≡ Menu




Aprende todo sobre el Oratorio de la difunta Correa

El Oratorio de la difunta Correa, es una edificación hecha  en forma de santuario para rendir culto a un  personaje que es considerado como alguien especial que merece respeto y al que muchas personas le rinde devoción por sus creencias religiosas y su fe en ella. Como también puede ver la Tumba de Humayun

Oratorio de la difunta Correa 1

Algo de historia sobre el Oratorio de la difunta Correa

Se moderan algunas versiones de la hstoria, según la cual  se describe  con mucho énfasis que Deolinda Correa, fue considerada  una dama cuyo cónyuge, Clemente Bustos, fue seleccionado persuasivamente hacia 1840, en medio de las guerras comunes entre unitarios y federales.

En su camino a través del pueblo de la región Tama de La Rioja, donde vivía la familia, los oficiales, que estaban haciendo un viaje a San Juan, obligaron a  Deolinda, sin querer, a unirse a las montoneras, lo que hizo que Deolinda, angustiada por su pareja, escapando de los acosos del comisionado de la aldea.

Huyó llevando  consigo  a su hijo recién nacido y procuró  seguir los pasos de las tropas a través de los desiertos de la región de San Juan, Argentina. En el momento en que el agua de las chifles se agotó, Deolinda acurrucó  a su pequeño hijo cerca de su seno y le protegió bajo la sombra de un algarrobo.

Allí falleció debido a  la sed, el anhelo y el agotamiento la dominaron, en tanto que su hijo aún estaba vivo, pues seguía prendado de sus pechos, maravillosamente vivo. También puede ver Santa María del Narranco

Los arrieros, que conocían a Deolinda a la luz de que eran vecinos de Malazán, donde era muy apreciada por sus ideales y grandes hazañas, la cubrieron en la región, en Vallecito, y se llevaron al niño con ella a La Rioja. El día principal de la aventura, el niño comenzó a enfermar y también falleció.

Los arrieros primero, y más tarde los camioneros, son vistos como los principales difusores del compromiso con la difunta Correa.  Y fueron ellos quienes estarían a cargo de haber levantado pequeñas tablas de sacrificio en los cursos nacionales. Los lugares sagrados presentan imágenes del modelo de los muertos, en el que se dejan contenedores de agua.

Con la convicción supersticiosa, con respecto a los aficionados, de que evidentemente tendrán la capacidad de extinguir la sed de los muertos. La dedicación de Deolinda Correa se extendió hacia el sur de Argentina provincias de Chubut y Santa Cruz.

Ubicación del Oratorio de la difunta Correa

Está situado en el pueblo de Vallecito, al sureste de la división de Caucete, a 34,4 km al sureste de la ciudad de Caucete, al sur de la región de San Juan, en el oeste de Argentina. Se llega al refugio por la ruta nacional 141, donde está equipado con aire libre y al aire libre.

Muy seguro,  con buen un alojamiento, restaurantes y tiendas provinciales de diferentes tipos. Por los paraísos de San Expedito, en Bermejo y Ceferino Namuncurá en Villa Dominguito, da forma a la Ruta de la Fe, como un turismo de actualidad, en San Juan de Argentina

Fundación

La dedicación a la difunta Correa es  un amplio y famoso compromiso ensayado principalmente por los discípulos del catolicismo. La  difunta Correa es una persona sagrada muy conocida que prácticamente es reverenciada por los amantes como una diosa, a pesar de que no percibió todas las cosas consideradas por el establecimiento católico.

Oratorio de la difunta Correa 1

Los entusiastas consideran que ella  hace maravillas y media para los vivos. La supervivencia de su hijo, insisten sus amantes que sería la primordial ocurrencia sobrenatural de quienes a partir de ese momento se le acreditarían.

Su refugio en Vallecito, al principio solo una cruz situada en el punto más alto de una ladera, se convirtió en una zona residencial en la que hay algunas iglesias (17 de 2005), cargadas con contribuciones traídas por los leales. Las iglesias han sido dadas por diferentes entusiastas, cuyos nombres aparecen en placas sobre las entradas al pasillo.

Uno de ellos contendría las partes restantes de Deolinda Correa. En esta casa de oración hay una gran figura de la mujer muerta con su hijo, recostándose, enfrentando el cielo con el niño en uno de sus senos. Los principales arrieros, y más tarde los camioneros, son vistos como los mejores difusores de dedicación a la difunta Correa.

Estarían a cargo de haber levantado pequeñas piedras de sacrificio en los cursos nacionales. Las tablas de los sacrificios presentan imágenes del modelo de los muertos, en las que quedan jarras de agua, con la convicción supersticiosa, con respecto a los aficionados, de que, por lo que saben, tienen la capacidad de extinguir la sed de los muertos.

Dejar Comentario