≡ Menu




Museo del oro: En Colombia, Historia, dirección y más

Museo del Oro de Bogotá una de las edificaciones museológicas más modernas del continente americano, perteneciente al Banco de la República de Colombia. Conoce este Museo central, así como las sedes de los Museos del Oro en varias regiones del interior de Colombia. Te sorprenderás

Museo del oro

Museo del Oro de Bogotá en Colombia es una organización creada en 1939 propiedad del banco de la República de Colombia, en cuya edificación se pueden observar y admirar en exposiciones permanentes la orfebrería en oro y en otros materiales o metales de las culturas indígenas prehispánicas de Colombia.

El Museo del Oro de Bogotá desde su creación hasta la fecha ha contado con cinco sedes, siendo la actual desde 1968 una edificación moderna diseñada por el arquitecto Germán Samper Gnecco.

En esta edificación se encuentra no solo la más importante muestra de la orfebrería de la cultura indígena prehispánica sino que también la más grande a nivel mundial, contando con una colección en oro y aleación de oro y cobre (tumbaga) de alrededor de 34 mil piezas entre collares, recipientes para las ceremonias religiosas de los indígenas, balsas, adornos entre otras piezas. Además de exhibiciones de objetos de cerámicas, hueso, piedra, que suman a la colección otras 25 mil piezas más, así como también objetos o piezas textiles.

El Museo de Oro de Bogotá a través de su exhibición narra la historia de varias culturas indígenas del periodo prehispánico de Colombia, destacándose entre ellas las más relevantes que son las culturas Zenú, Tairona, Nariño, Tolima, Quimbaya y los Muiscas, entre otras culturas. (ver articulo: Museo de Arte de Lima)

Antecedente Histórico

Mucho antes de establecerse el Museo del Oro en Bogotá, existió el Museo Nacional fundado por el Libertador Simón Bolívar en el año 1824, y en esta sede fue exhibido por primera vez en Colombia las piezas orfebres indio americanas.

Luego en este mismo Museo el padre de la arqueología colombiana el arqueólogo Gregorio Hernández de Alba, a los cuatrocientos años de la fundación de la ciudad de Bogotá en el año 1938 ofrecía la exhibición de arqueología y etnografía, presentando a la sociedad bogotana la cultura de los indios Guajiros con sus extravagancias y rarezas de sus piezas.

Gregorio Hernández de Alma propone a las autoridades colombianas de ese entonces que el banco de la república de Colombia adquiriera y guardara en custodia todas las piezas de oro de las culturas prehispánicas, el gobierno colombiano de acuerdo con esta proposición de Hernández de Alba, hace la solicitud formal al banco de la República. (ver articulo: Museo de la Nación)

El banco de la República acepta la solicitud y comienza a adquirir para su conservación y custodia las piezas y reliquias de origen indígena de la época pre-hispánica, fundándose el Museo del Oro en 1939 con una colección en oro y otros metales, bajo la propiedad y dirección del banco de la República de Colombia, a fin de dar valor a la historia prehispánica y conservación de su legado físico.

El primer espacio que se estableció para la exhibición de la colección fue el sótano de la sede del banco de la República, donde la decoración del ambiente se centraba en las propias piezas de la colección, y así acaparar toda la atención de visitante en ellas.

Posteriormente y luego de Hernández de alba hacer un recorrido por varios museos internacionales le presenta a la dirección del banco de la república un plan para mejorar la operatividad del Museo del Oro en 1944, en dicho plan se proponía:

– Reclutar jóvenes y patrocinar su instrucción sobre conservación, codificación, clasificación y presentación de las colecciones acorde con la moderna educación museológica que se estaba impartiendo en los estados Unidos en esos tiempos, a fin de capacitar recurso humano para la atención de los visitantes del museo.

– Implementar dentro del museo un espacio destinado a la venta de fotografías y catálogos sobre la colección para que el visitante pudiera llevarse un recuerdo de su visita en las instalaciones.

Por dos décadas se mantuvo la exposición en el sótano del banco, luego fueron llevadas a la sala de Juntas, pero con la diferencia que en este recinto solo podían admirar y visitar la colección por personalidades de la política nacional y del exterior, personalidades del mundo económico y financiero del país. En 1947 se muda la colección a un espacio más amplio, pero continua siendo privada la visita a ella, hasta 1959 que se abre nuevamente el acceso al público en otro espacio dentro de la sede del banco.

En el año 1968 se inaugura la nueva y actual sede del Museo del Oro, coincidiendo con la reunión número nueve de los mandatarios del Banco Interamericano para el Desarrollo; en una edificación moderna dentro del parque Santander. (ver articulo: Museo de Bellas Artes Argentina)

En la década de los años 80 el banco decide hacer una modificación en la distribución de las exposiciones, colocando en el primer nivel las exhibiciones temporales, en el segundo se destinó a las exposiciones por temas de la geografía y la metalurgia. Incluyendo además salas con muestras de fotográficas de las etnias indígenas localizadas en las mismas tierras de los originales orfebres ante de la colonia.

En la década de los 90 específicamente en el año 1993 se instala el Salón Dorado con el fin de modernizar y ofrecer una mejor visión de la colección además de la incorporación de otras piezas adquiridas por el banco, ofreciendo una exhibición clasificadas por temas, como por ejemplo la temática de rituales y ofrendas.

El banco de la república ofrece a los turistas dentro del Museo del Oro, el servicio de ventas de reproducciones o copias de piezas, variados recuerdos, así como catálogos en idiomas Ingles, francés además del español.

El Museo del Oro goza de fama mundial, cuya colección estuvo presente en 300 exhibiciones itinerantes alrededor del mundo durante 44 años, antes de abrir sus puertas al público en general en exhibiciones permanentes dentro de sus salas

Arquitectura

El Museo del Oro de Bogotá posee las características fundamentales de un concepto arquitectónico definido como cubo blanco para una edificación destinada a ser museo además de asemejarlo en su fachada principal y ser de color blanco. Y no es por esto que se define como cubo blanco, sino por el juego o diseño arquitectónico de la relación espacio y decoración que se sale de todo contexto a lo que se tiene por costumbre ver en una edificación museográfica.

Donde el espacio de exposición domina el control de iluminación y las condiciones del clima exterior permitiendo una excelente conservación de las obras de arte exhibidas.

En este sentido Colombia desde el siglo pasado y gracias a movimientos de sus artistas, profesionales e intelectuales inherentes al arte y con una política cultural de sus gobernantes posee una gama de edificaciones museográficas en un estilo muy contemporáneo y moderno, extraídos de los avances en arquitectura que se fueron desarrollando a nivel internacional y ajustándolos a las condiciones nacionales; dentro de esas edificaciones se encuentra El Museo del Oro de Bogotá.

El cofre del tesoro como es llamado el Museo del Oro, logra a través de su diseño arquitectónico el manejo de la iluminación natural sobre el área central del espacio donde se mueve el público de una forma idónea de la disposición de los rayos del sol en su transición de tiempo y movimiento sin verse afectadas las valiosas colecciones en exhibición.

Además de apoyarse en equipos y sistemas tecnológicos modernos para la conservación, control de temperatura interior, iluminación artificial, y sobre todo la seguridad de su interior.  (ver articulo: Museo Guggenheim Bilbao)

Para el diseño de esta edificación también se tomó en cuenta la relevancia patrimonial, y la importancia a nivel educativo y de publicidad del contenido a ser exhibido; por lo que debía de ser una edificación compacta y adaptada al ambiente de sus exteriores que en este caso es el Parque Santander con una intensa actividad de tránsito peatonal. Dicho esto la edificación debía de ser cerrada y aislada al exterior con formas y volúmenes sobrios y sencillos.

Para su construcción se utilizaron materiales elementales y simples con la técnica constructiva estructural conocida como pos-tensado a fin de lograr mayores luces de distancia entre los apoyos estructurales permitiendo un espacio libre de circulación, así como una altura en planta y pisos conveniente para la instalación mecánica para el control de la temperatura idónea.

En la primera planta se dispuso una sala con la intensión de desarrollar exposiciones temporales, así como también áreas para talleres, servicios, depósitos, y toda la zona de oficinas administrativas del Museo.

La sede inaugurada en 1968 era una edificación de cuatro plantas o niveles, luego en el año 2006 se construyó una ampliación a fin de ajustarse a las exigencias internacionales con referencia al espacio. En esta oportunidad se amplió y renovó el Museo del Oro levantando una edificación nueva de ocho pisos por su lado este, unida a la primera a través del espacio central de la primera planta.

La nueva edificación fue culminada en 2008, con esta ampliación se logra duplicar en área de exhibición permanente de la colección de obras prehispánica, además de adicionar espacios nuevos destinados a la investigación, a la divulgación educativa de la población juvenil e infantil, como por ejemplo sus salas de multimedia y didáctica a través de la exploración.

