≡ Menu




Conoce todo sobre la Catedral de sal colombia, su historia y más

La Catedral de Sal Colombia, es una región aislada trabajada dentro de las minas de sal de Zipaquirá, en la parte de Cundinamarca, Colombia.

Catedral de Sal Colombia

Historia de la Catedral de Sal Colombia

En 1801, Humboldt luchó para que la estrategia para aislar la sal en las gachas, utilizada por los habitantes de Tocancipá y Gachancipá, no fuera a la tierra e hiciera gastos adicionales, por lo que propuso usar calderos para expulsar la sal. Esta recomendación comenzó a completarse en 1816, ese año en que se abrió la sección esencial bajo la dirección de Jacobo Wiesner.

En 1834, bajo el encabezamiento de los profesionales, se desarrolló el sumidero de Guasá. En 1855 se recolectó el pozo conocido como el manzano generalmente llamado El Zanjón. Para el año de  1876, bajo el título de Trofimo Verany, se crearon los sumideros Potosí y Peñalisa. Esos sumideros serían la base de la congregación.

El antiguo edificio de la iglesia

La Cruz se alza imponentemente en el Altar de la nave central como una imagen notable del cristianismo católico. Ya en el año de 1932, Luis Ángel Arango jefe del Banco de la República tuvo la posibilidad de construir un lugar subterráneo de petición, animado por el compromiso de que los expertos aparecieran antes de comenzar su trabajo, embelleciendo los huecos con fotos de personas bendecidas.

Con la asistencia del presidente Laureano Gómez, el 7 de octubre de 1950 comenzó el avance del lugar de Dios, que comenzó el 15 de agosto de 1954. Para entonces, la mina tenía cuatro elementos de abuso, cada uno con una región de 80 m. El antiguo lugar de Dios estaba dispuesto en la segunda medida como sucedió al inicia la Basílica Saint Denis y la Catedral de Kazan.

La antigua iglesia medía 120 m de largo, una zona de 5.500 m² y una estatura de  unos 22 metros. En el interior había 6 segmentos, cada uno con una base de 80 m². Tenía límite como para 8.000 personas. En la base de la congregación se podía ver una enorme cruz de madera, que estaba iluminada desde su base para extender una sombra que se dirigía a Cristo con los brazos abiertos.

En la nave derecha estaban el coro y las estaciones del Viacrucis adornadas con amplios y espléndidos números romanos. En la base de esta nave se encontraba la congregación de la Virgen del Rosario, en cuya región traída y cortada se encontraba la imagen de la Virgen, moldeada por Daniel Rodríguez Moreno. La imagen, que tiene un tamaño de 70 cm de altura, fue comercializada a la nueva catedral.

La nave izquierda fue ordenada «El nacimiento» y tuvo un don que simbolizaba la presentación de Jesús en Belén; este espacio incitó al baptisterio que fue abordado por un curso, imagen de inundación.

Sin tener en cuenta la forma en que la catedral se transforma en el interés estándar, es un poco del complejo tópico del Parque de la Sal, que tiene una zona de 32 kilómetros, incluye una reserva natural trascendental que se muestra de manera diversa en relación con una de las actividades de abuso de las ventajas que más cambian las situaciones, en este caso la minería.

En el punto principal para la diversión, los visitantes no pueden simplemente recibir con agrado un conocimiento sorprendente entre la delicadeza de la artesanía y la rudeza de la minería, pero también obtener una actividad intrigante relacionada con la geología y formas de lidiar con los recursos de marcas de fábrica en forma paralela al avance de un país.

De esta manera, el Parque, identificado con la Catedral de Sal, es un objetivo del negocio del movimiento a nivel nacional y mundial y está particularmente impulsado por el ecoturismo, el negocio del movimiento religioso y los admiradores de las ciencias topográficas.

El Plato de sal de Zipaquirá

A lo largo del pasaje se encuentran las estaciones de Viacrucis, un viaje que recuerda el Camino al Gólgota de Jesucristo con su Cruz. La reliquia y la centralidad del plato de sal de Zipaquirá fueron ampliamente referenciadas por el perspicaz Alexander von Humboldt (1769 – 1859) en la visita que realizó al lugar en 1801.

Comienza su relación con Humboldt al diferenciar este sitio y los que había encontrado en Europa, por ejemplo, los de España, Suiza, Polonia y el Tirol. Para entonces, destaca la importancia de este tipo de abuso en la economía, y especialmente la congruencia que tiene para los gobiernos para la recolección de tasaciones.

En su libro, la memoria examinada de las salinas de Zipaquirá, Humboldt retrata el objeto de su examen, tal como lo mencionan los editores, especialistas y visionarios como lo fue por todas las cuentas, deja notas de cierto respeto: Resulta Esencial la forma en que se ha abierto el descubrimiento, y señala que la forma en que se realiza será un problema para su maltrato más adelante.

Recomienda que el abuso se produzca a través de espectáculos, como se hace en Europa, ya que las minas enfocadas en el maltrato de la sal de batido no requieren espectáculos puntiagudos con madera, lo que los haría continuamente caros.

Los exámenes practicados en el lugar por arqueólogos y geólogos, encontraron que el abuso de las minas se realizó en el siglo V y que se identifica con uno de los principales ejercicios relacionados con el dinero y con el avance de la cultura muisca en el Altiplano de Cundiboyacense.

Arreglo Auxiliar

El arreglo auxiliar y creativo de la nueva Catedral de Sal, es ordinario de la creadora de Bogotá Roswell Garavito Pearl, que se abrazó después de la carrera de la empresa que contenía un total de 44 sugerencias en una prueba convocada por la Sociedad Colombiana de Arquitectos en 1990. En su interior hay una rica agregación innovadora, especialmente de modelos de sal y mármol en un espacio apilado con un importante sentido religioso que atrae a los huéspedes.

El lugar de Dios de Sal de Zipaquirá se considera un campeón entre los logros más extraordinarios de construcción y de buen gusto del plan colombiano, razón por la cual se le ha otorgado el título de edificio joya del progreso. Su fuerza motivadora como herencia social, religiosa y ambiental. La iglesia subterránea es un poco del complejo social «Parque de la Sal», un espacio social de actualidad dedicado a la minería, la geografía y los recursos de marcas.

Ubicación

La Catedral de la Sal está en la ciudad de Zipaquirá, masas del Departamento de Cundinamarca, a 29 kilómetros al norte del Distrito Capital de Bogotá y a una altura de 2,680 metros sobre el nivel del mar. En tren, la Catedral está a unos 48 kilómetros de la ciudad de Bogotá, el curso se realiza en el Tren de la Sabana. La gente no es notable por el abuso de la sal, pero también por un destacado entre los hallazgos más preparados de restos humanos de Colombia en el Valle de El Abra.

La catedral es un poco de la meca del entretenimiento, y esta es la sección de las presentaciones subterráneas del Santuario, coordinada por una alta ayuda que rinde homenaje a las excavadoras de sal, responsables de hacer de esta antigua mina un espacio religioso y social.

¿Cómo llegar a la Catedral de la Sal?

La opción generalmente que el público va por transporte.  Sin embargo tanto desde la estación de vehículos en Bogotá como desde el Portal del Norte, varios transportes dejan una parte significativa del tiempo. Recomendamos Portal del Norte debido a que la experiencia toma menos, solo una hora. El costo del boleto es de aproximadamente 4,000 pesos. Una vez en Zipaquirá, tomará 20 minutos caminar por el camino de la Catedral de La Sal.

Zipaquirá es un destacado entre las redes urbanas más establecidas de Colombia. Organizado a unos 45 km al norte de Bogotá, es de la misma manera un campeón entre los más visitados por su interés estándar: la Catedral de la Sal. En cualquier caso, es una pequeña ciudad con algunos restos de viajeros que se pueden visitar en al menos unos 30 minutos.

Recomendamos abusar de la visita a la Catedral de la Sal para conocer Zipaquirá a través de un paseo seductor. La plaza central donde se descubre la pequeña Catedral de la Santísima Trinidad, la escuela donde analizó Gabriel García Márquez, la Plaza del Mercado donde se descubren diversas artesanías sin dejar de sentarse en un porche para degustar la deliciosa cocina colombiana. En la ciudad hay muchos cocineros de fuego donde se puede comer sorprendentemente bien a un costo moderado.

 

Longitud de la Catedral de Sal Colombia

Una vez dentro de la basílica salina, la región esencial del curso es el Viacrucis, además  sus 386 metros de largo y 13 metros de altura conforman las 14 estaciones, que se encuentran en el vacío de las asombrosas cavernas de la congregación que trabajan en su parte más grande.

Estas estaciones fueron cortadas por los excavadores en batido de sal y abordan los períodos inconfundibles de la Pasión de Cristo. Finalmente hay un pasaje a tres naves: el de nacimiento y purificación, el de vida y destrucción y el de la reconstrucción, cada uno con un territorio elevado. En uno de ellos hay una inmensa cruz de 16 metros de altura que se considera la más grande en el mundo subterráneo.

La curva del lugar tiene una estatura de 11 metros y una expansividad de 8. Está igualmente cortada en sal y simboliza el universo y el mundo. Se considera que en la parte superior de la nave central se encuentra el coro, rodeado por un movimiento de escaleras con sal que abordan la escala melódica.

Dejar Comentario