≡ Menu




Linderhof ¿Sabes Qué? Descúbre aquí su gran belleza

Linderhof es un suntuoso Palacio Real del extinto reino de Baviera, representando una residencia real veraniega muy hermosa rodeada de un parque con diversas edificaciones. Te invitamos a descubrir esta gran edificación de carácter Real.

LINDERHOF

Linderhof es un palacete real de la época imperial de Alemania del siglo XIX, ubicado en uno de sus estados federativos que es Baviera.
En un valle a 14 kilómetros de la localidad poblada de Oberammergau podemos encontrar el suntuoso Palacio Real de Linderhof, rodeado de parques y jardines que le dan un complemento artístico de un estilo de alta complejidad para la época del siglo XIX.

Linderhof es un palacio real con característica de una villa real, usada para el descanso de la familia de los reyes, esta obra especifica fue construida por el rey Luis II de Baviera (Ludwing II), quien murió a la temprana edad de 41 años, y solo pudo ver completada esta obra en 1878 de las tres que mando a edificar.

El diseño del palacio real de Linderhof deja ver las más pura expresión de la arquitectura francesa tomando los modelos de residencias reales veraniegas (como parques de palacios) muy populares en la Francia del siglo XVIII, encontrándose posteriormente en varios lugares de Alemania, parques de palacios incluso más grandes que el Linderhof. (ver articulo: Vysehrad Praga)

En el palacio real de Linderhof se conjugan armoniosamente estilos artísticos diferentes entre sí, como por ejemplo su fachada principal diseñado en una artisticidad Barroca. Posterior a la fachada se descubre un estilo rococó que deja evocar los tiempos de Luis XV de Francia, conjugado con un nuevo rococó implantado por el rey Luis II de Baviera proveniente de la influencia alemana de sus antepasados, que se deja ver en el estilo rococó que observo en su infancia en la sala de audiencias y despacho real dentro del pabellón de caza Amalienburg ubicado en la localidad de Nymphenburg muy cerca de Munich. Así como la decoración de sus habitaciones en la residencia real de Munich.

La imaginación del rey Luis II de Baviera, plasmada en el diseño del palacio real de Linderhof, quedo muy por encima de las edificaciones en las cuales se inspiró. Colocando abundante esculturas artísticas ricamente ornamentadas, creo recintos y salas dentro del Palacio Real de una suntuosidad y calidad artística muy difícil de superar.

El Parque y sus edificaciones

El Palacio Real de Linderhof se encuentra rodeado por uno de los jardines más suntuosos de la Alemania de esos tiempos. El rey Luis II de Baviera también toma el estilo Barroco francés para su creación y un paisajismo muy al estilo de los jardines ingleses. (ver articulo: Jardines Colgantes de Babilonia)

El parque o jardín del palacio real de Linderhof se emplaza sobre la conformación de terrazas, con estanque de aguas, rodeadas de macizos de flores de variadas geometrías y colores. Una alargada cascada con las más refinadas elaboradas fuentes. El centro de atención del parque del Palacio Real de Linderhof lo representan el Pabellón y el Templo a Venus decorados con elementos al estilo barroco, así como también el conjunto de estatuas y figuras en la fuente de la flora en la entrada principal al palacio.

Las edificaciones que rodean al palacio real de Linderhof combina el diseño natural del terreno con lo exótico de su arquitectura basado en ejemplares ingleses de la época
El gusto del Rey Luis II de Baviera por la Opera se refleja como escenarios dentro del parque en tres actos:
• La Gruta de Venus
• Choza de Hunding
• La ermita de Gurnemanz
Y como imagen de fondo a este escenario artístico la montaña natural conformando una sistesis de ejes visuales

La gruta artificial de Venus en el parque

El sets de la escena representando el acto I de la obra del rey Luis II emplazada en el parque del Palacio real de Linderhof, es la construcción de la gruta artificial en la ladera de la montaña (1875). Al fondo de la gruta se muestra una gran pintura escenificando a la Venus de la opera Tannhäuser.
La gruta de Venus en el Palacio Real de Linderhof para su época es uno de los más claros ejemplos de lo que se buscaba en el siglo XIX sobre la perfección del arte con la inclusión de elementos que daban un efecto de ilusión, realmente innovadores en esos tiempos

La Ermita de Gurnemanz

La ermita de Gurnemanz es una edificación rudimentaria semejando a una capilla y es el sets de la escena representando el acto III de la opera Parsifal que el rey Luis II de Baviera reescribió construyéndola en 1877.
El Exterior de la ermita de Gurnemanz con un sistema eléctrico de iluminación altamente avanzado en esos tiempos, con disco de vidrios cambiantes que producían una iluminación constantemente variable de colores (ver articulo: Alexanderplatz)

La cabaña o Choza de Hunding

La Cabaña de Hunding construida por el rey Luis II (1877) como representación de una típica y sencilla casa alemana donde el pudiera establecer en sus tiempos largos de lectura. Para su diseño revivió el sets de la escena del acto primero de la ópera ‘Die Walküre’ (la Valquiria). El rey Luis II pasaba largas horas dentro de la cabaña leyendo en compañía de la servidumbre y para darle mayor realismo el rey se vestía con atuendos propios de la población alemana.

