentario