≡ Menu




Aprede todo sobre la Basílica de Nuestra señora de Copacabana

La Basílica de Nuestra Señora de Copacabana, dispuesta en la ciudad de Copacabana, dominio de Manco Capac, Departamento de La Paz, Bolivia, es una obra de estilo morisco, al principio de estilo renacentista, que se trabajó en 1550 y se rehizo.

Basílica de Nuestra señora de Copacabana 1

Historia Basílica de Nuestra Señora de Copacabana

Alberga el modelo de la destacada «Basilica de Nuestra Señora  de la Candelaria o Virgen Morena», nombrada Reina de Bolivia, cortada alrededor de 1580 por el trabajador calificado indígena Francisco Tito Yupanqui, nieto del Inca Túpac Yupanqui.

La basílica tiene una conmoción notable y una colosal agregación de artículos religiosos. El refugio fue trabajado en el estilo del Renacimiento en algún lugar en el ámbito de 1601 y 1619, por el organizador Francisco Jiménez de Siguenza, y se completó con la cámara y las piscinas que lo envuelven en 1640. Según las autoridades de historia, Dn. José de Mesa y Teresa Gisbert, lo más inédito de todo Copacabana es que dirige la Capilla Abierta o Capilla de los Indios o Casa del Moral, que se puede ver unida a la nave del refugio.

Las capillas abiertas se utilizaron para dirigir la adoración externa, dada la cantidad monstruosa de intransigentes que acudieron a estos lugares y en vista de la forma en que los indios sabían que tenían capacidades religiosas en el exterior. Hoy en día, esta congregación no parece increíble, sus curvas están amuralladas y está incluida en las estructuras actuales, pero en general se verá desde su lado oeste. Con el movimiento del tiempo, el asilo de Copacabana quedó poco para obligar a la cantidad de pioneros en medio de los tiempos de los viajeros.

En 1651 se llevó a cabo la ampliación de la Capilla Principal en lo que es la nave actual, lo que implica ese tiempo con la Nave, la Sacristía, el Atrio y las Torres. Mientras se estaba rediseñando el diseño de la basílica, se avanzaba en los territorios elevados y los retablos.

Bajo la demanda de los franciscanos, desde 1910 hasta 1913, se fabricó el actual Camarín de la Vírgen. A partir de ahora y en el futuro previsible y hasta el momento en que 1971 han realizado un movimiento de arreglos, pintura, sustitución de materiales y otros, que se completó en la Basílica que vemos hoy. En nuestros días, la Basílica es un punto básico de convergencia de aventura para los bolivianos y, además, para los peruanos y católicos de diversos lugares, como promesa a la Virgen de Copacabana.

Capacidades

En 1925, para el Breve Apostólico de Pío XI, el título y los privilegios de la Basílica Menor fueron permitidos al Santuario de Copacabana. El 7 de noviembre de 1940, por Decreto Supremo del Presidente de Bolivia, Enrique Peñaranda, se articuló un Monumento Nacional.

En las orillas del lago Titicaca, en los bordes de Perú y Bolivia, y con una inclinación hacia una inclinación, se levanta el santuario de Copacabana. En el barrio de Copacabana, los indios vivieron aislados en dos eventos sociales, los Anansayas y los Urinsayas. A pesar de haber obtenido la certeza, los indios vivían asociados con sus antiguas supersticiones. Los terribles reunidos y las catástrofes distintivas obligaron a los indios a considerar atraer los favores del cielo y los Anansayas hicieron arreglos para erigir una asociación y colocarla bajo el llamado de la Virgen de Candelaria.

Los Urinsayas los limitaron asegurándose de que habían propuesto comprometerse con San Sebastián, pero finalmente no se hizo nada. Un indio mejor que el promedio llamado Francisco Tito Yupanqui no abandonó la idea y consideró el compromiso de recortar una imagen de la Virgen pensando que, una vez hecha e intercambiada con el pueblo, está menos solicitando el desarrollo de la organización propuesta.

Primero se esforzó por trabajar con sus manos un modelo de barro que resultó tan implacable que se le pidió que abandonara la Iglesia. Fue a Potosí para tomar un modelo allí y, poco tiempo después, a La Paz, donde conoció a un profesional español del trabajador de la piedra que lo ayudó a dar vida a la imagen.

En La Paz entendió que se les había dado el permiso para construir la asociación de la Virgen en el pueblo. Esta realidad impulsó a Yupanqui a terminar su trabajo. Los Urinsayas admitieron haber configurado la cofradía, de todos modos no reconocieron la similitud del corte, por lo que Yupanqui comenzó a buscar compradores. En La Paz, la imagen fue para el ministro de Copacabana, quien tomó la foto de la ciudad.