Áreas de servicio como restaurante, café, y tienda comercial del museo, áreas de descanso, un teatro o auditorio y por ultimo un espacio llamado la Sala de la Ofrenda con un diseño en 360 grados que permite una visión panorámica del espacio, además de contar con sonido y juego de luces que resaltan el mito del Dorado de Colombia. Las demás salas de exposición del Museo del Oro son:

– Sala “El Trabajo de los Metales”.
– Sala “El oro en la Colombia Pre-Colonial”
– Sala “Cosmología y simbolismo”
– Sala “El Exploratorio”.

Dirección

En las inmediaciones del Parque Santander de la capital de Colombia, Bogotá se levanta con gran solemnidad la edificación moderna y de color blanco con un extremo en forma de cubo, sede central del Museo del Oro del Banco de la República, específicamente en el cruce de la carrera cinco con la calle número 16, en el casco histórico de la ciudad capital

Visitando al Museo

Realizar una visita al Museo del Oro de Bogotá resulta una experiencia única y moderna muy a la par de las tecnologías contemporáneas existentes en los mejores museos a nivel mundial. El banco de la República a través de sus variadas secciones organizativas ofrece al visitante salas de exhibición con obras que perduran en sus instalaciones, así como salas de exhibición temporal, en donde las exposiciones son siempre nuevas, cambiantes sorprendiendo siempre al que lo visita.

Entre los servicios que podemos encontrar durante nuestro recorrido por las instalaciones del Museo del Oro de Bogotá se encuentran entre otros:
– Servicio de Audio Guías. La sección de divulgación del Banco de la República prepara y edita permanentemente grabaciones las cuales se pueden disfrutar durante el recorrido a través de un dispositivo electrónico, y con él se puede hacer paseo con pausas deteniéndose uno en la vitrina o alguna pieza de acuerdo a el interés personal de cada quien, sin tener que ir con la rapidez que puede representar las visitas grupales con guías a las cuales por lo general estamos acostumbrados en este tipo de instalaciones.

Escogiendo personalmente el orden del recorrido, donde y cuando parar, sin que nadie perturbe el paseo durante la visita al museo.

– Programaciones Escolares. La misma sección de divulgación, en el área educativa desarrolla exposiciones temáticas para un target principalmente escolar acompañados de un recurso humano capacitado por el banco para realizar animaciones y conducir al grupo de escolares de una manera muy participativa en el recorrido por las exposiciones.

– Talleres. Para los menores también se ofrecen talleres dentro de la sala denominada Exploratorio en donde los niños pueden interactuar con las piezas pudiéndolas tocar y experimentar un paseo mágico en un recinto tan interesante como lo es el Museo del Oro de Bogotá.
– Tienda del Museo.

En esta tienda se encuentran artículos a la venta como libros con temas del museo y sobre otros temas de Colombia sencillos o con encuadernación de lujo, catálogos de Orfebrería indígena, diferentes tipos de detalles para regalar como recuerdo alusivos a la visita del museo como vasos, tazas, marca-libros, pañuelos, etc. Algo muy importante que ofrece esta tienda es la venta de copias certificadas de piezas de la exposición permanente del Museo del Oro de Bogotá.

-Servicio de Fotografía y Video. Dentro de las instalaciones del Museo del Oro de Bogotá está permitido realizar fotografías y videos de las exhibiciones siempre y cuando no se utilicen flash ni trípodes de apoyo de cámaras, y deberán ser con fines personales nunca para ser comercializados.
– Servicio Gastronómico. En el interior del Museo también podemos disfrutar de servicio de almuerzo y cena en un agradable restaurante y café, pudiéndose hacer pausa en la visita durante estas horas del día, sin necesidad de salir al exterior, además de poder descansar a cualquier hora del día disfrutando un excelente café colombiano.

Piezas dentro del Museo

El Museo del Oro de Bogotá expone en sus salas de exhibición apenas una pequeña parte del total de piezas que compone toda la colección precolombina. Son solo 8 mil piezas exhibidas, pero en las bóvedas del Museo se encuentran alrededor de 54 mil piezas entre orfebrería, cerámica indígena, tallas en diferentes tipos de material etc.

