≡ Menu




Aprende todo sobre el Obelisco de Buenos Aires

Obelisco de Buenos Aires las  obras escultóricas  muestran siempre una gran faceta de recuerdos que los arropan, de hechos ocurridos que marcaron un punto en la historia de cada nación, dándoles la apariencia de iconos importantes. Vea además Fuerte rojo de Agra

Obelisco de Buenos Aires 1

Obelisco de Buenos Aires

Este se encuentra específicamente en el área de San Nicolás  y se destaca entre los hitos más excepcionales de Argentina: el Obelisco de Buenos Aires. Sus casi setenta metros de estatura simbolizan la importancia de Pedro de Mendoza, a cargo del establecimiento de la ciudad.

Está situado en la Plaza de la República, en la convergencia de las carreteras Corrientes y 9 de Julio, en la zona de San Nicolás en la Ciudad de Buenos Aires.

Historia

La congregación comprometida con San Nicolás de Bari estaba situada en el sitio donde hoy se encuentra el Obelisco, que fue elegido para ser pulverizado. En el pináculo de esa congregación se planteó autoritariamente sin precedente para Buenos Aires, en 1812, el estandarte argentino.  Vea así mismo Pirámide de Mayo

El mismo fue planeado por Alberto Prebisch, un ciudadano argentino. Quien mostró una  motivación muy clara  planificando los monolitos que permanecieron en el antiguo Egipto en las puertas de los santuarios. A decir verdad, su creador percibió que había tramado el contorno del hito a la luz de los pilares que había encontrado en sus salidas a París.

Para el desarrollo del monolito, se contribuyó con un mes, en particular, 31 días. Las obras comenzaron el 20 de marzo y finalizaron el 23 de mayo. El ingeniero trabajó con la organización alemana Siemens Baunnion y costó un total de doscientos mil pesos. En él trabajó una suma de más de  150 obreros.

En el lugar actual del monolito estaba la congregación de San Nicolás de Bari, donde el estandarte de la Argentina se elevó sin precedentes para 1812. La administración de Buenos Aires optó por aplastarlo, lo que no fue muy reconocido por la población general de la ciudad.

En particular, permanece en la Plaza de la República, que conecta las carreteras de 9 de Julio y Corrientes. Cuantifica 67.5 metros de altura y la visita está permitida. En el punto más alto del pilar hay una perspectiva con cuatro ventanas, que dan perspectivas impactantes de la ciudad.

La carretera más estirada del planeta está situada en la capital argentina. Se trata de la avenida 9 de Julio, que tiene 130 metros de ancho, igualmente conocida a la luz del hecho de que en la intersección con la calle Corrientes se encuentra el Obelisco de Buenos Aires. El Obelisco es un hito de 67 metros de altura, que recuerda cuatro ocasiones cronológicas imperativas para Argentina.

En cada una de las características del pilar se registran estas cuatro realidades importantes. El Obelisco es  utilizado como un estado de festividades y exhibiciones.  El desarrollo fue responsable de una organización alemana y pospuso un tiempo récord de 31 días. La construcción tiene aproximadamente siete metros con respecto al otro lado, su punta límite estima 40 centímetros y tiene una barra de iluminación.

Tiene una entrada en uno de sus lados y cuatro ventanas cercanas a las mejores con persianas metálicas. Hasta estas aberturas se llega por un taburete interior recto de 206 etapas, al cual solo se acercan los responsables del mantenimiento. Dos años después de su iniciación, ocurrieron algunas avalanchas. Las placas de piedra fueron suplantadas por mortero de concreto para evitar nuevas avalanchas.

Obelisco de Buenos Aires 1

¿Cuántos escalones tiene?

No obstante, es impresionante porque  para llegar hasta la cúspide solo  necesitas subir un total de 206 etapas. Una gran parte de los festivales en Buenos Aires se presentan ante él, asimismo disensos y exposiciones. También puede ver Muralla del Ávila

Con una estatura agregada de 67.5 metros y una base de 6.8 metros por cada lado, el Obelisco tiene una entrada de pasadizo solitaria (frente a la Avenida Corrientes en dirección oeste), detrás de la cual hay una escalera marina con 206 etapas con 7 descansos que impulsa el mejor.

El Obelisco es ahora un punto de reunión para exposiciones, similar a la Plaza de Mayo. Sin tener en cuenta cada uno de los debates y preguntas que su desarrollo y rediseño crearon, hoy el hito es un símbolo de la ciudad de Buenos Aires.

Estructura

El Obelisco está moldeado como una pirámide egipcia, y su estructura está vacía. Tiene una entrada de callejón solitaria (situada en el lado oeste) y cuatro ventanas en el mejor de los casos, que se accede por una escalera recta con 206 etapas, ya que el Obelisco no tiene ascensor. Tiene la punta límite, que calcula 40 cm y cierra el círculo con un poste relámpago que no se puede ver por la altura.

La cara que mira al este revisa el principal establecimiento de Buenos Aires, en 1536. La cara que enfrenta el sur revisa el segundo y claro asentamiento de Buenos Aires, en 1580. La cara que enfrenta el norte revisa las primarias Una vez que la bandera se crió en la ciudad.

Además, la cara que mira hacia el oeste recuerda la ley por la cual se anunció a Buenos Aires como la capital de la nación. Como una ocurrencia tardía enfrentando el lado sur, en su base, en una pequeña forma cuadrada, se compone una balada de Baldomero Fernández Moreno sobre el Obelisco.