Quiosco Moro

El quiosco Moro fue comprado por el rey Luis II en Francia trasladándolo hasta el parque del Palacio real de Linderhof (1876). Una vez en las inmediaciones del parque, lo decora con una magnificencia asombrosa y con mucha imaginación: Coloca en el centro del interior del quiosco moro un trono con tres pavos real en el espaldar y tapices árabes, también le añade una araña de cristal: El rey Luis II le gustaba representar las escenas según el lugar para lo cual en sus estadías de lectura en el quiosco moro se sentaba en el opulento trono a tomar té, aspirar narguiles y vestidos con los típicos trajes orientales dándole la autenticidad a la escena.

La Casa Marroquí

La Casa Marroquí (Kubba) igualmente que el quiosco moro, fue comprada por el rey Luis II (1878) y trasladada desde Viena hasta el parque del Palacio Real Linderhof, decorándola con una generosidad al propio estilo marroquí, en el centro del techo una especie de traga luz con paneles de vidrio, permitiendo la entrada de la luz exterior al centro de la casa marroquí.

La Logia Real o casa del Rey

Esta edificación del parque del palacio real según documento escrito en 1797, da testimonio de que existió antes de ser construido el palacio. Era la residencia de caza del rey Maximiliano II construido originalmente frente al palacio real. El rey Luis II desmonta (1874) la edificación reubicándola en donde se encuentra hoy en día, adquiriendo su título de casa del rey ya que se residencio en esta edificación hasta concluir la construcción del Palacio Real de Linderhof. Posterior a la muerte del rey Luis II, el príncipe regente Leopoldo de Baviera le vuelve a dar uso a la Logia Real como residencia de Caza. En la actualidad funciona como sala de exposición permanente, en donde se puede observar la historia interesante del Palacio Real de Linderhof

Cuartos o recintos del Palacio Real

La edificación principal del Palacio Real de Linderhof lo envuelve un aire de reserva e intimidad, siendo solo cuatro de sus cuartos de utilidad pública, los cuales son:

Cuarto de los Tapices

El cuarto de los tapices con escenas pintadas en paredes y techo semejando tapices textiles.

Cuarto de los Espejos

Otro de los recintos predilectos del rey Luis II para realizar su pasión que era la lectura, la estratégica colocación de los espejos le da a este cuarto una ilusión de amplitud. El cuarto de los espejos se encuentra finamente decorado con piezas y mobiliario entre los que se puede mencionar:
• Mesa de bronce finamente decorada
• Alfombra elaborada con el plumaje de los avestruces.
• Candelabro colgante totalmente en marfil
• Mesa con el Escudo del reino de Baviera, acabada en varios elementos resaltando el Lapislázuli.

Cuarto de las Audiencias

El cuarto de las Audiencias, a pesar del nombre de esta sala el rey Luis II jamás desarrollo una dentro de ella. No obstante el rey Luis II debía de establecer un sitio para tal fin en Linderhof, provisto con su debido trono, por su alta fidelidad a las normas monárquicas.

El Comedor

El comedor se ubica en el ala derecha del Palacio Real, con varias dependencias internas en tonalidades azul y rosa. Uno de estos recintos era usado por el rey Luis II como vestier. El hábito imaginativo del rey Luis II lo llevaba a exigir a la servidumbre servir la mesa para cuatro cubiertos y él se montaba escenas y diálogos que en realidad eran monólogos con los otros tres comensales que solo existían en su imaginación.

¿Cómo llegar a Linderhof?

Para movilizarnos hasta Linderhof, lo podemos hacer por tren, autobús o vehículo particular desde cualquier lugar de Alemania hasta la comunidad de Oberammergau y desde allí hasta la zona de estacionamiento del Palacio real.
Se debe realizar la reserva previa del tiquete de entrada el cual indicara la hora puntual de entrada al complejo real y realizar el recorrido por sus instalaciones acompañados de guía bilingüe (alemán e inglés solamente) para grupos máximo de 40 visitantes.

Dejar Comentario