En orfebrería son solo alrededor de 28 mil piezas, las cuales nunca han salido de la bóveda desde su entrada. Dentro de esa magnitud de piezas sobresalen unas momias muiscas que se encuentran dentro de unos sarcófagos elaborados específicamente para el alojo de ellas en material de polietileno y provistos de respiraderos artificiales para su debida conservación, solo una de las momias es que ha sido expuesta dentro del museo.

El depósito de todas estas piezas fue hecho de una manera muy rigurosa, tomando en cuenta fecha de llegada al museo, tipo de pieza, material de elaboración etc. y aun son objeto de investigación por el equipo de profesionales del Museo del Oro de Bogotá.

Otra de las piezas que resalta y que si es exhibida en las salas de exposición permanente es una pieza en forma de balsa elaborada totalmente en oro por los orfebres muiscas entre los años 600 y 1600 después de Cristo. La pieza mide en su base rectangular 0,02 m2, y la base en forma de balsa transporta a varias figuras, la de mayor altura mide 10,20 centímetros representando a la mayor autoridad de los muicas.

Estación

El famoso trasporte público de la ciudad de Bogotá conocido como el transmilenio, posee en una de sus líneas una sencilla estación con el nombre de Museo de Oro, cuyo origen data del año 2000. La estación se encuentra ubicada en la avenida Jiménez en la cuadra formada por las carreras secta y séptima

Museo del oro Zenú

El Museo del oro Zenú es uno de los museos regionales del Banco de La República en donde se exhiben las piezas precolombinas de la etnia Zenú, la colección está constituida por un total de 538 piezas.

En la actualidad comienza un periodo de remodelación por lo cual cierra sus puertas al público con el fin de buscar la modernización de sus instalaciones de la misma forma que ocurrió con las instalaciones del Museo del Oro de Bogotá.

Banco de la República y el Museo

El Banco de la República de Colombia desde la creación del Museo del Oro es el encargado de la preservación, resguardo, clasificación, divulgación además de desarrollar estrategias de investigación de las recopilaciones arqueológicas de piezas de orfebrería, de cerámica y de todo objeto que represente el patrimonio cultural de la población colombiana, así como incentivar entre sus individuos la raíz de su cultura por medio de educación y disfrute del legado histórico y físico y por demás valioso que dejaron sus antepasados.

Para que el Banco de la república pueda llevar a cabo todas estas funciones requiere de un gran equipo de recurso humano en cual se divide en secciones o áreas específicas.

En primer lugar tiene la Sección de Registro cuya función es llevar mantener en vigencia el inventario de las piezas arqueológicas en una base de datos, además de velar por su seguridad y conservación, cuida de las piezas que están reservadas en depósitos, y es la única sección autorizada para el movimiento de las piezas dentro de las instalaciones cuando se requieran para trabajos investigativos, de restauración, o tomas fotográficas para catálogos, entre otros manejos. Así como la coordinación de exposiciones nacionales e internacionales fuera del recinto.

Cuenta además con la Sección de Arqueología que logra la clasificación por medio del conocimiento científico, de las piezas u obras de arte de acuerdo a la cultura que la origino colocándolas dentro de un catálogo mediante una selección y organización de las mismas. Además de estimular los procesos de investigación científica.

La sección de Divulgación, teniendo a su cargo la publicidad y convocatoria del público en general a las programaciones culturales dentro del Museo del Oro, no solo expositivas sino de talleres, eventos, conferencias, entre otros. Esta divulgación la realizan mediante la impresión y edición de catálogos, libros y folletos informativos.

También tiene a su cargo la capacitación educativa de los guías turísticos.
Además de todas las secciones anteriores, cabe mencionar también entre otras la Sección de Restauración, la Sección de Conservación Preventiva, la Sección de Museología, la de Servicios Públicos, etc.

Historia de los Museos Regionales del Oro

La idea original de que el banco de la República adquiriera a través de la compra de las piezas arqueológicas del pasado histórico de Colombia para así hacerse cargo de su resguardo y custodia; era acabar con la huaquearía muy acostumbrada en esos tiempos de 1939. El concepto Huaquearía proviene de la palabra huaca o sagrado en la lengua quechua, y no es más que la acción de desvalijo, robo o saqueo a manos de pillos a veces con intenciones de la venta al exterior del legado histórico del país.

No obstante de los esfuerzos del gobierno y profesionales de la arqueología por mantener el patrimonio cultural, en la región del valle de cauca hacia el este en la hacienda de nombre Malagana, se produce una huaquearía sin control bajo grupos delincuenciales que buscaban su poder territorial que genero acciones violentas por lo que la arqueología y antropología fue totalmente desvalijada.