El Obelisco revisa en cada uno de sus semblantes una memorable certeza de Buenos Aires: el establecimiento principal, en 1536; el segundo y último, en 1580; la primera carrera a través de la bandera nacional en la ciudad, en 1812 (en la congregación de San Nicolás, que se estaba levantando correctamente donde hoy está el Monolito).

 Su entrada a la sección solitaria conduce, a través de de un taburete de 206 etapas y siete descansos, hasta que cuatro ventanas en el mejor. El hito es uno de los focos de reunión en la ciudad para espectáculos políticos y para el festival de logros de juegos.

Los pilares de buena fe son sólidos; es decir, están enmarcados en un solitario cuadrado de piedra. Hecho por los egipcios, tenían un carácter religioso. Hay varios pilares levantados en ocasiones remotas que permanecen situados en varias comunidades urbanas del mundo, sin embargo, los más aclamados, tanto por su significado registrado.

Como por la clase de sus líneas, apenas superan a unos seis. Se configuró como una perspectiva, en una especie de publicación, a la imagen de altanería y aplomo. Es más, en consecuencia, con el argumento de que es una pieza necesaria y crucial de la escena de nuestro edificio y de nuestro legado nostálgico, parece apropiado retratarlo completamente.

Interior y remotamente, como un tributo a su estatus como un hito nacional y para completar como datos a quienes ignoran los elementos sutiles de su estructura. Es muy probable que para algunos, una rareza para descubrir que justo debajo del Obelisco pasan dos líneas de teleféricos superpuestos, B y D, antes de Lacroze y Chadopif.

En los dos pasajes, la base estructura una etapa de material sólido reforzado,  con 20 metros de lado y 1.50 de alto, que apuntala en dos de sus lados sobre zapatas de un material similar. Está interiormente vacío, sin embargo, cada 8 metros hay una sección con una abertura en el centro. Estas piezas dejan un vacío en uno de sus bordes donde se introduce un paso oceánico para elevarse a su cumbre.

Ahora, en su parte interior, hay una polea que permitiría elevar un bulto a través del espacio focal de las piezas. El Obelisco tiene una entrada de paso en su base y cuatro ventanas en su cenit. Esta parte superior ha sido iluminada desde fuera años después del hecho.

Además, a pesar de que es indetectable dada su estatura, el Obelisco está provisto de un pequeño poste de iluminación, cuyos enlaces pasan por el interior. Está asegurado con un sólido reforzado, suplantando las toscas piezas de mármol. Este cambio se realizó debido a la unidad de una porción de estas secciones, despertada por insuficiencias especializadas en su apresurado desarrollo.

 ¿Es un símbolo masón?

Hay un par de áreas urbanas en el planeta que tienen un contorno extraño, que declararía al culto masónico tanto en su formato como en sus puntos de referencia abiertos, en lugares vitales y de fuego. En exclusividad, se reconoce que las estructuras se incorporan y crean las energías con las que hablan.

Cada uno de los escudos, pancartas, letreros, pilares, estructuras de amor, poder o memorial, fusionan componentes escultóricos, ilustraciones y trazados geométricos que, como imágenes y mensajes misteriosos, afectan de manera confiable al conjunto desconocedor de grupos de personas con metas y objetivos extremadamente grandes.

Desde ocasiones muy antiguas, los astutos ayudantes y conductores de las sociedades considerables de la humanidad, conocieron y conectaron el misterio aprendiendo a escoger los destinos donde establecer sus áreas urbanas y establecer dentro de ellos el comando central de las estructuras emblemáticas de más agentes como la masonería.

Esa información esquiva se mantuvo constantemente tapada y simplemente se levantó en condiciones excepcionalmente únicas. En un lugar similar donde se encontró la Iglesia bendecida a San Nicolás de Bari, que fue destruida y donde la Bandera Nacional había sido levantada sin precedentes para la ciudad el 23 de agosto de 1812.

Un edificio religioso fue luego suplantado con un desarrollo, supongamos agnóstico. Sorprendentemente, el Obelisco de Buenos Aires tiene una escalera interior de no menos de 206 etapas, que es un número similar de huesos que contiene el esqueleto humano (206), por lo que se puede suponer que hemos plantado un punto de referencia de la muerte de todos los  Argentinos.

En ese mismo lugar en ese momento, los radicales intentaron poner un busto de aprecio por el Sr. Hipólito Irigoyen, quien dio un puntapié en 1933. Además, esto es de extraordinaria importancia. Con el desarrollo del obelisco, se realizó un corte a propósito en el lugar. Se asemeja a haber clavado una enorme cuña o una colosal uña en el borde de este triángulo sinfónico y decisivamente en un punto básico para obstruirle.

En un sentido general, con una especie de terapia de aguja urbana se produce una irregularidad geopatógena, es decir, un punto de separación inarmónica que influye en la paridad del Gran Triángulo que conforman los Tres Poderes del Estado.

Podría copiarse como si fuera una astilla o que estuviese pegada a nuestra piel y que una irritación cutánea irritante surgiera rápidamente, o como si estuviéramos tomando una hoja de papel y en ella pegamos la punta de un lápiz, su superficie estaría retorcido.

Vale la correlación básica con epitomizarlo básicamente para afirma por su parte su destrucción, sin embargo, el gobierno nacional. En ese momento bajo la administración del el masón Dr. Roberto Ortiz, contradice su final a la luz del hecho de que había sido una parte del patrimonio nacional.

Con el desarrollo del Obelisco de Buenos Aires, la existencia institucional de la Argentina ha sido deliberadamente trastornada, a través de un punto de interés geo urbano que para todos pasa desapercibido e irrelevante, pero con una mirada aún más profunda, los resultados han sido y son lamentables para la vida de la República

Dejar Comentario