1583

El 2 de febrero de 1583, la imagen de María realizó los sesgos de Guacuyo. Todo el público en general salió brillantemente para obtenerlo y con una satisfacción sin precedentes la llevaron a la reunión donde se celebró una misa a su respecto. El refugio de Copacabana es un destacado entre los más establecidos en América. El asilo actual data de 1805 y la imagen fue designada en medio del pontificado de Pío XI.

A partir de ahora un ministro y con compromisos en la organización de la región agustiniana en el virreinato del Perú, visitó dos veces todo el orden social agustiniano. Así, el padre Calancha tiene que estar en el plano religioso.

Antonio de la Calancha dedicó tiempo, esfuerzo y mucha promesa al tema de la Virgen de Copacabana, por lo tanto el «Libro Primario» de su obra «Coronica moralizada … Tomo Segvndo», titulado «Historia del Santuario e Imagen de Nuestra Señora. de Copacabana. «En el final de Hans van den Berg, este libro es» hasta cierto punto una reedición completa del segundo libro de Alonso Ramos Gavilán.

Justifica reiterar lo que un par de especialistas señalan como una motivación detrás de por qué para Calancha la virgen de Copacabana fue tan básica en su vida; La realidad de la situación es que la madre de Copacabana había trabajado en un poderoso evento en su vida: fue aliviada de una enfermedad real que continuó entre el 21 y el 28 de octubre de 1627. Al final de un diálogo con un par de monjas, un horroroso tormento cerebral se apoderó de ella. Parecía impactarle para que perdiera la cabeza.

Calancha considera: «me dio tal aire que esperaba enfriar mi cerebro o sacudir la cabeza». Las monjas acudieron a las peticiones y enviaron «una extensión de Nuestra Señora de Copacabana» que el sacerdote se puso sobre su cabeza. Empujando con su mano, se acercó a la Virgen para que la parchara, «y en un momento y punto comparativos me levanté del asiento de sonido e increíble», dice Calancha.

Los columnistas del pasado

En 1941, la revista Kollasuyo elige dar a conocer el «Escenario registrado del Santuario de Nuestra Señora de Copacabana», en la sección «Los columnistas del pasado». Sorprendentemente, los editores no estuvieron atentos para mostrar la fuente desde donde la tomaron. Publicar esta historia vuelve a ser fundamental, ya que no es tan normal llegar a Antonio de la Calancha, especialmente su «Tomé Segvndo».

El relato de la etapa inicial de la imagen de la Virgen de Copacabana que propone Antonio de la Calancha es sugerente. Posiblemente los más básicos son los comentarios de un agustino comparable. Se debe ver que Calancha alerta sobre las fuentes de su registro real: desde un punto de vista está la asociación hecha que Francisco Tito Yupanqui había dejado; por el otro, el cuento apropiado por Alonso Ramos Gavilán; y tercero, las adiciones de Calancha que él introduce como su propio deber especial (por ejemplo, la ventaja de la argumentación que se basa en referencias bíblicas o de fabricantes «verdaderos» obsoletos).

Los Eventos en la Basílica de Nuestra Señora de Copacabana

Los eventos comienzan con la importante «masa impactante, perturbadora y desproporcionada» del entallador indígena, en la asamblea de Copacabana. Yupanqui había obtenido el consentimiento del clérigo Antonio de Almeida para poner la imagen en un lado de la región elevada; Más tarde, otro ministro, el Bachiller Antonio de Montoro, expulsa el nudo de la reunión.

La historia continúa en Potosí para terminar con el acceso triunfal al Santuario de una imagen impecable de la Virgen, entre oscuros y sombríos. Una imagen que se ve a los ojos vigorosos, a veces pálida con mil agradecidos, iluminada con donaires, parece llorar, parece reír, de todos modos «constantemente aparece un cielo y todo está contemplado». Este evento ocurrió el 2 de febrero de 1583.

La «Representación y relación de la ciudad de La Paz» de 1586, registro apropiado en esta revista idéntica, sugiere «varias maravillas» para una imagen de Nuestra Señora desde el punto focal de 1584 y que se toman para un verdadero anuncio azul. Uno de estos es uno de los primeros realizados por la Virgen de Copacabana, a pesar de que Ramos Gavilán no lo conoce o, fundamentalmente, no lo comenta.

Como lo demuestra la costumbre de los eventos extraordinarios, reunidos y transmitidos por Ramos, la principal maravilla de la Virgen de Copacabana fue con el tío Jesús en sus brazos. El niño se levantó en gran medida sobre el pecho de la Madre, con el objetivo de que cuando se colocara una corona, se anclara una gran parte de la sustancia de la Virgen.

Hogar de la Patrona de Guarenas

Esta catedral está dispuesta en la calle Ambrosio Plaza antes de la Plaza Bolívar de Guarenas. Las primeras etapas del refugio fueron hacia el comienzo del año 1921, cuando Guarenas se había desarrollado como un pueblo indígena. La reliquia de esta Virgen de origen boliviano, fue cortada por un indio boliviano del Imperio Inca llamado Francisco Tito Yupanqui.