A raíz de este desastre arqueológico el Banco de la República comenzó la promoción de crear nuevos museos del oro a nivel regional con la finalidad de desarrollar el incentivo patrimonial por medio de la educación desde la más temprana edad de la población como lo son los niños y la juventud.
Bajo este concepto se construyeron los museos del oro en las regiones de Cartagena, Cali, Armenia, Nariño así como en Santa Marta.

Museo Del Oro Cali

El Museo del Oro Calima fue creado en el año 1991, es uno de los museos en exhibir las obras artísticas de los orfebres prehispánicos que hicieron residencia en la región denominada Calima. Su última remodelación fue en 2007 constituyendo primordialmente la ampliación y renovación de su sede.

En este Museo del Oro se exhiben 454 obras del periodo antes de la colonia elaborados en diversos materiales como oro, piedra, madera, entre otros, además de piezas de cerámica indígena. En esta sede también muestran piezas de la etnografía de las culturas Llama, Sonso y Yotoco.

Museo del Oro Cartagena

El Museo del Oro en Cartagena fue creado en el año 1985 para la exposición de obras de arte en oro, así como piezas en cerámica indígena de las culturas prehispánicas, resaltando la cultura de la etnia Zenú, la colección está constituida por un total de 538 obras de orfebrería, cerámica, tallas en hueso, etc.

Museo del oro Santa Marta

Desde el año 2010 el banco de la república comienza a realizar labores de remodelación en la casa denominada la aduana en Santa Marta con el fin de acondicionarla como sede del Museo del Oro Tairona de Santa Marta. De por si esta sede es considerada una reliquia histórica de la ciudad, es una hermosa casa de la colonia que refleja el pasado en comunión con el presente de la Ciudad de Santa Marta en el Magdalena de Colombia.

A la casa de la aduana la envuelven cuentos o leyendas no esclarecidos realmente, uno de ellos es ser la edificación con más antigüedad de Colombia, otros afirman que fue residencia de Rodrigo de Bastidas, y el relato más defendido entre sus pobladores el paso por esta casa del libertador Simón Bolívar antes de ocurrir su muerte en 1830.

El banco de la república conjuntamente con su equipo de arqueólogos en las labores de restauración comienza a realizar excavaciones y estudios de la edificación con fines de esclarecer el origen histórico.

Estas investigaciones dieron como resultado que la edificación de dos pisos coincide con la fecha de origen de 1730 construida por Domingo y Nicolás Jimeno, previéndola de una torre en unos de sus lados desde donde los hermanos divisaban en la costa el desembarque de las mercancías de los barcos en el puerto.

En el transcurso de los años siguientes la casa llego a ser sede aduanera del puerto de Santa Marta tan solo por un año, luego paso a ser conquista independentista, por eso esta casa fue morada por unos días del libertador Simón Bolívar, y tras su muerte en una de sus salas sede de velación de sus restos mortales donde se realizan actos de conmemoración con ofrendas florales en el sitio donde se encuentra una placa alusiva a tal acontecimiento. En el año 2014 se inaugura el Museo del Oro Tairona en Santa Marta pasando a formar parte de la cultura del departamento del Magdalena.

Quimbaya

En el año 1986 el Banco de la República abre las puertas en el departamento del Quindío en Armenia de la sucursal regional del Museo del Oro Quimbaya con el fin de exhibir de forma permanente lo más relevante de la arqueología del eje cafetero. Dicho museo se inaugura en una edificación diseñada por el célebre arquitecto Rogelio Salmona, la cual recibió el premio nacional de arquitectura en el año 1987 y donde se pueden observar la orfebrería y el arte de la etnia de la cultura Quimbaya.

Pasto

El Museo del Oro Nariño lo crea el banco de la república en el año 1984 en la municipalidad de Pasto en el departamento de Nariño, tras algunas remodelaciones reanuda sus actividades en el año 2016 y en él se refleja a través de sus colecciones la cultura de las sociedades indígenas previas a la colonia de la región de Pasto y la conjuga con el periodo colonial, así como obras que nacen de las relaciones de la cultura regional con otras culturas extranjeras como africanas y europeas.

En la actualidad el banco de la república en el Museo de Oro del departamento de Nariño desarrolla actividades con la finalidad de rescatar tradiciones de la región en cuanto a su naturaleza, cultura, y culinaria.

Dejar Comentario